6 de septiembre de 2013

Este jueves, un relato:El olvido




Más veces de las que sería deseable hemos escuchado esa frase tan contradictoria de: Perdono, pero no olvido. Cuando leí el tema que nos proponía esta semana Charo, enseguida me vino a la mente esa frase. Frase que, personalmente, detesto. Porque si no se olvida un mal que nos han causado, quiere decir que andamos algo- o mucho- dolidos y albergando cierta inquina hacia quien no hemos sido capaces de perdonar, en todo el sentido de la palabra.

Si esa es la forma de conducirnos normalmente,  el rencor anidará en nuestro corazón y acabaremos desconfianzo de todo aquel que nos rodea, estaremos siempre temiendo que nos hagan daño y, poco a poco, nos encontraremos más distanciados de los demás.

Cuando no somos capaces de olvidar y  perdonar, el daño que nos han infringido se queda dando volteretas por nuestro ánimo y hace que soportemos una sobrecarga negativa que tan solo nosotros sabemos y sufrimos y, a la larga, nos frena impidiéndonos ser felices. 

Es primordial que, cuando alguien nos ofenda, seamos valientes y cambiemos impresiones con esa persona, explicándole lo que realmente ha supuesto su ofensa, lo que hemos sentido y tratar de hacerle entender nuestro estado de ánimo después de ese desencuentro. Si esa persona es de nuestro entorno más cercano, sin duda llegaremos a un entendimiento, y el cariño que podamos tenernos, crecerá...

Realmente, el ser capaces de perdonar una ofensa, del calibre que sea, para mi es una virtud envidiable. El mundo de los sentimientos es muy complejo y el perdón es eso al fin y al cabo, un sentimiento. Y los sentimientos, desgraciadamente, no los controlamos. Simplemente surgen...o no.

Quizá algún día os cuente en uno de estos relatos, lo que supuso para mí esta frase hace ya algunos años. Demasiados...

Y por poner un toque de humor a mi participación, os diré que el olvido, pero en plural-olvidos-me acompañan últimamente con cierta asiduidad: hago listas de la compra que no llevo al super, abro la nevera y no se para qué la he abierto, planeo por la noche cosas para hacer al día siguiente y más de una se queda pendiente, a alguna que otra de mis  cacerolas-palabra de Rosa Desastre que me encanta- se le ha socarrado el culete porque la dejo al fuego y me olvido de ella...y todo porque se me olvida que ya tengo una edad y que no puedo hacer todo lo que hacia hasta hora en el mismo tiempo. 

Escribiendo, escribiendo, se me ha olvidado que esto era para el jueves, y ya es viernes...

LUPE

Más OLVIDOS en el blog de Charo

17 comentarios:

Tracy dijo...

esa frase me hace recordara una tía mía, pero que luego no la cumplía, se le olvidaba mi diablura al minuto cero.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Tambien depende del ofensor. ¿Se puede perdonar a alguien que no tiene la voluntad de disculparse, de reconocer lo que hizo?

Charo dijo...

Es muy buena tu reflexión sobre esa frase, aunque hay cosas que realmente cuesta olvidar si te han hecho daño y no se si sería capaz de perdonar según que cosas, aunque estoy de acuerdo contigo en que es necesario para avanzar pero...como dices el mundo de los sentimientos es muy complejo.
En cuanto a los olvidos, yo suelo olvidarme la tarjeta en el cajero automático, menos mal que siempre la he recuperado sin problemas!Gracias por participar Lupe, un beso

Teresa Oteo dijo...

Pues sí, a veces cuesta olvidar...
Yo la lista de la compra me la dejo siempre y cuando voy a la cocina a por algo soy incapaz de recordar a qué iba, eso sí... me cambio el anillo de dedo para acordarme y luego no sé de qué.
Besos!

rosa_desastre dijo...

A mi tambien se me vino a la cabeza eso de: "perdono pero no olvido" y opino igual que tu, que cuando no somos capaces de olvidar y perdonar, se nos ulcera hasta la sonrisa.
Olvidos mas perdonables son esos de la edad, pero si te sirve de consuelo yo estoy peor que tu jajajajaja.
Un besazo, amiga

San dijo...

Te doy la razón Lupe, si no olvidamos,dificilmente vamos a perdonar y si esto a la otra persona no le beneficia, mucho menos a nosotros. En cuanto a tus olvidos, espera a ver yo te queria decir...!señor! si no lo recuerdo, jajaja, la edad, !que edad!.
Un abrazo.

Sindel dijo...

Así es Lupe muchas veces no podemos manejar nuestros sentimientos ni elegir que olvidar o recordar.
Un beso.

Encarni dijo...

Me ha gustado tu reflexión sobre olvidar las ofensan o el dolor, y estoy de acuerdo sobre que hay que olvidar, pero no es tan fácil, sobre todo cuando lo que no se olvida es el sentimiento o el sufrimiento que te han hecho (eso tampoco se puede controlar). La gente cambia cuando le hacen daño, sobre todo cuando es alguien que no esperabas. Yo también he tratado de hablar cuando ha habido algún mal entendido y en algunas ocasiones ha sido todavía peor. Bueno que me enrrollo. En estos temas siemprese hace lo que se puede.

Un beso

Juan Carlos dijo...

Lo de perdonar y no olvidar veo que tiene un sentido para ti diferente al que tiene para mi.
Yo creo que significa actuar, tras el perdón, sin rencores, pero sin exponerse a que el perdonado pueda repetir el daño que una vez nos inflingió.
Lo de los olvidos, similares los tengo, jaja.
Besos, amiga.

Matices dijo...

Es cierto, Lupe, y al final ese desasosiego nos hace perder cosas que nos importaban realmente. Pues no sé yo si eso es cosa de la edad, que somos muy jóvenes, es el stress de esta vida que nos ha tocado vivir, todo el día sin parar...

Besos!!

Maria Jose Moreno dijo...

Pienso que no se puede perdonar sin olvidar, son conceptos que van unidos, menudo perdón es ese que sigue jactándose de que te lo recordará a cada momento. Odio esa frase. Un besote

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola Lupe, claro que debemos perdonar y de corazón, pero no se puede hacer memoria selectiva, todo lo sucedido a lo largo de nuestra vida queda grabado, no se puede olvidar, pero sí cuando vuelve ese recuerdo que nos hizo daño, debemos de apartarlo.
Muchas veces me viene a la memoria el accidente mortal que tuvo mi madre, viene sin yo buscarlo, pero hago todo lo posible para recordarla viva, alegre y feliz , tal como era.
la frese «Perdono pero no olvido» que muchas veces empleamos, es porque sí que hay resentimiento, lo afirmamos y reafirmamos, no permitiendo de verdad perdonarlo.
Gracias por tu reflexión.
Un beso de ternura y ese no lo olvides, viene de corazón.
Sor.Cecilia

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Paso a dejarte un beso de ternura-
Sor.Cecilia

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Lupe, mira...Hoy paso a invitarte a mi fiesta. Mi blog cumple su 4º aniversario y me haría feliz que estuvieses conmigo.
Te dejo un beso de ternura.
Sor.Cecilia

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Muchas gracias por pasar por mi casa.
Todos andamos mal de tiempo, no te preocupes y pasa cuando puedas. Posteo cada 15 días para poder veros y no termino nunca 1390 seguidores, es una barbaridad, pero intento hacer lo que puedo.
Un abrazo
Sor.Cecilia

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Paso a saludarte y desearte que pases una feliz semana
Con ternura
Sor.Cecilia

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola Lupe,no has vuelto a publicar, espero que estés bien.
Os he dejado en mi blog mi primer vídeo poema, que mucho me ha costado de hacer, pero creo que ha quedado bonito, DESOLADA http://youtu.be/1bGerfv6XDQ
te dejo el enlace porque mi blog está protegido y no se puede copiar.
Un abrazo
Sor.Cecilia