1 de noviembre de 2012

Este jueves, un relato: Halloblogween 2012

Cecilia, aprovechando el sustancioso puente de Todos los Santos, acababa de llegar a su pueblo natal para visitar a sus padres. Cada vez que pisaba aquellas empedradas calles, venían a su mente los buenos ratos que, por ellas,  pasó de niña correteando y jugando con su pandilla de amigos . Se sentía feliz tan solo con respirar el aire puro que envolvía aquel pequeño y pintoresco pueblo rodeado de frondosos bosques.

Como cada primero de Noviembre, su madre tenía colocadas en un sitio preferente del comedor, la foto de su abuela y la vela que, toda la noche, iba a hacerle compañía. Apenas se atrevió a fijar sus ojos en aquel viejo retrato. Aún le recorría un punzante escalofrío  por el cuerpo cuando lo veía.

El día había sido agotador, el viaje, las visitas, los saludos...Se despidió de sus padres en el momento que su madre comenzó con las plegarias por los familiares que "se habían ido." Pero esta vez, ella no le acompañó. El cansancio se reflejaba en su rostro y se dirigió a su habitación en busca de un buen sueño reparador. 

Tumbada en la mullida cama, hizo un esfuerzo para que los reflejos de la vela que ardía en memoria de su abuela y que se colaban por debajo de la puerta, no la inquietaran ..  Fue recorriendo con la vista, poco a poco, cada rincón de la estancia. Todo estaba tal y como ella lo había dejado el día en que marchó a la ciudad para comenzar su carrera universitaria. Las toscas paredes pintadas de aquel blanco roto, las vigas de madera que cubrían el alto techo y que con el tiempo habían adquirido un sobrio color miel, la vieja ventana, donde Arturo le echaba las piedrecillas para que ella se asomara y bajara a jugar con él a la calle, el vetusto armario marrón, en el que el espejo de sus puertas prácticamente había quedado escondido detrás de aquellas desbordadas manchas amarillentas...

Imposible conciliar el sueño. Se imaginaba lo que estaba pasando en esos momentos a escasos metros de su habitación y no pudo evitar comparar la escena con lo que, en años anteriores, había sido para ella una verdadera pesadilla.

Recordaba cuando era niña, como su madre, tal noche como la de ese día, comenzaba con el ritual que a ella le helaba la sangre. El retrato de la abuela, la luz de la vela, las plegarias...Nunca entendió que hicieran falta aquellas pequeñas oraciones para librar de algo malo, a una persona tan buena como lo había sido su abuela y que, desde el más allá, las necesitaba. Jamás hizo ningún comentario al respecto, pero al lado de su madre, sufría de mirar el rostro retratado de aquella mujer, que gracias a los movimientos de la luz de la vela, parecía querer hablarle. Le impresionaban sobre todo sus ojos, ya que le hacia el efecto de  que quisieran decirle algo, y ella hacia todo lo posible por evitar encontrarse con ellos. 




Con esos recuerdos, entró en un sueño profundo. Una ligera brisa le despertó. Extrañada,  miró hacia la ventana y, con extrañeza comprobó que  estaba cerrada. Entonces, ¿de dónde venía esa especie de aire helado que inundó la habitación...? Por un momento pensó que estaba soñando, pero una frase pronunciada con cierta rotundidad retumbó en las paredes de la habitación: 

-¡Cumple la promesa! ¡Cumple la promesa!

Se incorporó en la cama y, cuando iba a encender la luz para asegurarse que no era un mal sueño, aterrada, vio la imagen de su abuela reflejada en el desgastado espejo del armario, quien con gesto suplicante volvió a repetir:

-¡Cumple la promesa! ¡Cumple la promesa!

Saltó de la cama despavorida. A duras penas, pudo contarle a su madre lo que acababa de ocurrirle. La mujer, incrédula, corrió a la habitación de su hija para comprobar lo sucedido. La imagen del espejo había desaparecido. Ya no se escuchaba la voz suplicante de la anciana muerta. Pero el ambiente era gélido. Y hubo algo que la hizo estremecerse. El aroma a ancianidad de su madre, había quedado flotando en el ambiente.

Pronto comprendió lo ocurrido. Recordó cuando nació Cecilia y lo grave que había estado después de un complicado parto. La abuela de la niña, Aparición, hizo una promesa a la patrona de su pueblo. Si la niña se salvaba, subiría los peldaños del Monasterio del pueblo, arrodillada. Era una práctica habitual entre los feligreses de la zona. Pero a Aparición, con los años, se le había olvidado cumplir dicha promesa.

Y este año, en la noche de los Difuntos, y siendo el primer año en el que Cecilia era mayor de edad, le había hecho saber que, desde el más allá, necesitaba que esa promesa se cumpliera.

Aún no había salido el sol, madre e hija subían arrodilladas los 89 escalones que conducían hasta el portalón del Monasterio donde se veneraba la imagen de la patrona del pueblo. 

Abrazadas y, entre lágrimas, Cecilia escuchó el susurro que su madre le hacia emocionada:

Ahora, la abuela, ya ha entrado en el cielo.

Lupe


Más terrores en el blog de TERESA

P.D. Tan solo añadiros que el fondo del relato, la historia de Aparición, tiene algo de cierto. Ocurrió dos generaciones anteriores a la mía, en la rama materna, allá por tierras extremeñas...




15 comentarios:

Leonor dijo...

Qué espeluznante historia, has descrito muy bien el cuarto y ese espejo manchado sobre el que se aparece la abuela, Qué miedo!.
No digo yo 89 escalones, subo los que haga falta.

Un beso.

San dijo...

Lupe !por Dios! que estoy leyendote con una lucecita...Historias parecidas a esta, escuchaba de pequeña y luego cualquiera dormia.
Un abrazo.

Gastón Avale dijo...

En serio? Qué miedo! Jeje... No podría subirlo de rodillas.... Del cagaso lo hago corriendo. Un beso y buen fin de semana!

Neogéminis dijo...

Bueno!...realmente se me han llenado los ojos de lágrimas!...un gesto de amor profundo que vence el tiempo y aún a la muerte. Me emocionó.

Un abrazo

Mar dijo...

Muy bueno tu relato, que supongo, tiene mucho de la sabiduría popular, esa que se va pasando de boca en boca de generación en generación.

Los rezos esos, a la luz de una vela, con la foto del difunto... los respeto para quien los quiera hacer de forma voluntaria, pero a mi me dan una grima...

Saludos!

juliano el apostata dijo...

hubo una serie: ROMA, que me encantó. me encantó no tanto por que fuera histórica, si no por que la ambientación era muy muy cuidada. ¡¡en ella por primera vez pude ver un LAR, uno de esos altarcillos en los que cada familia rezaba o pedía a su dios! eso mismo, reminiscencias de esa práctica es lo que nos has narrado. es decir, me encanta este texto por eso, por lo de reminiscencia del pasado milenario que hay en toda práctica religiosa ...
medio beso.

Juan Carlos dijo...

Menuda historia, fascinante. Y la has contado estupendamente, con pausa y detalles que nos permitían empatizar con Cecilia. Jamás pensé que la historia llegaría a ese final.
Besos, amiga.

Alicia Uriarte dijo...

Una historia que emociona y llega al corazón por el sentimiento que has puesto en las palabras que has ido entretejiendo. Ha sido una lectura que me ha ido aportando destellos de imágenes conocidas de un pueblo que yo visité alguna vez.
Enhorabuena.

Saludos.

Olivia Ardey dijo...

Me ha recordado mi infancia, cuando mi abuela ponía en el cuarto trastero las fotos en blanco y negro con los bordes dentados y un cuenco con las candelitas de aceite que, a oscuras, llenaban la pared de sombras que daban mucho miedo. Decía que era para que saliesen del purgatorio y ayudarlos a entrar en el cielo...
Me ha gustado mucho tu relato por lo evocador. Un abrazo.

Sindel dijo...

Una historia que se divide en dos partes, la primera me dio un poco de escalofrío, será que todo se ve diferente y sombrío a la luz de una vela.
La segunda parte es emotiva, y me gusta el final que le diste que lleva a esa abuela a encontrar la paz.
Un beso.

Pepe dijo...

Espeluznante historia. La aparición de esa abuela reclamando el cumplimiento de una promesa que un día hiciera ella, ha conseguido ponerme los pelos de punta.
Me gustó mucho tu relato.
Un abrazo.

Mari Carmen Polo dijo...

Uf, qué agobio, qué repelús, sólo de pensar que algo así pudiera sucedernos, se me pone la carne de gallina.

Me ha encantado tu relato, Lupe. Se lee de un tirón y te mantiene en vilo hasta el final.

Un abrazo

Teresa Cameselle dijo...

Me ha encantado tu relato. Desde luego, las promesas de hacen para cumplirlas, y por lo menos esta tiene un final feliz.
Gracias por participar ¡

Mad el Mago dijo...

Un escalofrío recorrió mi cuerpo, e incluso oí la voz de la abuela....Enhorabuena!!

Natàlia Tàrraco dijo...

Esa vela trémula, la aparición, cada frase de tu relato me ha conmovido Lupe, cierto, hay que cumplir las promesas hechas a los muertos y a los vivos.
Disculpas por tardar, llegué tarde de viaje. Besito.