8 de septiembre de 2009

Ahora les toca a ellos


Los centros escolares de mi Comunidad han abierto hoy sus puertas. Se terminó el tiempo de holganza para nuestros niños y ahora comienzan las vacaciones para muchos de sus abuelos. Su labor es callada, en ocasiones inadvertida, casi ignorada, pero la realizan con ilusión, movidos única y exclusivamene por el amor a sus hijos y a sus nietos. Casi nadie la nombra. Pero está ahí. Todo el curso. Y en vacaciones, a tiempo completo.

Una de mis hermanas, que tiene a su cargo tres nietas de 2, 6 y 8 años-desde que a sus madres les cumplió el permiso de maternidad- de vez en cuando reza: "Cómo los abuelos dijéramos "se acabó", la economía del país iba a resentirse". Y aunque nos reímos al escucharla, no deja de tener toda la razón. Por eso, desde este rincón de la blogosfera, quiero reconocer la importancia de su esfuerzo, que lo es, y dedicar mi espacio de hoy a ellos.

Este verano he tenido la oportunidad de comparar dos formas de vida completamente distintas para un buen número de abuelos de nuestros días. En el mes de Julio, visité en varias ocasiones a mi hermana que, con su marido y sus tres nietas, ocuparon un apartamento en la playa para intentar pasar el mes lo mejor posible, ya que sus padres trabajan. Lo que un pareja de abuelos puede dar de si en una jornada completa al cuidado de sus nietas es fácil imaginar. Pero costoso de llevar a cabo. Tanto mi hermana como su esposo lo tenían todo programado y cada cual, asignados sus cometidos. Añadir que mi cuñado, acaba de superar un cáncer de colon y cumple con su "misión de abuelo" como un jabato.

Desayunos, piscina, aseo, comida, siesta, paseos vespertinos, cena, lectura de cuentos y...descanso. Poco más o menos, ese era el programa diario y todo lo que conlleva la realización de cada uno de los apartados. Tela.

El único rato al día que suponía un poco de relajo era por la tarde. Cuando el calor lo permitía, varias familias se reunían en un coqueto jardín de la comunidad de vecinos donde los críos jugaban a placer y las abuelas intercambiaban sus cuitas.

Por otro lado, en Agosto, pasé una semana en una ciudad residencial construida para personas mayores de 55 años, condición indispensable para poder adquirir las viviendas que están a la venta. Aunque está inaugurada hace pocos meses, ya hay apartamentos vendidos. El perfil de los residentes pertenece a personas extranjeras, jubilados o pre-jubilados que, con una buena pensión y unos buenos ahorros, han decidido abandonar sus paises y afincarse en España para "disfrutar" los años que les queden de vida. Y destaco el verbo, porque eso es lo que hacen cada día. Disfrutar.

Los apartamentos gozan de todas las comodidades. Y en el complejo disponen de atención médica las 24 horas del día, servicio de limpieza a domicilio, lavandería, catering, transporte, vigilancia, piscina, spa, fitnnes, salón de actos, talleres de manualidades y pintura, biblioteca, centro social, restaurantes, bares y una amplia zona de copas, donde cada noche hay una actividad lúdica diferente.

La jornada de estos abuelos nada tiene que ver con los "nuestros". Cada hora del día es para ellos mismos. Para sus cuerpos serranos. Y muchos tienen también hijos y nietos, pero en sus países de origen... Mi esposo entabló un día una chapurreada conversación con un señor escocés, quien le hizo saber que tanto él como su esposa, estaban encantados de vivir en España. Ya conocían algunas comunidades y su deseo era conocer el resto. Lo tienen muy bien montado.Simplemente, tienen otro estilo de vida. Otra cultura.

Recuerdo que una noche, sentados en el jardín del apartamento que teníamos alquilado, hablando con mi esposo de este tema, le pregunté qué pasará cuando estas personas, lejos de los suyos, se hagan más mayores, lleguen las enfermedades, los ingresos hospitalarios, el final para uno de ellos...

-Tranquila. Ni lo pienses. Nosotros no vamos a comprar ningún apartamento aquí-

Es así de práctico el hombre.

¡Feliz descanso, abuelos! (Si os dejan)

Maat.






13 comentarios:

Neogeminis dijo...

jejejej, muy cierto! merecen su descanso, pero convengamos que hay muchos que más quisieran esa manera de cansarse, ya que ni contacto tienen con sus nietos y la soledad los ahoga.


un abrazo!

TriniReina dijo...

Mi pueblo, con una gran tasa de natalidad es un hervidero de abuelos con cochecitos y tirando de los nietos, no sólo ahora en verano, sino durante todo el año. Abuelos y niños para el cole, niños y abuelos para el polideportivo, las clases extraescolares, las de fútbol o música. Abuleos y niños llenando parques (tenemos 20) En fin.
Confieso que siento algo de envidia y en la misma proporción, gratitud... No tengo nietos aún, y me da envidia ver a gente de mi edad, bregando con los nietos. Abuelas jóvenes y saludables, con mucho poderío. Luego, me miro y me veo, mido mis escasas fuerzas, mis prohibiciones médicas para casi todo y ya no siento tanto anhelo de nietos. Me dará una gran pena no poder bregar con los míos:(

Abrazos

Manolo Jiménez dijo...

Creo que no te aburres ni un minuto con el hombre que compartes tu vida, intuyo un sentido del humor muy especial.

Los "paraísos artificiales" están bien para una temporada, pero vivir en lo artificial por siempre da un poco de grima.

Abrazos.

Rafa dijo...

Has descrito bien la tarea que mas de un abuelo desarrolla dia a dia sin mas premio que el afecto que les tienen los suyos, que eso lo vamos a dar por sentado y no vamos hoy a negarselo, pero debe haber muchos casos que ni siquiera eso reciben.

Describes dos maneras de vivir el retiro o jubilación. La tradicional nuestra, por decir de alguna manera y la de muchos otros europeos que deciden venirse a nuestras tierras y afincarse lejos del frio y los dias grises de sus paises de origen. Yo aqui en Mallorca cada invierno veo como la isla se llena de estos mayores, matrimonios,viudas y viudos que buscan en la isla dias mas soleados junto al mediterraneo y en compañía de otras parejas y amigos van y vienen todo el dia sin descanso pateandose la isla de punta a punta. ¡Hacen bien ahora que pueden! Para los españoles eso es algo nuevo, fruto del INSERSO en estas dos ultimas decadas o algo mas, algo que era impensable en notros con las pensiones que les quedaba. No tanto para el extranjero donde pasar el invierno en nuestro pais casi le salia mas barato que quedarse en casa y ademas se lo daban todo hecho.

Pero hay muchas otras historias de abuelos que pasan mas desapercibidas,tambien de ellos algún dia debieramos hablar...

Saludo y BESOTE

Teresa Cameselle. dijo...

Me consta que su trabajo es impagable, y no me quiero imaginar con tres niños tan pequeños y seguidos, si hasta para sus padres debe de ser agotador, más para los abuelos que ya tienen una edad.
El lado bueno, hay varios en realidad, del tema, es la relación tan estrecha que entablan abuelos-nietos, algo que los pequeños no olvidarán en su vida y que aprenderán a agradecer con los años.
Siempre me dan pena esas familias de las películas americanas que sólo se ven en Acción de Gracias, y son como desconocidos. Aquí, por suerte, aún vivimos muy rodeados de los nuestros, ayudándonos mutuamente en todo lo que podemos.
Un beso, guapa.

Ciudadano del mundo dijo...

Después de haber padecido un cáncer y que el enfermo cursa generalmente asintomático, se impone ineludiblemente prevenir las recidivas, como información acercarse a mi blog:

http://martinacris.blogspot.com

Un cordial saludo
Francisco

Celia dijo...

Hola, querida Maat.
El tema que has tocado hoy, me parece de suma importancia. Y es de suma importancia porque, personalmente, me parece un abuso la presión que sufren multitud de abuelos, en esa, su última etapa de la vida.
No hay derecho que después de haber criado hijos, tirando de sí mismos, ya que hace años, no estaba tan de moda el tema de descargar la carga a los abuelos, tengas que comenzar otra vez con pañales y educación además de etc...etc..
Y... ¿saber por qué?
La juventud de hoy, normalmente, no están dispuestos a renunciar a sus vacaciones, a tener su pisito amueblado de esquina a esquina, etc..etc... y se ahorran los euros, tirando de mano de obra gratuita.
Otro factor a tener en cuente, es que además de nietos, normalmene, también están los comensales de más. ¿Cómo no van a ver a sus hijos durante todo el día?
Para paliar esto, vienen los hijos a comer, para que así, la abuela y el abuelo "disfruten" de toda la familia unida día tras día.
Mira hija, y sinceramente:
Servidora siempre ha trabajado. He pagado una señora para que atendiera a mis hijos en detrimento de un salón destartalado durante años, y unas vacaciones en la propia ciudad. Creo que una cosa es que los abuelos disfruten de sus nietos y viceversa, y otra muy diferente es la esclavitud a la que están sometidos hoy, cantidad de abuelos que tendrían que recoger sus frutos haciendo lo que les viniera en gana.
Y ¿sabes algo más? Que a menudo los propios hijos les recriminan por esto o por lo otro... Lo veo de cerca aunque espero no padecerlo nunca. Ya me apresuré a sentar las bases de mi futuro.
Un abrazo, y perdona esta explosión. Es que el temita, me puede.

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Yo creo que el cuidado de los abuelos sobre todo está infravalorado, pues lo que aportan las personas mayores a los peques es algo impagable, y por eso creo que se debería fomentar la relación nieto-abuelo.

Hace poco que he leído el libro: "La Sonrisa Etrusca" y demuestra que no solo es beneficioso para el niño, sino también para el abuelo.

Un beso, Maat, encantado además de que me hayas conocido un poquito mejor con mis "Autorretrato y Reflexiones de egocéntrico"
Juanma

Teresa Cameselle. dijo...

Celia, hay casos y casos, como hay familias y familias, tampoco es para tomárselo a la tremenda.
Cierto es que hay quien se aprovecha todo lo puede, incluso se empieza a utilizar el término "abuelos esclavos", pero también hay gente que no tiene más remedio que apelar a sus padres porque sus sueldos no dan para pagar una persona.
En mi caso, por hablar de primera mano, nunca me planteé contratar a una persona extraña para cuidar a mis hijos. Mis suegros se ofrecieron de mil amores desde el primer día, y si no hubiera sido así, antes hubiera dejado mi trabajo que gastar mi pequeño sueldo de entonces en pagar a una persona ajena para que atendiese a mis niños.
En compensación, procuramos ayudarles a ellos siempre en las pequeñas cosas que les hacemos falta, en fin, como cualquier familia bien avenida, hoy por ti mañana por mí.
Y llegada esta edad en que ya los "niños" no necesitan que les cuiden a todas horas, son los abuelos quienes todo el verano les visitan o les llaman para saber qué hacen o si quieren algo.
Y, como he dicho en mi otro comentario, mis hijos les adoran y viceversa.

tag dijo...

Pues yo creo que si, que tienes mucha razón cuando dices que los abuelos cumplen una función de guarderia impagable.
Porque ademas lo hacen encantados, les quieren muchisimo y a pesar de que por la edad ya estan la mayoria llenos de achaques, por sus nietos tiran p'alante,una aspirina y a correr, mirando siempre primero por esos pequeños tiranos, y a la vez encantadores.

La verdad es que la relación abuelo-nieto es muy importante, pero tambien es verdad que esas criaturitas encantadoras cuando se hacen mayores, muchas veces se olvidan de esa dedicación que les han dado desinteresadamente.
Encuentran un fastidio ir a visitar a sus abuelos y se escaquean siempre que pueden.

Desde luego, los extranjeros tienen una visión más fria y mas egoista aparentemente, pero en realidad, bien mirado, se merecen ese descanso en sus ultimos años.

Menudo temazo has sacado hoy, Maat.
Besitos

Celia dijo...

¡Uffff! Creo que soy la única "egoista" de la tertulia...
Una cosa es el disfrute nieto abuelo- abuelo nieto, y otra muy diferente la dedicación al cien por cien.
Se oye hasta la saciedad, que existen abuelos tan extresados, con tantísimos deberes, que han pensado en el suicidio como medida de escape.
La verdad es que no lo veo justo.
Adoro a mi familia y ayudaré. Estoy segura.
Mis hijos adoran a sua abuelos, y los abuelos a sus nietos. Ambos han disfrutado los unos de los otros, pero nunca han tenido obligaciones diarias. Es lógico decir que, han echado una mano en momentos puntuales, como pienso hacer yo... pero nada más.
¿Soy egoísta? Hummmmm. Nunca lo he sido.
Tal vez es hora de serlo.
Besos.

Ardilla Roja dijo...

jajaja Y qué sería de mi gremio si los abuelos franceses cuidasen de sus nietos. Habría un montón de parados más.

Las crías que yo tengo a mi cargo, ven poco a sus abuelos. Los paternos están en Rennes -Normandía- y los maternos que son los cercanos, en Montpellier, y ellas viven cerca de Toulouse. Gracias a estos últimos, los padres de las niñas pudieron trabajar tranquilos el tiempo que yo estuve de baja. Lo hicieron encantados por supuesto, pero fue algo excepcional. En este caso la "excusa" para no cuidar de sus nietas podría ser la distancia, pero en Francia es lo habitual.

Es raro que los abuelos cuiden de los nietos y no porque ellos no quieran, si no por decisión de los padres. Así, los abuelos disfrutan realmente el día que los nietos están con ellos. Tiene razón el dicho, "cuando el placer se convierte en obligación, deja de ser divertido".

Igual ocurre con los abuelos. No son los hijos quienes cuidan de ellos cuando son mayores.

En cada pueblo hay una residencia. Se visitan mutuamente, porque pueden salir cuando quieran, van de vacaciones si quieren y todos contentos. Los hijos pueden trabajar y los abuelos están bien atendidos, porque aunque no sean todas tan idílicas como la que nos cuentas, tienen su servicio médico, fisioterapeutas, y todo lo necesario.

Tengo que señalar respecto a "mis niñas", que no por estar poco con sus abuelos, les tienen menos apego.¡Los adoran! a los cuatro.

Menudo misal te acabo de cascar. Vaya por cuando digo poco.

Un abrazo fuerte.

Arwen dijo...

Desempeñan una labor indispensable y la verdad debe de ser agotador pero veamos la parte positiva, son muy felices porque se sienten utiles y no estan solos sino muy queridos por los nietos que los adoran..pero vaya no los sobrecarguemos demasiado a los pobres jajajaj ademas si esas parejas que trabajan les regalaran un fin de semana en un hotel de vez en cuando no estaria de mas...que ellos tambien necesitan relajarse jejejej besitossss y muy buena entrada