13 de septiembre de 2009

Mi Sorolla desconocido

El pasado viernes tuve la suerte de poder visitar en el Mueso del Prado, Madrid, la Exposición Joaquín Sorolla 1863-1923. Y digo suerte, porque desde que se inauguró dicha muestra el 26 de Mayo pasado, hasta hoy que concluye, han sido muchas las personas que no han podido admirarla por falta de entradas, agotadas hace bastantes días, a pesar de haber prorrogado una semana la exposición. Tengo que reconocer que siempre he relacionado su pintura con la luz de las playas de Valencia -que nadie ha sabido plasmar mejor que él en los lienzos - y su maestría al utilizar los tonos blancos. Pero de los 102 cuadros que nos han deleitado en el Prado, quiero hablaros sobre todo de dos que, para mí, fueron perturbadores y completamente sorpresivos.

El primero de ellos se trata del titulado: "Otra Margarita", 1892, óleo sobre lienzo de 130 x 200 cm, y que ha llegado a Madrid desde el Museo Washington University Gallery of Art, en San Louis.

En él encontramos a una joven presa y esposada que es custodiada por dos guardias civiles, acusada de dar muerte a su hijo recién nacido fruto de un amor prohibido. Lo que realmente me llamó la atención de este cuadro fue los semblantes de sus personajes. Ella, con el rostro avergonzado, temeroso y con la mirada triste y perdida. Sus guardianes, sin ningún rasgo caracteristico de quien ostenta el poder, más bien se dibujan en sus facciones la comprensión y misericordia. En 1893 recibió el Primer Premio en la Exposición Internacional de Chicago. Según algunas crónicas del lugar, se asegura que muchos de los visitantes que admiraron esta obra, llegaron a las lágrimas.
En 1895, se le otorgó el Primer Premio en la Exposición de Bellas Artes de Madrid.

El segundo que os quiero comentar es el titulado: "Trata de blancas", 1895, óleo sobre lienzo 166'5 x 195 cm y que pertenece al Museo Sorolla de Madrid.



En esta pintura, Sorolla nos muestra a un grupo de jóvenes que, en un ambiente agobiante y escaso de tamaño, dormitan bajo la atenta mirada de una vieja alcahueta que no duerme, camino de un destino atroz. Destacan los blancos de las faldas de las muchachas, en contraste con la luz y el color del resto del cuadro.

Estas obras se encuadran dentro de la llamada pintura social que realizó Sorolla y ambas transcurren en un vagón de ferrocarril de tercera en el Grao, puerto de Valencia. En ellas, el artista quiso plasmar las luces con las sombras y todo el ambiente del lugar lo más veraz posible. Sin duda lo consiguió.

Este extraordinario conjunto de 102 pinturas pertenecen a treinta grandes museos, colecciones privadas y públicas de México, Cuba, Estados Unidos, Francia, Italia, Inglaterra y España. Abarca desde las que comenzó a pintar en los años de su formación en Valencia y Roma, hasta las últimas que pintó en el jardín de su casa-taller en Madrid, lugar en el que sufrió el ataque de hemiplejía que puso fin a su creación pictórica.

A partir de contemplar esta exposición, admiro un poco más -si cabe- a este inconfundible e insuperable pintor de la luz.

Una visita, sin duda, inolvidable.

Maat

15 comentarios:

Naiba dijo...

Hola Maat

Me alegro mucho de que disfrutaras tu visita al Museo del Prado y a la vez te doy las gracias por la información que nos has facilitado de la Exposición Joaquín Sorolla, es una manera de poder visitarla nosotros también.

Besitos

KUBAN dijo...

La pintura es poesía a todo color. Gracias por llegar a mi casa y dejar tu valioso comentario. Volveré.

Neogeminis dijo...

Impresionantes, realmente. Conmovedoras.
El primero no lo conocía.
gracias por el dato.


Un abrazo!

LUNA dijo...

Hola Maat.
Que suerte poder haber visto la exposición del Museo del Prado. Yo al final, aunque me hice el propósito de ir, no pude.
Sorolla es, de lejos, mi pintor fvorito.
Vi, en Salamanca, una exposición de su pintura, en su periplo por tierras castellanas-
Cuadros de gran formato, de estilo costumbrista, y con los colores sobrios de Castilla-
Fué un placer y un provilegio poder ver a este "otro" Sorolla...
Anoche, en televisión, cuando daban la noticia de que se cerraba la exposición, dijeron que volvia a ir a Valencia.
Haber si tengo más suerte y puedo ir a verlo allí.
Un besito, y gracias por compartir.

Jose Jaime dijo...

Hola

Todo un privilegio poder asistir a la exposición
Como pintor que es de mi tierra, se le debe admiración
Me ha gustado mucho como has explicado los cuadros
El de la presa, y el de la Trata de Blancas

un saludo

Manolo Jiménez dijo...

Suerte tuviste de ver la exposición, pero más suerte es tener la sensibilidad de apreciar todo lo que cuentan esos dos cuadros.

Así es la vida, luz frente a oscuridad. Sorolla, un maestro, lo reflejó como pocos.

Abrazos.

MAJECARMU dijo...

Me alegro de que disfrutaras de Sorolla y encontraras de nuevo la vida.. con tus ojos del alma..

"Otra margarita"y "Trata de blancas" son cuadros-poemas desgarrados,intensos.. que nos preguntan y esperan una respuesta..

Nos suplican.. y por eso nos emocionan muy dentro..¿qué podemos hacer..? Quizá.. sólo abrazarlos con la mirada..

Gracias por este regalo.
M.Jesús

TriniReina dijo...

Me pasa como a ti. Conozco la pintura de Sorolla, sobre mar y playas y niños y admiro la luz sobresaliente de sus obras. Estas no las conocía y también me han causado gran impacto, sobre todo la primera.
Me alegro de que hayas tenido la maravillosa oportunidad de visitar esta magnifica exposición.

Besos

Lujo dijo...

Hola Maat,
Mil gracias por traer esa percepción tuya de Sorolla.
No conocía esos dos cuadros y me han cautivado. Hasta te hace pensar en mil cosas que parece que no cambian en el tiempo.
Me alegra que el viaje haya ido bien.
Mil abrazotes gigantes!!
Cuida't!

tag dijo...

Se me ha hecho muy cortita tu entrada.
Porfa, sigue... ampliala...cuentanos mas cuadros, que lo haces muy bien.

Y sé de buena tinta que hay muchos más que te encantaron.¿a que si?

Un besito

Annick dijo...

Esta misma Exposicíon Joaquin Sorolla , la vi en abril en Málaga.Es una explosion de colores , movimientos , de alegría.
Lastima que no tuve tiempo de verla de nuevo en Madrid.
Hace año , si vi su casa-museo en Madrid.Un palacete repleto de recuerdos.

Besos desde Málaga.

CAS dijo...

SOROLLA me gusta muchísimo. Es muy disfrutable ver su obra. Imagino lo maravilloso de verlo en directo en el Museo del Prado, y se ma hace agua la boca. Bueno... con tu descripción me he acercado más a disfrutarlo. un abrazo

Mimí dijo...

En esta entrada se comprende que no pasas sin más, sino que te dejas impresionar y buscas el sentido último de las cosas.
Pásate cuando quieras por mi blog, no me importaría que me clavaras el filo de esa mirada íntegra.

Un abrazo desde este mar de encinas.

Rafa dijo...

Hace unos pocos años estuve apenas tres dias en Madrid y recuerdo que en el Museo Thyssen-Bornemisza hacian una exposiciñon antologica del mismo pintor pero que por falta de tiempo no pude visitar pues dediqué el dia a la colección permanente del mismo asi como otra sobre el friso de Beethoven de Gustav Klimt, y, principalmente, el resto de los tres dias a una tambien antologica de Gustave Moreau al que tengo mucha admiración.

Se dice y cuenta que la obra titulada 'Otra Margarita' fue pintada en un vagón de tercera clase donde Sorolla llevó a a los modelos para captar la luz verdadera sin tener que falsearla. Esta tambien se la conoce por el título ' El vagón'.

Esta obra asi como la otra tiene aun esa huella del realismo y, sobre todo, naturalismo. En otras posteriores volcó su interes en captar los efectos lumínicos al que el impresionismo había dado carta de protagonnis y él supo llevar a esa maestría que todos conocemos y asociamos a su nombre.

Interesante escrito nos regalaste.

Saludo y BESOTE.

Anónimo dijo...

Bonne journée! Ce message n'a pas pu être écrite de mieux! La lecture de ce message me rappelle de mon compagnon de chambre bon vieux temps! Il a toujours gardé discuter à ce sujet. Je vais transmettre cette écriture à lui. Assez certain qu'il aura une bonne lecture. Un grand merci pour ce partage sur blogdemaat.blogspot.ru!