4 de noviembre de 2009

La puesta en el sepulcro

Cuando ya no me quieras y no podamos estropear nada
porque nada estará vivo y confiado.

Cuando tú te hayas ido y yo me haya ido
y todos se hayan marchado
diremos: "Algo se ha perdido. No mucho.
Pero algo esencial-un culto, un lenguaje,
un rito-está perdido".

Cuando hayamos dejado de ser esto que somos:
una pareja expuesta al dardo
desnuda y apremiante
mal avenida pero bien enlazada
y nos pispersemos en otros círculos
y nos disipemos en otras charlas

Habrá quien diga: "Aquí dos seres carmesíes
se atraparon. Los vimos balancearse,
estremecerse, volver a la seguridad
y caer.

Para entonces, el zumbido del tractor
volverá a oirse en el fondo del campo
las chorejas del guanacaste caerán
con un golpe seco frente al portal.
Pero esos rumores de la vida nos llegarán pr separado
y otro sol será tu sol y otra luna será mi luna.

Cuando ya no me quieras.

Cuando en la reunión tus ojos
al encontrar los míos ya no digan:"Espera
a que acabe con estas gentes. Pero mi corazón te pertenece".

Cuando en las incesantes fases
de tu errabunda búsqueda femenina
ames a otro
y te desveles bajo otra antorcha
y te descalces delante de otro cetro.

Cuando transmitas a otro el poder que yo te transmití
pensaré aguzadamente: "Ya se le agotará.
entonces vendrá a mí y no le daré más".

Y así siga por el mundo y a través de los días
rumiándote en el hosco destierro
granitizándome en mi frustación y mi orgullo
como un mendigo sobre un pedestal
recorriendo el obstruido pasado
como un sucio canal maloliente en el crepúsculo:
"Aquí estuve brutal. Ahí comenzó el desierto. En
aquel banco trató de herirme. Tal día..."

Y así te evoqué. Así evoqué
tu espectro, agureándolo de flaquezas y máculas.
Cuando ya no me quieras.
Y yo ya no te tema.

Cuando contentadizo, trivial, inadecuado
para la soledad y la amargura
yo mismo haya olvidado-cuando
ya no me quieras -que me quisiste

Mantos y mangas de mujeres
Erinnias disfrazadas de monjas
me depositarán en la oscura y helada tumba que me busqué.

CARLOS MARTINEZ RIVAS


7 comentarios:

Ardilla Roja dijo...

Hola Maat.

Desgarradores versos. El poeta debió escribirlos en un momento de extrema desesperación.

Este si es un poema de desaliento.

Un abrazo

Manolo Jiménez dijo...

Desconocía por completo al autor. Creo merece la pena, aunque este poema sea tan tan triste que deja desasosiego.

Abrazos.

CAS dijo...

AH.... la inspiración...cuánto reclama del que escribe!!

besotes

MAJECARMU dijo...

Evidentemente triste y dramático..
El poeta vive sin vivir.. y ello le hace presagiar un futuro desalentador..!!

Estamos en evolución continua y este poema es muestra de ello.. Un momento de crisis y desconcierto.

Buena descripción y fatídico mensaje..
Cuando el amor se va..la vida nos sepulta.

Mi abrazo siempre.
M.Jesús

Lujo dijo...

Holaa Maat,
Mi niña, me has dejado con el alma en un puño.
No conocía el autor, aunque en mi caso es habitual...
En sus versos hay mucha intensidad. Transmite mucho....No sé, me ha impactado.
Miles de abrazotes hipervitaminados!!
Cuidate del catarro!!

LUNA dijo...

Pues es muy triste, derrotista, y respira negatividad....
No creo que nadie escriba esto y se quede impasible!!!!
Un besito

RMC dijo...

Triste verso escrito con buen verbo, no conocia al autor,
un placer pasar por tu casa amiga.

Que disfrutes el fin de semana
un beso
RMC