12 de mayo de 2010

Un nódulo real


Llevo un par de días intentando soportar el mal cuerpo que el trato de un hecho reciente me está produciendo. Me estoy refiriendo a la vehemencia con que los medios de comunicación están cubriendo la noticia del paso del rey Juan Carlos por el quirófano, para que le fuera extraído un nódulo que tenía alojado en un pulmón. La sorpresa casi no creó preocupación porque el resultado de que era benigno llegó con una rapidez extrema. Todo tranquilo. Las crónicas a pie de calle desde la misma puerta del hospital o los comentarios desde las emisoras, tanto de radio como de televisión, eran exultantes. El mensaje, repetitivo, era que "afortunadamente" el paciente real no padecía un cáncer.

Ya sé que es motivo de alegría. Pero la justa. Sin pasarse. Porque lamentablemente, hay mucha gente, viendo la televisión, escuchando la radio, leyendo periódicos, que sí están padeciendo la enfermedad y el mensaje que debe llegarles es otro. El padecer un cáncer no es el fin del mundo. Se sale. Y, cada día, el índice de victorias a esa enfermedad es mayor. En mi familia tengo varios casos. Mi hermana la mayor-octogenaria- ha superado recientemente un cáncer de mama. Uno de mis cuñados ha luchado como un jabato contra un cáncer de colon y lleva más de un año haciendo vida normal. Tan normal, que se ocupa, junto a su esposa, del cuidado de tres nietas en el horario laboral de sus padres. ¡Que ya es estar bien! Hace poco más de un mes, a mi cuñada, la persona con más bondad de cuantas he conocido en mi vida, le tuvieron que extirpar un pequeño tumor en el intestino grueso. El resultado de la biopsia no fue cuestión de horas, sino de días. Y ya ha comenzado su tratamiento. Las perspectivas parecen favorables y ahí estamos.

La vida continua y hay que seguir el ritmo al compás de su música. Aunque unas veces es más difícil que otras, lo importante es mantener la pasión por el baile. Por la vida.

Maat

10 comentarios:

tag dijo...

Querida Maat,

Yo veo tan diferente el trato que se le da a una enfermedad, con o sin operación y hospitalización cuando se trata de un miembro de la familia real, que es irritante.

Que diga lo maravillosa y lo bien que funciona la Sanidad Publica de este pais, cuando ha estado atendido al minuto por el mejor equipo medico, y ocupado una planta privada del hospital él solito, creo que no le capacita para opinar sobre el buen o mal funcionamiento de los hospitales publicos.

Si como he leido, le hicieron hace un mes el chequeo anual correspondiente y no le encontraron nada, y ahora se ha producido esta operación de improviso, seguro que no se la han detectado en el Servicio de Urgencias, previas tres o cuatro horas de espera para ser atendido, sentado en una sala abarrotada de gente enferma.

En fin, no sé, quizas me he levantado hoy demasiado critica, pero me crispa que quieran hacernos creer que a la hora de ir al hospital son unos españoles más.

Un poquito de respeto a los ciudadanos que vamos a pagar su factura en esa planta privada del Hospital Clinic de Barcelona, por mucho que la Casa Real se empeñe en pedir la factura.

Y me alegro de que no haya sido nada malo, pero como tu dices, no deberían haber cantado victoria tan rapido porque es un agravio comparativo para los ciudadanos de a pie, que tardan un mes en recibir esas buenas o malas noticias despues de una biopsia, realizadas en la Seguridad Social.

Bueno, Maat, no digo nada más.
Porque me enciendo.

Besitos

Ardilla Roja dijo...

Hola Maat:

Yo también le he dado vueltas al asunto. Igual es porque lo mio aún lo tengo fresco, no sé.

Entiendo que a un personaje de la categoría pública del rey de España, los medios le presten más atención que al barrendero de la esquina; pero a veces resultan cansinos, la verdad.

Me pregunto cuántos han esperado cama en el pasillo, mientras su majestad ocupaba la planta entera. Digo esto porque, entre el cuerpo de seguridad y demás, no creo que la ocupase con otros. En fin...

Un abrazo

Ana dijo...

Me quedo con tu frase final...Hay que mantener la pasión por el baile, por la vida.
Me ha encantado tu post de hoy.

Un besazo guapa.

LUNA dijo...

Tienes razón Maat.
Yo creo que la notiia s está extrapolando por miedo...
Miedo a lo que pudiera pasar, si además, tuviéramos un probema de Estado por una enfermedad grave del Rey.
Ya sabes, si el príncipe está preparado, Los JuanCarlistas, que no Monárquicos podrían empezar a cuestionarse muchas cosas... y con todo lo que está cayendo....
Espero que tu cuñada se mejore.
Besitos

Teresa Cameselle. dijo...

"Lo importante es mantener la pasión por el baile", bien dicho, sí señora. Lo demás, la tontería habitual de los medios informativos, ni caso.
Un beso.

Annick dijo...

Es dificil encontrar una familia que no haya pasado por los dolores momentos de esta enfermedad : el cancer .
No hay que tener miedo a llamalo por su nombre , sino combatirlo con energía y esperanza .

Besos desde Málaga.

Neogeminis dijo...

No todos los casos corren con tan buena suerte. Aún hoy la connotación de la palabra misma nos implica muerte y aceptar la enfermedad y enfrentarla requiere mucho coraje. Creo que también es fundamental la actitud delos médicos que la tratan y la contención de los familiares del enfermo.


Un abrazo.

Magamerlin dijo...

Hay muchas personas que pasan por esa situación a diario, el tema es que es el rey, y se barajo la posible susesión del trono, y me alegro que este bien, por supuesto.

CAS dijo...

Tus palabras siempre mesuradas, acertadas, levemente críticas, suavemente serias, dicen con justicia de qué se trata todo esto.
No puedo más que suscribir lo que dices, porque es lo que estoy viviendo últimamente: trato de seguir el ritmo al compás de la música, no hay que perder la pasión por el baile!!!!!
un fuertísimo abrazo.

Manolo Jiménez dijo...

Dos cosas Maat.

Si hubiera ido por urgencias, o por volante del médico de cabecera, hubiéramos tenido "noticia" para ¿meses?, como poco.

Y a las realidades de frente. Sin agacharse.

Abrazos.