10 de febrero de 2012

Este jueves, un relato: El arte de observar.

(Foto cedida por ElSilencio en Devianart)

Una ordenada y esperanzada cola llega hasta los pies de una veintena de empinados escalones. Seguro que si yo estuviera ahí, pensaría que para mi iba a ser imposible alcanzar esa ventana. Me achica la idea de escalar esa empinada escalera sin la protección de barandillas donde apoyarse para llegar hasta arriba. Un grupo indefinido y numeroso de personajes aguardan su turno para observar lo que 0curre al otro lado, en el exterior, desde donde llega una luminosidad imperante. La abertura proyecta una haz de luz en el techo y pared que hace presagiar lo que espera afuera.
Pero nadie parece reparar en ello. Ensimismados en sus pensamientos, ninguno de los presentes repara en la sombra que se exhibe a sus espaldas del hombre que ya ha llegado al último escalón.

El que está apunto de iniciar la subida, protege su cuerpo con una generosa capa, temiendo quizá que, en las alturas, le espere el frio. Un adolescente, con su mochila cargada de ilusiones, aguarda cabizbajo su turno. Tras él, un hombre podía estar acompañado de una bebida en su mano que le haga más llevadera su incertidumbre en el porvenir. Las manos entrelazadas del anciano lo sitúan en ferviente oración para que lo que le espera al otro lado del ventanal sea más llevadero que lo que está sufriendo en su presente.

Otro adolescente, con la mochila más abultada de anhelos, se muestra seguro y deseoso de comprobar por si mismo lo que hay al otro lado...Al joven que llega detrás, parece que le quedan cosas por terminar. O tan solo es que se hace acompañar de un buen libro, inigualable compañía para ciertos momentos.

Aunque dispuesta para su uso, nadie opta por descansar en la silla que en un rincón de la sala, aguarda poder ser de utilidad para alguno de los transeúntes. Quizá no es demasiado cómoda pues su altura es inusual.

Me llama la atención, especialmente, la falta de comunicación entre los protagonistas de la historia. Todos están deseando contemplar a través de esa abertura el final de...la crisis. Crisis que todos están soportando y que esperan termine "al otro lado". Lo sospechoso es que, en la imagen, nadie vuelve sonriente de esa contemplación. Es más, quien lo hace en ese momento, aparece claramente pensativo. Dubitativo diría yo.

Maat

Más observaciones en: http://maticesdecolores.blogspot.com/

16 comentarios:

San dijo...

Cada uno en lo suyo, ensimismados en sus pensamientos, sin comunicación, una fila muy fria ¿no Maat? Muy buena descripciòn.
Besos.

Pepe dijo...

Todas con sus distintas ocupaciones y preocupaciones, y un objetivo común: poder contemplar, a través de esa luminosa ventana, el ansiado final de la crisis. Dificil ascensión la que presentan esos empinadísimos escalones, pero creo que más cómodos de superar que la dichosa crisis que nos aplasta.
Un abrazo.

Sindel dijo...

Todos en silencio, esperando su turno, que por lo que muestra la persona que esta en la cima, no es nada alentador.
Un beso.

tag dijo...

Caray Maat, ¡que observadora eres!

Un ciego lee tu descripción de esa imagen y la ve.

Muy buena, genial diría yo.

Un besito

gustavo dijo...

buenos días, maat. hace un frío d etres pares de cojones...pero he optado por leeer jueves. ello calienta mi sesera y mi cuerpecito medio rechonchito..
buenos días...
veamos...
has escrito en tercera persona...esta opción nos declara que es el escribano un tipo que es dios, es decir, no deja opciones al espectador a decir esto es así o asao...perdón, sí que las deja..escribir en tercera persona equivale a ser todopoderoso, pero también a dejar al especatdor una cierta luz para poder poensar, interpretar a su manera...
el hecho de elegir esta forma, y según las notas que he ido tomando, al principio al menos, demuestra un cierto miedo por parte del escritor...ah, cuando digo escritor me refiero al narrador, no a ti...
por otra parte he tomado estas notas d elos personajes: temeroso, ideciso, sufrido, seguro, pasotismo, es decir, es variopinto el mundo que describe el narrador, el mundo humano...pero, por muy variopinto que sea, a todos les une una cosa, una circunstancia, LA CRISIS...esta se acentúa cuando, al volver de la contemplación, todos vuelven con dudas. es decir, que seamos como seamos, un punto ambiental nos une siempre...o casi siempre,....en esta ocasion, ese temor por causa de la crisis..
medio beso, maat.

alfredo dijo...

Al cuadro, no le falta nada y si le quedase algo... esta en tu relato. Preciso, meticuloso, detallado a más no poder.

Un cuadro dentro del mismo cuadro.

Besos

Medea dijo...

Minuciosa en los detalles querida Lupe ¡¡vértigo!! me da esa escalera sin tener donde asirse, ¡¡vértigo!! me da mirar por esa ventana y no hallar nada. Una cola fría y aséptica como un quirófano, fría no por la temperatura ambiente si no por la falta de relaciones y calor humano,¿¿serán distintas las cosas después??el que está haciendo uso de su turno no parece experimentar ningún cambio en su ánimo, si me encuentro con esa visión de esa cola…creo que no emplearía mi tiempo en la espera, iría a tumbarme sobre el césped en las afueras de algún templo, al menos allí me daría el aire.
Un beso grandote amiga.

Juan Carlos dijo...

No voy a insistir en tus dotes de observación, ya los conocía, no me sorprenden. Destaco ese final, esa percepción sobre la expresión dubitativa de quien llega a observar el secreto ¿el futuro? Como soy optimista me alegra que la expresión dubitativa y no desesperada. Algo es algo.
Besos, amiga.

rosa_desastre dijo...

Nos describes lo que se ve y lo que no se ve del cuadro y tal como yo pienso destaca la gris soledad de cada uno y la leve esperanza de encontrar el final de algo.
Un beso

Manuel dijo...

Destacas uno de los detalles clave, la figura que ha logrado llegar a la ventana luminosa se encuentra en plena duda, no esta claro si realmente ha merecido la pena esa escalera tan empinada cual la vida propia.
un beso, Lupe

Gastón Avale dijo...

sabes....no me esperaba una descripción de la imagen... imaginaba un relato...y sin embargo en cada palabra se fue haciendo un relato, se fueron concatenando los hechos, y se fue dando un relato con una conclusión personal... y sinceramente, al ser algo que no esperaba, me termina gustando porque tiene mucho de vos y eso, a mí como lector, me agrada verlo reflejado... me gusta ese juego de relatar y decir verdades... lo tuyo es sobresaliente :D un beso

Matices dijo...

Creo que lo has visto Maat, tras ese cuadro no hay una visión ni positiva, ni negativa, dudas y espera y la esperanza perdida tras esa luz, supongo que es el ánimo general en los tiempos que vivimos...

Estupendo!!

Besos y muchas gracias por estar en esta convocatoria...

Natàlia Tàrraco dijo...

Maat !qué tarde llego! perdona, la culpa de lo griposo.

Le diste un buen repaso a cada cual, a la gente, y ese silencio, ese orden, esa sumisión a la espera de...!ni hablar! no subo escalones empinados sin pasamanos, soy como tú, y luego me caigo y del tortazo veo luces, estrellas sin llegar a la luz del ventanal.
Paso de silla, paso de cola, me paso a mi sofá que es más cómodo.

Lo tomé con cierta ironía, y trae misterio la imagen, mucho, según lo leído aquí y allá en este extraordinario jueves.
Besitoooo.

Ceci dijo...

Es paradojico si, eso de que todos esperen pancietemente y esperanzados encontrase con el final de la crisis, pero decidan hacerlo en forma aislada, desaprovechando la oportunidad de pasar mejor la espera en compañía, compartiendo el esfuerzo, es una lástima!!
Muy bien narrado el clima de espera Maat, te dejo un fuerte abrazo

Encarni dijo...

Esta muy bien recogida la imagen en tus descripciones, y al final no existe final de la crisis, o es un final abierto ¿llevará tal vez la solución? Ayy que nos la de, ya! que falta nos hace.

Disculpa que no haya venido antes, pero leer todos lleva su tiempo.

Bss.

Alicia Abatilli dijo...

No hay peor silencio, que el silencio acompañado ¿Verdad?
Placer leerte.
Regresaré, si me lo permites.
Alicia