22 de septiembre de 2011

En el concierto de Maná

De vez en cuando me hago un regalo. Reconozco que esta semana mi generosidad ha tocado techo: disfrutar en persona del concierto que Maná dio en el Palau Sant Jordi, Barcelona, el pasado martes. ¡Ahí es nada!

Imposible transmitir las sensaciones que se adueñan del cuerpo -y alma- de una, ante tamaño espectáculo. Pero voy a intentarlo...

Pasadas las nueve de la noche, el grupo Maná hizo su aparición en el escenario ante una multitud entregada de fans que esperaba ansiosa su presencia. Totalmente a oscuras y al son de las primeras notas musicales del recital, un universo de pequeñas luces imitaba el más exuberante de los cielos estrellados. Miles de móviles y cámaras fotográficas captaban el momento. No era para menos...

-¿Por que lloras mi amor? -¿Qué te fluye en la piel?

Eran las estrofas con las que comienza "Lluvia al corazón", el single con el que el grupo azteca da a conocer su nuevo álbum "Drama y Luz". El delirio se enseñoreó del ambiente... Con la segunda canción, "Oye mi amor"(1992), el público, ya puesto en pie, acompañaba entusiasmado a Fher en su canto. Los primeros acordes de "Manda una señal" (2006), fueron recibidos con una clamorosa ovación. Le siguieron algunos títulos de su último trabajo: El espejo, Sor María, Vuela libre paloma... De nuevo, uno de sus éxitos anteriores, esta vez "Rayando el sol" ( 1989) fue recibido con una sonora aclamación. Lo mismo ocurrió un poco más tarde con "Mariposa traicionera" (2002) y con "Corazón espinado" (1998). El enfervorizado público dejaba constancia -bien a las claras- sus preferencias, a pesar del tiempo transcurrido desde que se compusieran dichas canciones, siguen erizando la piel y emocionando hasta las lágrimas.



Llegamos a la mitad del concierto con un solo del batería Alex González que, desde una plataforma móvil que giraba constantemente y que llega a alcanzar tres metros de altura, evidenció la razón de que sea considerado uno de los mejores baterías a nivel mundial. Viéndolo actuar se entiende el apodo que le han adjudicado: "El Animal".

Concluida la intervención de Alex, el grupo se dirigió al centro del Palau, y desde un improvisado escenario en una plataforma de sonido, Fher invitó a subir a su lado a una joven, e interpretó algunas canciones más, entre ellas, una de las favoritas del público: "Vivir sin aire" (1992). Para entonces, el éxtasis dominaba a los presentes. El tiempo transcurrió sin apenas darnos cuenta y Fher se despedía de su público desde el centro del escenario. Las luces se apagaron pero nadie se movió de su sitio. Al clamor de "otra, otra", el grupo apareció de nuevo en el escenario de 60 metros de frente y 12 de altura. Los primeros acordes de "Labios compartidos"(2006) consiguieron una de las mayores ovaciones de la noche. Las voces de los 18.000 espectadores se unieron a la de Fher tatareando la letra de la canción, al igual de la que se eligió como broche de oro: "En el muelle de San Blas" (1997). ¡Fue impresionante!

Cada minuto de la actuación del, sin lugar a dudas, mejor grupo de rock en español del mundo, estuvo cuidado al detalle. Luis Pastor, el diseñador del montaje
imagino que quedaría muy satisfecho con los resultados obtenidos. Tengo entendido que el equipo técnico pesa 100 toneladas, y que se emplearon 200.000 vatios de luces y 100.000 de sonido en el espectáculo. Señalar también la importancia del trabajo de las casi quinientas personas que se encargan del traslado y montaje de todo el material y que, a la hora exacta, lo tienen todo dispuesto...

Sin duda fue una gran noche, una excelente presentación del último álbum de Maná.

-"Es un gran disco, hecho en el peor año de mi vida", le confesaba Fher a DPA, aludiendo a las circunstancias trágicas que vivió en el 201o, primero con el fallecimiento de su madre, luego el de su hermana mayor y finalmente con la pérdida del hijo que esperaba su esposa.

El proyecto de "Drama y Luz" comenzó en Junio del 2008 y culminó a principios del año en curso.

Termino con un apunte de algo que me pareció negativo a lo largo del concierto: El momento en que Fher, desde el escenario, hace un brindis y "apura" un vino. Las tasas de alcoholemia que nos están dando últimamente entre la gente joven y los males que acarrea, deben hacernos cuidar al máximo ciertas actitudes. Precisamente Maná está volcado en causas muy nobles. Ese brindis, con un buen vaso de agua y, haciendo clara alusión al problema de su escasez en ciertas partes del planeta, hubiese estado mucho mejor. Al menos, yo lo creo así.

Mis mejores deseos al grupo con su nuevo trabajo. Mi más sincera enhorabuena por el éxito de su gira española y...una petición: no tardéis cuatro años en volver.

Os dejo el vídeo oficial de "Lluvia al corazón". ¡Disfrutadlo!



http://youtu.be/p5k8BPMndao


Maat




1 comentario:

TriniReina dijo...

Vaya, Maat, parece que disfrutaste como cría en el concierto.
Nunca he estado en un concierto, pero no estaría mal estrenarme con Maná.

Besos