10 de septiembre de 2009

Hojas caídas


No recuerdo ningún principio de Septiembre con tantas hojas caídas de los árboles como este año.
Es una estampa que solemos ver entrado el otoño. Por eso, no dejo de sorprenderme - en mis marchas matutinas contra el colesterol- de la cantidad de ellas que me encuentro a mi paso por el cinturón verde que transito con los segundos rayos del sol. El ligero viento de la mañana las va apilando en un intento de que, juntas, soporten mejor el final de su existencia. Y no deja de ser una imagen triste.


Y triste es como me encuentro yo esta noche. Hace un rato, estaba haciendo recuento de la jornada, mientras escuchaba una música especial que guardo para estas ocasiones y, que me "ducha" por dentro. Es curioso. Nada de todo lo que me ha producido esa pesadumbre a lo largo del día, tiene que ver directamente conmigo. Pero sí con personas a las que quiero un montón. Hoy, he conversado con varías de mis amigas. Ninguna de ellas me ha participado ninguna alegría. Al contrario. Es como si nos estuviéramos contagiando unos a otros de una gripe de desaliento, de mal humor, de cabreo generalizado y, de no saber ya adónde dirigir nuestra atención. He intentado repartir ánimos y un poco de alegría, pero ahora mismo estoy desfondada.

La guinda del pastel la ha puesto la visita que he realizado con una tía de mi esposo al Neurólogo.
El diagnóstico ha sido claro. Alzheimer en su primera fase. Ella y su esposo sólo nos tienen a nosotros y el acobardamiento hacia lo que nos espera ha podido conmigo.

Pero sé que no es bueno llevarme todo esto a la cama. Y para contrarrestar, he buscado todo lo positivo que a lo largo del día se ha ido intercalando con todo lo demás y, que agobiada por las circunstancias, no he sabido apreciar. Y poco a poco, he ido encontrado mucho. Lo suficiente para no dejar que lo adverso pueda más.

Ahora mismo-y como ejemplo-voy a centrar toda mi atención en algo positivo que voy a vivir en pocas horas. La visita en el Museo del Prado a la exposición de Joaquín Sorolla. Tenemos las entradas reservadas hace cosa de un mes y voy a intentar disfrutar del viaje. Me hará bien.

Como me ha hecho bien el pasar un rato aquí, en mi blog, preparando esta entrada para los que tenéis la deferencia de visitarme. Gracias por estar ahí.

Mañana...será otro día. Y, seguramente, podremos con él.

Maat

17 comentarios:

norma dijo...

Pero seguro mujer que tu visita al museo sera SUPER!!!!
Te mando la mejor onda desde Gral.Pacheco en Buenos Aires, ayer y hoy mi mamá dio unos pasos con el andador, y eso me puso muy contenta, y a mi hermano también.
Te mando un abrazo gigantesco y bien prieto. Arriba los corazones!!!!

Neogeminis dijo...

Que así sea!...y espero que el desaliento se vaya desprendiendo de tu ánimo como esas hojas otoñales de los árboles.
Hay que ver el lado bueno de las cosas y en ese lado está, sin duda, el hecho que podamos tener un día pleno por delante!


un abrazo!

Un Colibrí Viajero dijo...

este comienzo de septiembre aquí en esta distancia es de florecer a diferencia de la de usted Sensible Dama, desde mi balcón he visot pasar esos dias de hojas caídas y ver llegar el otoño con sus colores ocre, ahora es todo verde y colorido que dan ganas de florecer como la primavera que se avecina, Disculpa que no me presente peor el leerte me llevo a esto de seguir conatndote sobre lo que me inspiro tus letras y el sabor a esencia que dibuja al leerlo en voz alta, es un honor haberte conocido, encuantro similitudes en pensamientos aunque lo mio apsa por versos y poesía, peor disfruto mucho peor mucho de relatos de la vida y su contenido.
disculap el que me haya explayado mucho en comentarte, t edejo msi humildes felicitacioens y un calido y cordial saludito desde mi porteña ciudad.
un abrazo.

TriniReina dijo...

Sí, cuando hacemos balance, nos percatamos de que por muy difícil que a priori nos pareciera, hemos podido...

Aquí, las hojas, se niegan a caer, será el calor o será que, con tantas circunstancias que me pesan, he pasado sobre ellas sin verlas. Hoy me fijaré.

En cuánto a la felicidad, hay que ver lo que dependemos de las circusntancias. Muchas veces, confieso, me confieso, intimamente feliz y luego digo, pero cómo serlo si siento la infelicdad de mis hijos, mis amigos, aquel vecino?... Por eso no creo en los libros de autoayuda.

Con respecto a lo de la tía de tu marido...habréis de dar tiempo al tiempo y no agobiarse antes de. Sí, es fácil dar consejos y difícil meterse en piel ajena.

Al mneos nos queda el blog, Maat. Otros no tienen ni eso...

Besos y que disfrutes del viaje y la visita al museo. Y no te olvides de contarnos sobre la experiencia.

Celia dijo...

Hola Maat.
Disfruta del Museo, y piensa que la vida en sí, es una experiencia llena de problemas y de soluciones. Todo es por algo y eso nos ayuda a crecer y a fortaleces nuestra personalidad.
Un abrazo. Nada es tan terrible.
He padecido en mi padre un Alzheimer, durante 8 años. Es duro, pero tambien tiene muchas situaciones buenas y positivas.
Un beso y ánimo.

Manolo Jiménez dijo...

Buf, Maat, desearte toda la fuerza del mundo; la que repartes habitualmente se concentre en vosotros para salir de ese abatimiento.

Un abrazo, y ya sabes donde estoy.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Maat, a veces el otoño causa estragos, demasiadas hojas muertas, historias tristes, pero mírate, pronto, el bosque rojo, amarillo, naranja, tonos calientes para tu corazón.
La melancolía nos invade, haz que sea motivo de poemas y escritos.

Inúndate de la luz de Sorolla, es curativa y sedante, que sus colores del Levante te den ánimos, Maat, para ver el vaso medio lleno.
Bsitos dulces, natalí

Jose Jaime dijo...

hola

bueno una de cal y otra de arena
espero una entrada sobre la visita,


un saludo

Alosia dijo...

Hay dias que son terribles y lo peor que se vuelva una racha larga.
Lo mejor es que tienes amig@s con los que compartir tus penas y alegrias, que es mucho. Hay personas que ni eso. Que vaya todo lo mejor posible con esa tia vuestra .
Saludos. Alosia

Ardilla Roja dijo...

Hola Maat.

Sin duda. Podremos con el siguiente y el siguiente, y todos los que vengan detrás mientras estemos vivos.

No sé si hay una base científica para ello, pero es verdad, cuando llega el final del verano se diría que nosotros también nos secamos como las hojas. Los días se acortan, la luz es diferente, y parece que una está más receptiva a las cosas tristes o malas. Si, es una mala época. No puedo decirte nada que tu no sepas.

Te mando mucho ánimo y un abrazo muy fuerte.

rosa_desastre dijo...

A veces las tristezas nos desnudan como esos arboles de otoño y nos abaten todos los vientos, pero recuerda que es solo un cambio, una tregua, un proceso para generar vida....desde dentro.
Un abrazo

MAJECARMU dijo...

Maat eres realista y positiva..!

Es saludable para el cuerpo y el alma llenar la mente de esperanza e ideas que nos aporten paz.

Mi enhorabuena por ello,amiga.
Un abrazo.
M.Jesús

narbona dijo...

Los caminos que nos hacen llegar a nueva gente... son imprevisibles. Sin lugar a dudas, me picó la curiosidad nada más ver lo de Maat. Incluso me confundió tu post inicial acerca de quien es el personaje egipcio. Ella tenía la misma entrada inicial. Gustaba de colgar fotos de propia creación en el blog que tenía. Y desde el principio fue una de mis asiduas seguidoras. Me animó hasta lo indecible con sus comentarios desde el momento en que me inicié en esto de escribir en un blog. Pero un buen dia dijo que hasta aquí hemos llegado. Y cerró su espacio.
No ha sido ni la primera persona ni supongo que tampoco la última en "desaparecer" de estos lares. Es algo habitual. Aunque nunca llegue a familiarizarme con eso.

En fin, que pensé que eras ella, pero leyéndote comprendi que no. No obstante, compartimos gusto por la poesía, y estamos enlazados a Trini Reina, que es todo un lujo para mí. También ella ha comentado algunas de mis destilaciones anímicas y de mis relatos.

Y acabo. Espero que disfrutes, como este verano hice yo, contemplando la exposición de Sorolla. Ha sido uno de los placeres de este año.

Un placer. Abrazos literarios...

KUBAN dijo...

Es lo mejor para los malos momentos: mañana será otro día. Gracias por compartir. Volveré

Lujo dijo...

Hola Maat,
Chiquita, poco te puedo decir. Me acaba de llegar al corazón el Alzheimer diagnosticado a un familar.
Esa enfermedad la conozco, pero seguro que será lento su avance.
No te dejes llevar por "los problemas diarios, amigos..". Recuerda que tu espíritu siempre mira el futuro con un toque de alegría, fe y esperanza.
Por favor, disfruta de la visita del Prado. Ya nos contarás lo linda que es.
Abrazotes enormes y cariñosos.

Naiba dijo...

Por supuesto Maat, que podrás con él y con muchos más que te quedan por vivir.

Dicen que las cosas cuando vienen, llegan todas juntas, tú piensa que cuando una puerta se cierra, se abre una ventana.

Disfruta de tu visita al Museo que es lo que tienes ahora mismo por delante, que lo demás va saliendo. Muchas veces dependiendo de nuestro estado de ánimos, parece que absorvemos nuestro entorno.

Pásate por Mayantigo que he dejadado una bellísima lluvia de premios y regalos y tráetelos para tu morada, que eres merecedora de todos ellos, pués al igual que caen las hojas, caen los premios.

Besitos.

Maat dijo...

Norma, no sabes lo que me algreo que tu mamá haya dado sus primeros pasos.
Tiempo al tiempo. Gracias por tus ánimos. Yo te envío un montón envueltos en un abrazo grande.

Neo, gracias por tus letras. Intento buscar ese lado bueno, aunque a veces cuesta. Por eso, vienen muy bien los empujones de los amigos...

Colibrí, ha sido una alegría recibirte en mi blog. Agradecida por tus palabras, espero volver a verte por aquí.

Trini, es cierto todo lo que me dices. En cuanto a lo del blog, lo realmente importante es contar con las personas que lo visitan y el cariño que me demuestran con sus letras. Tu eres una de ellas. Gracias por tus ánimos.

Celia, es estupenda tu forma de pensar. Me haces sentir una envidia...pero de esa sana. Espero salir airosa de la encrucijada. Por lo menos, lo intentaré.

Manolo, gracias de todo. Sé dónde encontarte.

Natalí, tus palabras tienen fuerza. Agradecida por ellas y por tu visita.

José Jaime, eres bienvenido a mi blog. Espero que sigamos leyéndonos.

Alosia, es cierto. Cuando te invaden los nubarrones de la vida, te das perfecta cuenta de quien realmente te quiere. Gracias por venir.

Ardilla, gracias por tus ánimos. Las malas épocas también pasan. Sólo que hay que sujetarse fuerte y esperar.

Rosa, espero que sea una tregua cortita y fácil. Me alegra verte por aquí.

Majecarmu, tienes el don de ver siempre el lado bueno e infundir alegría con ello. Gracias por estar ahí.

Narbona, ha sido un placer tenerte por aquí. Espero que esta Maat, dure muchos años alimentando el blog y que tú la leas.

Kuban, espero que regreses. Gracias por venir y por tus letras.

Lujo, te lo he dicho muchas veces y no me canso de hacerlo. Es un verdadero LUJO tenerte aquí. Eres grande.

Naiba, gracias por tu visita y por tus premios. Un placer tenerte en mi blog.

Para todos vosotros un montón de abrazos muy fuertes...

Maat