19 de septiembre de 2011

Porque la tarde es gris


Porque la tarde es gris y todos hablan
yo escucho dilatarse un gran silencio.
Las gentes van juntando más palabras:
yo no sé de sus voces ni sus ecos.

Los árboles se alejan lentamente
entre la tibia niebla del paseo
mientras las frases caen como gotas
y apenas van cambiando los acentos.

Porque la tarde se va haciendo noche
los murmullos son más, los ruidos menos
y los pájaros se hunden en la sombra:

aún los oigo cantar, ya no los veo.
Tanto sonido inútil, derramado,
si dos palabras bastan hoy: te quiero.

JULIA PRILUTZKY

7 comentarios:

TriniReina dijo...

Dos palabras bastan, pero cuánto cuesta a veces pronunciarlas. Qué caras a según qué oídos...

Precioso

Besos

Ardilla Roja dijo...

Qué bello poema, Maat.

Se lee suave y cadencioso, como un murmullo diría yo. Me ha encantado.

Un abrazo fuerte.

Pepe dijo...

Tanto sonido inútil, derramado,
si dos palabras bastan hoy: te quiero

Hermosa conclusión. Ya puede el mundo desparramarse en sonidos, en ruidos, en susurros, en cantos de pájaros. Lo único que tiene sentido para la protagonista de tan preciosos versos son esas dos palabras. Te quiero. Lo demás, sobra.

Un abrazo.

Natàlia Tàrraco dijo...

Te quiero...tarde gris.

¿Nos vemos? eso espero de todo corazón, un besito.

Juan Carlos dijo...

Sensaciones muy otoñales trae este poema, de penumbra, de salida, lleno de evocaciones.
Me gusto. Maat, un beso.

CAS dijo...

La tardor que va llegando...

un fuerte abrazo.

Sindel dijo...

Me encanta Julia Prilutsky, sus poemas son bellísimos y me llegan.
Gracias por tu visita a mi blog, espero que vuelvas :)
Un abrazo