2 de noviembre de 2009

Cada día se aprende algo...

Ayer domingo, por la mañana, mi primer trancazo de la temporada me llevó a visitar los servicios de urgencia de mi ambulatorio. Me desperté como si una apisonadora se hubiese paseado por mi cuerpo serrano, con mucho dolor de garganta y fiebre. Lo típico. No superé la prueba del palito en la lengua. ¡Qué dentera! Casi pronuncié esa frase infantil que los niños esgrimen muchas veces delante del pediatra: "sin palito por favor, yo abro mucho la boca..."
Me pautaron un antiinflamatorio, un analgésico, beber mucho líquido, hablar poco y reposo. (Lo último tenía que venir también en receta que obligara a cumplir el tratamiento...)

Me fui a buscar mis medicamentos a una de esas farmacias abiertas 24 horas. Nunca que necesito algo urgente encuentro de guardia la que tengo en mi calle. Casualidades de la vida.
La elegida fue una de las situadas en el centro de Valencia. En su fachada, una gran cruz verde parpadeante y unas sobresalientes letras vestidas del mismo color, te invitan a visitarla a cualquier hora del día o de la noche. De paso, te informan de la hora y de la temperatura ambiente. No se le puede pedir más al letrero...

El local por dentro es una cucada. Está todo decorado en blanco, a juego con las luminosas batas de las farmacéuticas. Nada más entrar, me llamó la atención el mostrador. Es circular y, en su parte central se encuentra una enorme espiral que nace en el suelo y se pierde en el altillo. La persona que me atendía, tecleó el nombre de mis medicinas en un ordenador y como si se tratara de un movimiento de ballet, deslizó su brazo sobre la espiral y en cuestión de segundos, dos diminutas cajas, serpenteando, llegaron hasta sus manos. Me quedé asombrada.

Salí a la calle pensativa... No me iba yo tranquila sin conocer el secreto de esa diligente espiral. Ante la mirada atónita de mi esposo que, esperaba nervioso mi regreso en el coche mal aparcado, volví a la farmacia. No dudé en exponer mi curiosidad a la amable señorita que me había atendido.

-Es un robot de farmacia....me explicó solícita.

Y no quise molestarle más. De averiguar el resto iba a encargarse San Google.

Y esto es lo que encontré. Puede que muchos ya lo conozcáis. Para mí ha sido una novedad alucinante. A los que no, os presento al robot de farmacia...










El robot va situado entre dos estanterías que almacenan los medicamentos. Un rail recorre el pasillo entre esas dos estanterías al que se encuentra sostenido un mástil y un brazo que sube y baja posibilitando la recogida de las cajas. Una vez que el farmacéutico ha enviado la orden a través de su ordenador, el brazo del robot se sitúa enfrente del producto solicitado, lo succiona con una pequeña ventosa para posteriormente sujetarlo con mayor seguridad a través de dos pinzas laterales. El robot llevará el medicamento hasta la salida del sistema para depositarlo en una cinta transportadora que lo lleva hasta la espiral que directamente dispensará el producto en el mostrador. Igualmente recepciona los pedidos automáticamente y los deposita en una tolva que a través de una cinta lo lleva hasta el robot, que escanea el producto tridimensionalmente y su código de barras para poder depositarlo en su estante correspondiente y llevar a cabo un control de caducidad.

Cuando acabé de recabar toda esta información, me vino a la cabeza aquella frase que hizo célebre Sebastián, uno de los personajes de "La verbena de la Paloma" (estrenada en 1894) y que el dramaturgo Ricardo de la Vega puso en su boca: "Hoy las ciencias adelantan, que es una barbaridad".

Y lo que seguirán adelantando.


Maat


fuente:http://www.diariodeleon.es/noticias/noticia.asp?pkid=464070

18 comentarios:

Ardilla Roja dijo...

Querida Maat

Me has hecho reír con el comentario de que no se le puede pedir más al letrero de la farmacia.
¡¡ Y valoro tanto una risa !! Gracias.

Conozco el robot. En este pueblo todavía es el farmacéutico el que va a buscar las medicinas y a veces incluso tienes que esperar a que la traigan del laboratorio porque se les ha acabado, pero quedé alucinada viéndola en acción en una farmacia de Toulouse este verano.

Desde luego que si, "Hoy las ciencias adelantan, que es una barbaridad".

Que te mejores, guapa

Un abrazo

Adolfo Payés dijo...

Interesante robot. Y como muy lo dices al final..

Avanza a pasos de gigante la tecnología..

Un abrazo
Con mis
saludos fraternos de siempre..

Neogeminis dijo...

paaaaaaaaa!!! eso son avances!!...me quedé pensando en las estanterías de las farmacias que conozco, sobre todo en la de la obra social donde acompaño a mi papá! ajjaaj...está años luz atrasada!! jejeje...bueno, quizás pronto nosaggiornemos también por aquí.
abrazos!
P.d
que te mejores!

mar dijo...

Hola Maat,
yo ni siquiera había oido hablar de esos robots de farmacia así que hoy he comenzado el día aprendiendo yo también con tu post, desde luego la ciencia avanza que da gusto.
Un beso de Mar

Celia dijo...

Hola Maat.
Realmente sorprendente, aunque ya estemos vacunados contra los adelantos que el mundo nos ofrece.
Ha sido muy bueno todo el relato. Y sobre todo, me imagino a tu esposo sentado en el coche, dando cabezadas cuando te vio acercarte y volver para atrás.
Muchos besos.

Lujo dijo...

Hola Holaaa Maat,
Bon dia!!
Mi niña, siento mucho que los virus te hayan atacado sin cuartel. Haz caso a las indicaciones médicas para estar mucho mejor prontito.
Palabrita que no conocía el artilugio que han montado con las medicinas O.O. Lo de leer en tridimensional y cerciorarse del código me ha dejado ojiplática.
En una famacia cercana a lo máximo que llegan es a un interfono, y alguien que está en una planta baja sube los medicamentos por un ascensor chiquito.
No dejes de cuidarte un montón abrazotes hipervitaminados!!

Manolo Jiménez dijo...

Desconocía totalmente este nuevo adelanto.

Esperemos que esa revolución tecnológica sirva a los que realmente tiene que servir: los humanos.

Digo a todos los humanos, incluso puede que al tener el inventario actualizado esa farmacia pueda donar algún medicamento donde no los tienen, por ejemplo.

Abrazos, Maat.

Annick dijo...

Espero que estes mejor ; en cuanto al invento me parece bien ...pero , estos artilugios me hacen recordarme de los miles de parados que estos robots hacen perder su trabajo .
Compensaran para algunos , otros no.

Besos desde Málaga.

Tony Amesty dijo...

Lo importante es que funciona......¿o no?
Lo malo es que con tanta crisis y sus vainas las máquinas nos estan Jodie..... ; )

Un abrazo.

LUNA dijo...

Hay Maat, carinyet, que te ha pillao!!!!
Bueno, pues a cuidarte mucho. Espero que esto pase pronto.

Si, he visto estas farmacias robotizadas en algunos sitios. Igual que en un concecionario de coches, vi como pedían las piezas de recambios.

pero no he tenido la curiosidad que has tenido tu, de entrar en el Sabio de todos los sabios y mirarlo.
Por las mañanas, también voy a una cafeteria, le pido al camarero,:
-Por favor, un café solo, y una barrita con tomate.
Se vá a la cafetera, pone la taza, apreta un botón y volviendo la cara hacia la cocina Vocea: BARRITA DE TOMATE, OIGA!!!!!
Un besito, y lo dicho cuidate mucho.
Pero eso creo que no es robótica.....

Quien Sabe... dijo...

Que guay se ve el robot!
Le diré a mi hermana que trabaja en una farmacia para que le diga a la jefa... O mejor no, no vaya a ser que recorten el personal.
Besos

tag dijo...

Maat,

!!Que chuli-guay!!! Ese invento es futurista del todo.
La verdad es que se puede aplicar a otros comercios, como electricidad, paqueteria, ferreteria, etc.
y mas ahora que ya va todo en cajitas y con codigo de barras.
Lo malo es lo que ya han comentado anteriormente, que elimina puestos de trabajo.
Oye, cuidate, y tomate los medicamentos esos que te ha traido la espiral, a ver si con la emoción se te olvidan, jajaja

!Ah! y ya me diras que farmacia es, porque yo no la conozco.

Besitos

Nuria dijo...

Ohh, pues es la primera vez que lo veo, curioso artefacto ¿y nunca se equivoca? Es que yo con las máquinas soy muy escéptica, jajaja

Cuidate mucho Maat, y haz caso al médico, reposo, y muchos mimos.

Bicos

TriniReina dijo...

Pues es lo primero que leo y oígo sobre este robot.
Lo que he pensado al leerlo es que en nada desapareceran las empleadas de batas blancas...
Me gustaría ver una farmacia tan especialmente espacial.

Que te mejores Maat. Cuidate

besos

MiLaGroS dijo...

Que alucinante. Me imagino la situación y yo creo que hubiera reaccionado como tú. No tenía ni idea de que existieran robot así.
Es que en los pueblos vamos mas despacio. Y luego nos hablan de crisis ¡ no?. Unos tanto y otros tan poco porque todo esto tiene que valer un pastón y es innecesario. Donde esté un farmaceutico guapo que se quiten los robot. ¿ O no?. Bueno bonita, muy divertida tu entrada. Que te mejores. Besos.

HADALUNA dijo...

Pues no lo conocía, así que hoy cumplo eso de "nunca te acostarás sin saber una cosa más".
Gracias por la información y espero que te recuperes.

Besitos dulces.

CAS dijo...

jajaja, la verdad que no he visto ningun robot en ninguna farmacia por aquí, seguramente demorarán un poco en llegar...pero tu subida ha sido graciosa, sobre todo porque supongo que ya está curada del todo!!! besotes

Anónimo dijo...

He aprendido mucho (casi todo) de tí y del papá. Pero nunca pensé que aprendería cosas leyendo un blog tuyo en internet! Sorpresas te da la vida... Te lo digo a veces y debería decírtelo más: te quiero un montón y me encanta este rincóncito al que le dedicas tantas horas. Un beso

Fran