29 de junio de 2011

En la Basílica de San Pedro

Di, Jesucristo, ¿ por qué
me besan tanto los pies?
Soy San Pedro aquí sentado,
en bronce inmovilizado:
no puedo mirar de lado
ni pegar un puntapié,
pues tengo los pies gastados
como ves.
Haz un milagro, Señor.
Déjame bajar al río,
volver a ser pescador,
que es lo mío.

RAFAEL ALBERTI


5 comentarios:

maria jose moreno dijo...

Precioso.
Feliz día amiga

Neogeminis dijo...

Me encantaron estos versos!...seguro que Pedro desea ansioso volver a sentirse pescador.

Un abrazo.

Natàlia Tàrraco dijo...

"Déjame andar sobre las aguas como tú hicíste"

Besitos y gracias por este poema de Alberti algo irónico y muy humano, lo duro que es ser estátua para siempre.

Feliz verano amiga Maat, que el calor te sea leve y la felicidad mucha dentro de lo posible. Besitooo.

Manuel dijo...

Si pudieramos preguntarles a las estatuas... ¿verdad?
Un beso, Maat

rosa_desastre dijo...

Nunca hubiera imaginado este poema de Alberti...(la verdad es que el poeta no es de mis favoritos) Pero agradezco que me saques de mi ignorancia.
Un besote.