5 de septiembre de 2011

Para padres

Enseñarás a volar, pero no volarán tu vuelo.

Enseñarás a soñar, pero no soñarán tu sueño.

Enseñarás a vivir, pero no vivirán tu vida.

Sin embargo...

En cada vuelo, en cada vida, en cada sueño
perdurará siempre la huella del camino enseñado.

TERESA DE CALCUTA



Hoy se cumple el catorceavo aniversario de su muerte. El corazón le dejó de latir el 5 de Septiembre de 1997. Tan solo hacía unos días que había cumplido 87 años. La fama de su santidad y los favores que se le iban atribuyendo dio paso a que Juan Pablo II permitiera la apertura de su Causa de Canonización.



En su recuerdo, he querido traer hasta mi blog esos intensos versos suyos con los que comenzaba esta entrada, cuyo contenido, a veces, tanto nos cuesta digerir a los padres...Me impactaron desde el mismo momento que los leí por vez primera.

Y para terminar, una de sus frases que muestra la sencillez exquisita que debía darle a su quehacer diario:

"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota."

Maat


8 comentarios:

gustavo dijo...

estoy en una etapa vital ...vamos...no creo en el ser humano, al menos como especie...incluso a veces, como individuo...digamos que por ser teresita...digamos que vale...
medio beso..

Manuel dijo...

Teresa de Calcuta, un ejemplo de vida para cualquier ser humano sea cual sea su forma de pensar. Bien hecho por ese homenaje.
Un beso

Verónica Marsá dijo...

Hola, Maat. Te dejo un fragmento de Platón para complementar, por si te ape...
“La divinidad que nos ha formado ha hecho entrar el oro en la composición de aquellos que están destinados a gobernar a los demás, y así son los más preciosos. Mezcló plata en al formación de los guerreros, y hierro y bronce en la de los labradores y demás artesanos. Como tenéis todos un origen común, tendréis, por lo ordinario, hijos que se os parezcan; pero podrá suceder que un ciudadano de la raza de oro tenga un hijo de la raza de plata, que otro de la raza de plata de a luz un hijo de la raza de oro, y que lo mismo suceda respecto a las demás razas. Ahora bien, esta divinidad previene, principalmente a los magistrados, que se fijen sobre todo en el metal del que se compone el alma de cada niño. Y si sus propios hijos tienen una mezcla de hierro o de bronce, no quiere que se les dispense ninguna gracia, sino que les releguen al estado que les convienen, sea al de artesano, sea al de labrador. Quiere, igualmente, que si estos últimos tienen hijos en quienes se muestran el oro o la plata, se los eduque a los de la plata en la condición de guerreros, y a los del oro, en la dignidad de magistrados, porque hay un oráculo que dice que perecerá la república cuando sea gobernada por el hierro o por el bronce.” (Platón 1949)

Besito.

mimbre dijo...

Hola Maat...
Me uno a tu sentir, siempre admire a ese ENORME ser humano¡¡ Solo un alma como la de ella podia decir tanto y con tanta sabiduria, en tan pocas palabras¡¡
Gracias por este tierno recuerdo¡
Un abrazo enorme
Osvaldo

San dijo...

Maat cuando leí por primera vez esos versos con los que comienzas tambien me hicieron pensar y sentir, nos equivocamos si pensamos que son nuestros y prolongación de nosotros, ellos son ellos, otras personas ahora bien lo que se siembra queda y brota.
Una pequeña mujer con un corazón grande.
Un abrazo y un recuerdo.

Juan Carlos dijo...

Me parecen muy sabios esos versos, la verdad de lo que es la paternidad. Mis hijas están en ello ahora, empezando su vida independiente.
Creo que la canonización de ella, como de Vicente Ferrer son imprescindibles. Si no son ellos, quien?
Un fuerte abrazo

MAJECARMU dijo...

Maat,las palabras de la madre Teresa son todo un regalo gratificante en este momento de mi vida.
Mi gratitud y mi abrazo siempre,amiga.
M.Jesús

Pepe dijo...

Maat, guiados por el afán de posesión inherente al ser humano, consideramos que "nuestros" hijos nos pertenecen y nada más alejado de la realidad. Los engendramos, si, los criamos y educamos con mayor o menor acierto, también. Pero su vida es suya y sólo suya. Han de encontrar su camino y vivir su proyecto.
Preciosa la forma en que expresa esta idea esa extraordinaria mujer que fué Teresa de Calcuta.
Un abrazo.