31 de marzo de 2009

Nuestros relatos solidarios


Esta mañana he recibido una grata sorpresa. Entre los correos que esperaban en mi bandeja de entrada he encontrado uno que me ha enviado Javier Ribas. El mail llevaba adjunto y ha sido su lectura la que me ha proporcionado una satisfacción enorme.

Se trata de un informe de la Fundación Vicente Ferrer, en donde se detalla el proyecto a financiar con el dinero que se recaude a través del libro que se ha editado con nuestros relatos solidarios y que lleva por título: "Atmósferas, 100 relatos para el mundo".

Es un proyecto de desarrollo en el área de la educación y que lleva por título:

"Dotación de becas para asegurar el acceso a la Universidad de alumnos/as de la comunidad Dálit en el distrito de Anantapur".

DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO

La educación es el primer paso a la hora de implementar el programa de desarrollo integral de Rural Development Trust (RDT). Consideramos que la formación de los jóvenes de las comunidades marginales es fundamental para propiciar una mejora en sus condiciones de vida, así como potenciar su crecimiento personal, su libertad y su independencia.

Iniciar un proyecto de educación en una aldea no implica necesariamente construir una escuela. En principio, la comunidad es la que debe conseguir un lugar apropiado para que se impartan las clases y reunirse.

Existen dos tipos de escuelas dentro del programa de educación RDT. Ambas responden a las distintas necesidades educativas derivadas de un sistema gubernamental deficiente: las escuelas complementarias y los internados para aquellos alumnos/as que han abandonado la escuela. En ambos casos se trata de un refuerzo a la educación gubernamental y no pretende sustituirla en absoluto. De este modo, los más desfavorecidos tienen la oportunidad de formar parte del sistema educativo institucional en unas condiciones más igualitarias. Se debe favorecer la integración de los dálits y evitar que se conviertan en comunidades aisladas; la escuela es sólo un refuerzo y no puede sustituir la educación gubernamental.

Se asigna una escuela complementaria a cada aldea, que debe elegir a un profesor. Los niños y niñas asisten durante cuatro horas diarias, dos por la mañana y dos por la tarde, antes y después de las clases impartidas en el colegio gubernamental.

En las escuelas de RDT los alumnos/as refuerzan los conocimientos adquiridos y potencian sus aptitudes no sólo desde un punto de vista estrictamente académico, sino también complementando su educación con ejercicio físico, juegos, danza y artes plásticas.

Llegados a 10º curso, las escuelas complementarias ya no son suficientes y es necesario desplazarse kilómetros de distancia para poder cursar estudios superiores.

Este proyecto en concreto asigna becas anuales por valor de 635 euros cada una a los 182 niños/as dálits que obtuvieron los mejores resultados académicos en los exámenes finales de secundaria. Gracias a este proyecto, los beneficiarios realizarán el segundo y último curso preparatorio para acceder a la Universidad en Nalanda Corporate Colege, situado en la ciudad de Guntur (Andhra Pradesh).

Estas becas incluyen:

* materiales para los alumnos/as (libros, cuadernos, lápices, mochila, etc.)

* desplazamientos

* estancias

* dietas

* sueldos de los empleados que trabajan en el proyecto

* tasas de matrícula

-----------------

He sugerido a Javier la posibilidad de crear algún enlace a esta información, pero si ello no es posible, en otras entradas, seguiré mostrando más puntos del proyecto.

Personalmente, como os decía al principio, es una satisfacción saber que soy una centésima parte de ese libro y que mi relato va a viajar a muchos lugares del mundo junto a los de algunos amigos de la blogosfera que he tenido el privilegio de conocer y los de otros compañeros del Desván que, imagino, conoceré muy pronto ( Paco Arriaza, Carmen Andújar, Paco Piquer, Lola Buendía, Antonio Jiménez, Alicia González, Ana Rico, Mercedes Ridocci, Clara García, Maribel, Paola del Campo, Juanma, Luis Berastaín, Pablo de Aguilar, Felisa Moreno, Celia Alvarez, Xose Antón, Dorotea Fulde Benke, Mercedes Martín, Ramón Alcaraz y mi admirada poetisa Rosa-Desastre).

Sólo añadir que a esta satisfacción debo unir otra más como es el hecho de que la portada de la segunda edición del libro sea una de las que envió mi esposo para dicho proyecto.

Ojalá tengamos suerte de poder vender muchos ejemplares y que los beneficios se transformen en esas preciadas becas para los niños/as del distrito de Anantapur.


Ruego dediquéis unos minutos a visitar:

www.fundacionvicenteferrer.org



Maat






30 de marzo de 2009

Cómo decir, amor, en qué momento



Cómo decir, amor, en qué momento
te rompes dulcemente entre las manos,
sin quejas, sin recuerdos, sin arcanos
y tal vez sin temor ni sufrimiento.

Cómo volver a amar, qué sentimiento
de elementos divinos o profanos
puede reverdecer entre desganos,
en la etapa final del desaliento.

Pregunta al corazón por qué no cree,
pregúntale al mirar qué cosas lee,
pregunta al labio cruel por qué no besa,

y te dirán, sin duda, su fatiga
del amor fiel o la pasión mendiga,
su falta de esperanza o de sorpresa.

JULIA PRILUTZKY






29 de marzo de 2009

Luna congelada


Con esta soledad
alevosa
tranquila

con esta soledad
de sagradas goteras
de lejanos aullidos
de monstruoso silencio
de recuerdos al firme
de luna congelada
de noche para otros
de ojos bien abiertos

con esta soledad
inservible
vacía

se puede algunas veces
entender
el amor.

MARIO BENEDETTI



28 de marzo de 2009

Sábado literario




LA PRIMERA VEZ QUE...vi la nieve.


Esa mañana, al salir de mi habitación, noté en casa un ajetreo inusual. Nada más verme, mi hermana Pili me puso al corriente de lo que ocurría:

-¡Esta noche ha nevado! ¡Las calles están cubiertas de nieve!

Permanecí inmóvil en el comedor viendo como mis tres hermanos se preparaban para acudir a sus respectivos trabajos. Entraban y salían de sus habitaciones entusiasmados con la idea de encontrarse ya en la nieve. Calzados con botas de agua y provistos de abrigos, bufandas y guantes, los vi marchar- con cierta envidia- a vivir su aventura blanca.

Intenté salir al balcón para contemplar la inesperada visitante, llegada mientras dormíamos, pero una gran señal acústica materna de prohibido el paso me lo impidió.

-¡Ni se te ocurra salir al balcón en camisón, no vayas a enfriarte...!

Y, sin darme tiempo a reaccionar, prosiguió:

-Hoy no irás al colegio. Seguro que con esta nevada las clases se han suspendido...

Y, diciéndome esto, dejó el vaso de Cola Cao y mis tostadas con mantequilla encima de la mesa.

Creo que fue el día de mi vida que más rápido desayuné. Una vez vestida "convenientemente" para poder salir al exterior, sólo faltaba peinarme. Nunca había controlado lo que le costaba a mi progenitora hacerme cada mañana las trenzas. Pero esa vez me pareció que empleaba demasiado tiempo en la tarea.

¡Por fin podía salir al balcón! El panorama que avisté fue espectacular. Un gran manto blanco cubría toda la calle, surcada a su vez por dos gruesas líneas negras que el paso del tranvía había dibujado justo en el centro de la calzada. Sobre las hojas de los árboles, cientos de copos de nieve creaban figuras extrañas, dependiendo del tamaño de las mismas. Y los pájaros no revoloteaban entre las ramas como solían hacer cada mañana. Acaricié la capa blanca en la que se había convertido la barandilla de mi balcón. No era tan fría como creía, a pesar de que mis dedos terminaran por quedarse insensibles...

La verdad, no sé que me impresionó más, si el ver por primera vez la nieve tan cerca o contemplar a la mayoría de mis amigos jugando con la recién llegada. Sus minúsculos gorros de colores contrastaban con el blanco que había invadido cada rincón del entorno y nunca unas risas y muestras de alegría me habían causado tanta tristeza. Ni los generosos lagrimones que acudieron a mis ojos ablandaron a mi madre.Yo, no podía bajar a la calle. Y punto.

Recuerdo que abandoné el balcón. El orgullo de que mis amigos no me vieran llorar y la desdicha de no poder bajar a jugar a la calle, como ellos, pudieron más que el hecho de contemplar aquella visión casi fantástica...

Es una de las imágenes más tristes que, con toda nitidez, conservo de mi infancia:
La primera vez que vi la nieve y... no pude jugar con ella.


Maat



27 de marzo de 2009

Como ropa tendida


En un poema hay que extender la vida
al viento, al sol de la mañana,
a la vista de todos
como ropa tendida en el alambre.

Una pizca de vida es suficiente,
la camisa de un sueño, por ejemplo,
o el mantel de las últimas derrotas
o aquel pañuelo
que es como un resto de niñez, tan blanco,
tan diminuto, tan herido.

Los versos, hechos sangre, piel o músculo,
bien cogidos con pinzas, agitándose
en medio de los patios, a la luz,
como banderas sin ejército.
Así tienen sentido.

ENRIQUE GRACIA TRINIDAD



25 de marzo de 2009

La importancia del padrón...

En más de una ocasión he leído que, el escribir plasmando en un folio lo que sientes, desahoga. Y, en estos momentos, es lo único que pretendo. Dejar entre el teclado y el post de mi blog, un poco de la impotencia, tristeza y rabia que a lo largo del día he intentado amortiguar, pero sin mucho éxito.

Hoy, de una forma totalmente casual he conocido a Milagros.

Me encontraba en un pueblecito cercano a Valencia, realizando unas gestiones bancarias. La temperatura era bastante elevada para el mes de Marzo y, sedienta, he entrado en un kiosco a por una botella de agua. Estaba pagando mi compra cuando, a mi lado, he notado la presencia de alguien. Instintivamente me he girado y he visto a una señora mayor, con un aspecto lamentable.
Al mirarla, me ha preguntado si podía darle un poco de agua, pues tenía la boca seca. Inmediatamente, la dueña del kiosco le ha facilitado otro botellín y, mientras bebía, me he quedado observándola. Sus ropas estaban muy sucias, parte de sus cabellos estaban sujetos con una vieja pinza que, por los restos conservados, debió estar adornada con piedrecillas de colores; las manos, deformadas y coronadas por unas uñas larguísimas de luto y toda ella, envuelta en un aroma de no haber pasado por un baño en muchos días.

Ha sido un error por mi parte, en ese momento, no abandonar el local con mi botella de agua fresca.

Cuando ha terminado de beber, y después de guardar el frasco en la bolsa de plástico que llevaba colgada en un brazo, nos ha mostrado una fiambrera de dudoso color y con la tapa rota, a la vez que nos preguntaba.

-¿Sabéis si en algún sitio me podrían dar comida?

Inocente de mí, se me ha ocurrido preguntarle dónde vivía. Pensaba que se había extraviado y contemplaba la posibilidad de acompañarla hasta su casa.
Entonces, nos ha contado que llevaba unos meses viviendo en la calle, que al morir su compañero, le habían tirado del piso que ocupaba por no poder pagar el alquiler. Le he preguntado si tenía hijos, o familia próxima y me ha contestado que no tenía a nadie.

Estaba claro que no podíamos dejar así a esta señora y se me ha ocurrido llamar al Ayuntamiento de la población para consultar a la policía local lo que podía hacerse en este caso. Intentaba saber si existía algún sitio donde pudieran hacerse cargo de la situación. Todo, menos que esta buena mujer siguiera deambulando por las calles.

La dependienta del kiosco, a través de su móvil, me ha puesto en contacto con la policía, mientras ella seguía atendiendo a las personas que entraban en el comercio. Después de explicarles la tesitura en la que nos encontrábamos, me han dicho que me enviaban una unidad para ver que se podía hacer.

No han tardado ni cinco minutos. Cuando los dos agentes han bajado de su vehículo y han visto a Milagros, me han mirado y han sonreído. Ha sido mi primera sorpresa. Me esperaban algunas más.

La señora en cuestión era conocida por sus "escapadas" de centros dónde, en otras ocasiones, la habían acompañado. Para empezar, han intentado explicarme que si ella quería vivir en la calle, nadie podía impedírselo.

Lo primero que han hecho los agentes ha sido pedirle su DNI. La siguiente sorpresa estaba servida. Al abrir la cartera que llevaba "protegida" con arandelas de goma, varios billetes de dinero han ido cayendo al suelo. Había retirado del banco, esa misma mañana, el importe íntegro de su pensión.

Mientras uno de los policias le hacia algunas recomendaciones, el otro, consultaba con servicios sociales qué se podía hacer ... Yo, le había recogido del suelo el dinero y organizado en la cartera, con la completa seguridad de que allí, iba a durar muy poco tiempo.

Terminada la consulta, se me ha informado que no podían hacer nada por Milagros porque no estaba "empadronada" en esa localidad. Debo haber puesto cara de "lela" cuando el policía en cuestión me ha dicho: "y nuestra misión ha concluido".

Para entonces, la anciana ( 87 años) , se había sentado en un banco próximo a nosotros, y desde allí, no nos quitaba ojo, esperando -inútilmente- que le aliviáramos un poco la vida.

No contenta con la explicación facilitada, he apuntado la posibilidad de telefonear al Ayuntamiento donde estuviera empadronada pero, al parecer, esa tampoco era su misión, ni la mía -han añadido-. En un caso así, sólo podrían intervenir "sevicios sociales" (que incongruencia de nombre), pero siempre que fuera vecina de esa localidad...

El tiempo se me había echado encima. Viendo que nada más podía hacer, me he acercado a despedirme de Milagros con un gran pesar por dentro.

-¿Va a venir alguien a por mi? -me ha preguntado- (Era eso lo que le habíamos dicho que iba a pasar)

La voz se negaba a salirme cuando he intentando explicarle la situación:

-No, Milagros. No va a venir nadie. Usted no está empadrona aquí y por eso no pueden ayudarla.

-Entonces... me voy.

Mientras se agachaba a recoger su bolsa blanca -en la que al dejarle la cartera he visto un par de zapatillas, algo de ropa interior y unos pedazos de cruasanes- he balbuceado un "lo siento" y me he marchado.

No he tenido fuerzas para volverme y ver lo que ocurría a partir de ese momento. He deseado que a los policías, que permanecían en la acera mirándonos, en el último minuto, y antes de dejarla marchar a su suerte, se les ocurriera "algo" para mejorar su situación. Lo he deseado con todas mis fuerzas.

Camino de mi casa y después de despedirme también de la chica del kiosco, he recapacitado sobre las paradojas que a veces nos trae la vida. En pleno siglo XXI, en el que nos creemos y presumimos de estar muy avanzados, resulta que una mujer de 87 años, sin familia, sin hogar, puede deambular por las calles, mal vivir en ellas, dormir sin un techo que la proteja, estar expuesta a toda clase de maldades...pero no puede ser socorrida. Simplemente porque no pertenece al padrón de esa localidad. Para mí, inaudito. ¿Burocracia pura y dura? Tal vez...

Según la RAE:
1) Burocracia: Conjunto de normas, papeles y trámites necesarios para gestionar una actividad administrativa.
2) Burocracia: Complicación y lentitud excesiva en la realización de estas gestiones, particularmente en las que dependen de la administración de un Estado.

Habrá que cambiar ciertas normas... Lo antes posible.

Maat













24 de marzo de 2009

Y uno aprende




Después de un tiempo,
uno aprende la sutil diferencia
entre sostener una mano y encadenar un alma.

Y uno aprende
que el amor no significa acostarse.
Y una compañía no significa seguridad.
Y uno empieza a aprender...

Que los besos no son contratos.
Y los regalos no son promesas.
Y uno empieza a aceptar sus propias derrotas,
con la cabeza alta y los ojos abiertos.

Y uno aprende
a construir todos sus caminos en el hoy,
porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes...
Y los futuros tienen una forma de caerse a la mitad.

Y uno aprende
que realmente puede aguantar,
que uno realmente es fuerte,
que uno realmente vale...

Y después de un tiempo,
uno planta su propio jardín y decora su propia alma,
en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.

Con el tiempo aprendes
que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro
significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.

Con el tiempo aprendes
que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte,
puede brindarte toda la felicidad que deseas.

Con el tiempo aprendes
que si estás con esa persona sólo por acompañar tu soledad,
irremediablemente acabarás no deseando volver a verla.

Con el tiempo comprendes
que los verdaderos amigos son contados,
y que quién no lucha por ellos
tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas.

Con el tiempo aprendes
que disculpar cualquiera lo hace,
pero perdonar es sólo de almas grandes.

Con el tiempo comprendes
que sí has herido a un amigo de forma dura
muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.

Con el tiempo te das cuenta
que aunque seas feliz con tus amigos
algún día llorarás por aquellos que dejaste ir.

Con el tiempo te das cuenta
de que cada experiencia vivida con cada persona,
es única e irrepetible.

Con el tiempo te das cuenta
de que el que humilla o desprecia a un ser humano,
tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios.

Con el tiempo comprenderás
que apresurar las cosas o forzarlas para que pasen
ocasionará que al final no sean como esperabas.

Con el tiempo te das cuenta
de que en realidad lo mejor no era el futuro,
sino el momento que estabas viviendo, justo en ese instante.

Con el tiempo verás que,
aunque seas feliz con los que están a tu lado,
añorarás terriblemente a los que ayer estaban contigo
y ahora se han marchado...

Con el tiempo aprenderás
que intentar perdonar o pedir perdón,
decir que amas...decir que extrañas,
decir que necesitas...decir que quieres ser amigo,
ante una tumba...ya no tiene sentido.

Y uno aprende y aprende...
Y caca día uno aprende.
Pero desafortunadamente...
sólo con el tiempo.



(Poema atribuido por algunos a Jorge Luis Borges)




23 de marzo de 2009

No era amor


No era amor. Fue otra cosa.
Pero según murmuran en la ciudad aquella,
yo cometí el delito de inventarte una estrella,
y fue tuyo el pecado de ofrecerme una rosa.

No era amor, no era eso.
que se enciende en la sangre como una llamarada;
Era mirar tus ojos y no decirte nada
o acercarme a tu boca sin codiciar un beso.

Tarde para mi hastío,
tarde para tu angustia de mariposa en vano,
era como dos ciegos que se daban la mano,
como dos niños pobres, tu corazón y el mío.

Nada más. Ni siquiera
suspirar en la lluvia de una tarde vacía.
No era amor, fue otra cosa. No sé lo que sería.
Yo sé que es triste que nadie lo creyera.

JOSÉ ÁNGEL BUESA


22 de marzo de 2009

Un día de excursión...

Hoy, el día en Valencia ha amanecido precioso y con una temperatura agradable que invitaba a salir de casa. Y hemos salido. El sitio elegido para la excursión dominguera ha sido Moixent, concretamente a una zona conocida como El Bosquet, que alberga un embalse en un paisaje paradisíaco.




El Bosquet está situado en la Serra Grossa, a 3 kilómetros de Moixent y se accede a él a través de un barranco angosto y bello, conocido como de la Hoz.

En él, podemos disfrutar de un conjunto de altísimo interés hidrológico, constituido por la cuenca donde se recogen las aguas, los barrancos que las conducen, el embalse que las almacena, la presa que las contiene, las acequias que las distribuyen y las huertas y bancales que las aprovechan.





Esta obra de ingeniería hidráulica es del siglo XVIII. El embalse se encuentra en el centro de una hoya cerrada, entre los montes de El Picaio, sierra de la Talaia, Corvatelles y la Balarma.



De 100 metros de anchura, 200 metros de longitud y 8 metros de profundidad y una capacidad de 160.000 metros cúbicos, riega una superficie de 4,33 Ha.



Entre la vegetación de la zona podemos encontrar: pinos, arce común, fresno, brusco, las onónides fructicosa, aragonesa y campesina; zarzaparrilla, campanillas lineadas, alteas y en lugares húmedos se ve el traquelio azul, verbena y la yerbadoncella; en las zonas áridas las rudas del monte, hojas de lino, jaras, astrálagos, alfalfas y gramas.




La visita a este lugar ha sido gratificante. Es una zona muy tranquila, el único murmullo que se percibía era el de la ligera brisa que muy despacio se movía alrededor nuestro, mezclado con el canto de los pájaros, únicos dueños del entorno. La tonalidad de las aguas del embalse iba cambiando según se desplazaban de un lugar a otro, impulsadas por ese suave airecillo que jugueteaba en la superficie.




La vegetación que rodea al embalse reúne una cantidad variad
a de verdes que, adornados con los rayos del sol que los acarician, hace que luzcan más bellos todavía. El sutil aroma del romero, enredado con el de la hierba húmeda, completaba una estancia deliciosa. Por un momento he llegado a pensar que, de existir el cielo, debía ser algo muy parecido a este lugar.


Maat






21 de marzo de 2009

Sábado Literario


Últimas noticias llegadas a nuestra Redacción:

Según los recientes datos facilitados por el INE, el número de parados ha bajado considerablemente durante el mes de Marzo. De seguir a este ritmo, se prevé que a principios del otoño alcancemos el pleno empleo.


**********

Misteriosamente, los "sin techo" que ocupaban algunos de los rincones de nuestras calles, han ido apareciendo en una finca abandonada a las afueras de la ciudad, hasta donde han acudido el Conseller de Bienestar Social y un grupo de empresarios, quienes se han comprometido a impulsar el acondicionamiento tanto del edificio como de los jardines y huertos colindantes, para que ellos mismos cuiden y gestionen en un futuro.

**********

El Congreso de los Diputados en pleno, ha aprobado el Real Decreto-Ley 1/2009, de 2 Enero, de medidas extraordinarias por las que, las pensiones mínimas, de mayores de 65 años quedan equiparadas en 1.200 euros/mes, al igual que las pagas extras de Junio y Diciembre.

**********

Así mismo, se aprueba la colocación de un gran detector de mentiras en el hemiciclo, concretamente donde realizan las intervenciones sus señorías. Unas estridentes sirenas, acompañadas de brillantes luces rojas intermitentes, harán acto de presencia en cuanto alguna mentira "intente colarse" entre sus palabras.

**********

Aunque la noticia está pendiente de confirmación se espera que, a lo largo del día, y consciente de que los sábados literarios sin ella no son lo mismo, Mercedes se asome a su blog para dejarnos un beso con uno de sus sabores característicos.

**********

Agencia Bloggera, 21/3


Maat




19 de marzo de 2009

Poema al padre

Oye negra, ¿Te puedo hablar?
ya los chicos se han dormido
Así que, así que deja el tejido que después te equivocás

Hoy te quiero preguntar
Por qué motivo las madres amenazan a sus hijos
Con ese estribillo fijo de ¡Ah, cuando venga tu padre!

Y con tu padre de aquí y con tu padre de allá
Resulta que al final al verme llegar a mí
Lo ven entrar a Caín y escapan por todos lados
Y yo, que vengo cansado de trabajar todo el día
recibo de bienvenida una lista de acusados

Tú empiezas con tus quejas y yo tengo que enojarme
Igual que hacía mi padre al escuchar a su vieja
Entraba a fruncir la ceja apoyando a ese fiscal
Que en medio del temporal se erigía en defensora
Lo mismo que tú ahora que siempre me dejas mal

Si los perdono, ¡que ejemplo! ¡es así como los educas!
Si los castigo, ¡no tienes sentimientos!

A mí, a mí que llegué contento y no tuve más remedio
que poner cara de serio
Y escuchar tu letanía

A mí, a mí que me paso el día
pensando en jugar con ellos
yo sueño en llegar a casa y olvidarme del trabajo
de la gente y de todo lo que pasa

Los hijos son la esperanza
y el porqué de nuestras vidas

Por eso nunca les digas ¡ah, cuando venga tu padre!

No quiero encontrar culpables
quiero encontrar alegría
que no me pongas de escudo como lo hacía mi madre
que consiguió que a mi padre lo imaginara verdugo

El llegaba y te aseguro que se acababan las risas
Y en lugar de una caricia o hablarle como a un amigo
lo miraba compungido presintiendo una paliza
y el pobre que me entendía, sacudiendo la cabeza
escuchaba con tristeza lo que mi madre decía
Y que él, y que él de sobra sabía

Que con éste no se puede, que me pinta las paredes,
que trajo las suelas rotas, que la calle, la pelota,
que me saca canas verdes
¡a la cama sin cenar! Aburrido me ordenaba
mi madre me consolaba y yo, yo lo culpaba a él
a él que había llegado recién de trabajar, cansado
y ya lo había amargado con todas mis travesuras
los hijos nunca analizan el sentimiento del padre
porque el brillo de la madre es tan fuerte que lo eclipsa
sólo hacemos justicia cuando nos toca vivir
a nosotros su problema



ay, si mi padre viviera ¡que recién lo comprendo!
Y por qué nunca me dijo lo mucho que me quería
Si hoy yo sé cuanto sufría al ver enfermo a su hijo
Por qué me miraba fijo el primer pantalón largo
Y sé que, hasta me habrá besado cuando yo
estaba dormido.

Hoy que todo lo comprendo
Por qué no estás a mi lado
Por qué no estás ahora para besarte más fuerte
Viejo lindo
Y ofrecerte mi cariño a todas horas
Ves a tu hijo que llora, pero llora con razón
Porque te pide perdón pensando en aquellos días
En que ciego no veía que eras puro corazón
Déjame negra que llore, es tan lindo desahogarse

En fin, veamos que hacen nuestros
Futuros señores. Mira esos pantalones
Tápale un poco a la nena
Si, si ya sé, no me lo digas
Hoy se fue a la calle sola
Acuéstate rezongona, mañana será otro día.

HÉCTOR GAGLIARDI

16 de marzo de 2009

Paquita

Paquita es alta, de andares desgarbados y su pelo luce el blanco puro de la nieve. Pasa de los ochenta años pero en su rostro aún se dibujan los trazos de una belleza serena. Es de esas personas a las que miras y piensas: "Esta mujer debió ser muy guapa en su juventud".

Fue una de las primeras personas que conocí cuando, al casarme, vine a vivir al barrio donde todavía resido. De personalidad abierta, no dudaba relatar en cualquier sitio su último viaje, su intensa tarde de baile, o cualquier anécdota que ella consideraba interesante. Y cuando digo cualquier sitio me refiero a la panadería, o a la "cola" de cualquier puesto del mercado que tenemos en la zona y en el que tantas veces he coincidido con ella.


Su carácter es envidiable. Gracias a él ha ido encajando los dramas que el destino le ha puesto en su camino, tales como la muerte de su esposo, con el que vivió feliz durante muchos años, -esas son sus palabras-y el durísimo golpe de perder en un accidente a su única hija y a su yerno, a partir del cual, su existencia se volcó en el cuidado y crianza de su nieta de corta edad. Éso le dio sentido a su vida, demasiado marcada por la tragedia.

Paquita es una especie de matriarca entre sus vecinos que, como ella, se han ido haciendo mayores juntos. Hace unos años la conocí más a fondo. Fue gracias a un trabajo que realicé para el Instituto Nacional de Estadística, por el cual, tenía que visitar muchos hogares de la zona entregando la documentación para el censo. En cuanto se percató de mi misión no lo dudó un momento:

-Yo te acompañaré a algunas casas. Si vas sola no te abrirán la puerta...

Se ilusionó por mi trabajo casi más que yo misma. Cada día quedábamos para el siguiente y ahí estaba ella preparada, puntual y con la alegría contagiosa que la envolvía. Viví momentos muy entrañables con mi ocasional embajadora y sus vecinos, personas ya con una edad, que me demostraron cuanto la apreciaban.

Hace unos días, salía yo del mercado con mis compras cuando la vi en los contenedores de la basura que utilizan los vendedores para depositar los desechos de sus mercancías. En principio pensé que había acudido allí para lo contrario de lo que estaba haciendo. Pero observé que, con sumo cuidado, "recuperaba" las hojas de lechuga que a ella le parecían aprovechables. No daba crédito a lo que mis ojos contemplaban. Al llegar junto a ella la saludé y, seguramente, en mi rostro se esbozaba un asombro mal disimulado porque enseguida comenzó a explicarme:

-Con éstas hojas me hago unos hervidos muy buenos para cenar. No estamos para tirar comida...

Como otras muchas veces que nos hemos encontrado, acabamos sentadas en un banco del jardín que está enfrente del mercado. Su conversación seguía siendo muy atrayente y amena. Y le dejé que me contara...

Su nieta, independizada desde hacía dos años, llevaba varios meses en el paro, al igual que el novio, que trabajaba en la misma empresa y que, como tantas otras, ha cerrado sus puertas. Situación que les ha dejado arrasadas sus ilusiones y una hipoteca ineludible en el banco.

-Les ayudo un poco con mi pensión. Ellos la necesitan más que yo. No quiero que pierdan su piso...

Esas fueron algunas de sus frases que me llegaron al alma.

Después de un rato de charla, nos despedimos. Por arte de magia, las acelgas que yo había comprado estaban acompañando en esos momentos a las hojas de lechuga recicladas por Paquita, camino de su casa, sin que ella se hubiese dado cuenta del truco.
Las bolsas de mis compras pesaban más que cuando salí del mercado, o al menos eso me pareció. Pesaban demasiado si las comparaba con las de mi amable embajadora.

Por un momento, las flores que con fuerza lucían ya sus colores de primavera en el jardín que me separaba de mi casa, se nublaron. Unas lágrimas de tristeza e impotencia acudieron a mis ojos. No pude evitarlas.

Pasaron varios días en los que no volví a verla. Extrañada, me acerqué hasta su casa para interesarme por ella. En el portal coincidí con una vecina suya quien me dijo que, de momento, ya no vivía allí. Que había empezado a "hacer cosas raras", que confundía el día con la noche, que salía a limpiar la acera de madrugada y que, algunas veces, apoyada en el patio de la finca, esperaba a que su esposo regresara del trabajo para comer juntos...

Imagino donde vivirá ahora. Ojalá esté rodeada de personas que la cuiden, que la quieran y que, sobre todo, le proporcionen algo de esa alegría que ella ha derrochado siempre. Se lo merece. Y mucho.

Maat










14 de marzo de 2009

Sábados Literarios

Bueno, amigos... Después de mucho consultar, mirar, rebuscar y,





a pesar de estar viejito, sólo me ha convencido el siguiente anuncio:





Feliz e intenso finde.

Besotes.

Maat




12 de marzo de 2009

Premio Sentimiento


Esta semana he ido de sorpresa en sorpresa. La última, el premio que Sea me ha regalado y que lleva un nombre precioso: Premio Sentimiento.

Muchas gracias Sea, de corazón. ¿Qué sería de nosotros sin ellos, los sentimientos?

El blog de Sea es:
http://sirens-sea.blogspot.com/


A mi vez, elijo los siguientes Blogs para que disfruten del premio:


Blog de Mª del Carmen Polo http://lesamandiersfleurissaientrouge.blogspot.com/

Blog de Estela http://cuentosestela.blogspot.com/

Blog de Pande http://niunpuntitosomoseneluniverso.blogspot.com/

Blog de Izara http://izaratiegui.blogspot.com/

Blog de Marina http://mandalandrea.blogspot.com/


Un besote grande para todos.


Maat

Cómo decir ...


Cómo decir de pronto:
tómame entre las manos,
no me dejes caer.Te necesito:
Acepta este milagro.
Tenemos que aprender a no asombrarnos
de habernos encontrado,
de que la vida pueda estar de pronto
en el silencio o la mirada.
Tenemos que aprender a ser felices,
a no extrañarnos
de tener algo nuestro.
Tenemos que aprender a no temernos
y a no asustarnos
y a estar seguros.
Y a no causarnos daño.

JULIA PRILUTZKY














11 de marzo de 2009

Gente guapa


El día de ayer para mí fue intenso blogueramente escribiendo. Por un lado, tuve que encajar la sorpresa -siempre agradable- de que me llegara un premio "repe"(Palabras como rosas). Por otro, recibir con todo cariño el recién galardón creado por Mercedes que encabeza esta entrada, y que comparto con otras personas cuyos nombres exhibo junto a la rosa.

Los premios, llevan implícito el tener que otorgarlos a otras personas que creas merecedoras de los mismos, publicarlo y comunicárselo por medio de mensajes en sus blogs; de ahí la intensidad del día. Porque metida en esa rueda de visitas, fui empapándome de lecturas fascinantes, poemas bellísimos, ideas dignas de tenerse en cuenta, y mil cosas más que hacen que el tiempo transcurra sin apenas darte cuenta y que convierte esa misión en algo apasionante.

Mi más sincera felicitación a las premiadas y un mensaje a la "inquieta" Mercedes:

-Pá gente guapa....tú.



Maat



10 de marzo de 2009

Premio Palabras como Rosas


han otorgado a mi blog el premio Palabras como Rosas, hecho que acepto con todo agradecimiento y la sencillez que puede generar el corto camino avanzado en mi juntar de letras y sentimientos. Es un estímulo para el objetivo que tengo propuesto, aprender cada día, un poco más.


Según las bases establecidas, ahora tengo que ser yo quien elija otros cinco blogs.

Y son:

http://personalycompartido.blogspot.com/ Blog de Manuel Miguel Jiménez

http://www.conplumaypapel.com/ Blog de Miguel Ángel Moreno

Un fuerte abrazo para cada uno de vosotros. Y ... nos seguimos leyendo.


Maat

9 de marzo de 2009

Aniversario

Hace un par de días llegó mi hijo a casa a la hora de comer. Entró en la cocina y rodeándome con un entrañable abrazo susurró:

-mmmmmm ¡que bien huele lo que estás cocinando! (esto ya me hubiera bastado) y prosiguió:
- que calor de hogar tan agradable se percibe al entrar en esta casa...

Ni ofreciéndome la orquídea más preciosa que pudiera existir, habría conseguido mejor efecto que el que me produjeron sus palabras (incluido el abrazo)

Es curioso que, en ocasiones, estimamos más a las cosas y a los hechos cuando dejamos de disfrutarlos con la asiduidad a la que estamos acostumbrados. Mi hijo, ha llegado a casa miles de veces, pero ahora valora más el aroma de mis guisos y el ambiente que se respira en la casa. Y a mí, sus muestras de cariño me derriten mucho más que cuando era soltero y lo tenía a mano para achucharlo con la frecuencia que deseaba.

Ahora, a él le corresponde representar el papel que la vida le ha asignado y que durante tantos años llevamos ensayando. Y a mí, desde el patio de butacas, reír con sus alegrías, entristecerme con sus penas, apoyarle cuando se le atasque el guión y elogiarle en sus logros.

Hoy hace dos años que se casó. Y hoy hace dos años, que dejé encendida esa crucecita verde que hay en las farmacias de guardia indicándonos que "están" allí para lo que necesitemos. Porque en eso nos convertimos los padres, en farmacias de guardia 24 horas al día. Para cuando nos necesiten. Por lo menos es lo que yo siento.

Fran, sé que todos los días entras en mi blog. Aunque esta mañana ya te he felicitado, quiero enviarte un abrazote desde aquí y decirte que mañana prepararé un menú especial para cuatro comensales...

Os quiero un montón.

Maat




8 de marzo de 2009

Te necesito a ti


¡Te necesito a Ti, sólo a Ti!
Deja que lo repita sin cansarse mi corazón.
Los demás deseos que día y noche me embargan
son falsos y vanos hasta sus entrañas.
Alineación al centro
Como la noche esconde en su oscuridad
la súplica de la luz,
así en la oscuridad de mi inconsciencia resuena este grito:
¡Te necesito a Ti, sólo a Ti!

Como la tormenta está buscando la paz
cuando golpea la paz con su poderío,
así mi rebelión golpea tu amor y grita:
¡Te necesito a Ti, sólo a Ti!

R. TAGORE



7 de marzo de 2009

Sábado Literario

Me acuerdo que formábamos un buen grupo de amigos. Nos unía el hecho de que nuestros hogares estuviesen en la misma acera de la calle. Por las tardes, cuando terminaba nuestro horario escolar y después de pasar por casa a recoger la merienda, nos íbamos reuniendo en la Gran Vía, un precioso jardín ubicado en la puerta de nuestras casas. Todas las "actividades extraescolares" las vivíamos allí, al aire libre y entre unos enormes árboles, plantas y flores variadas. Recuerdo de forma peculiar un gigantesco Eucalipto al que yo le tenía mucho cariño, pues sus frutos, una especie de farolitos verdes, los utilizaba mi padre (fumador empedernido) por sus propiedades balsámicas para hacer inhalaciones. Durante un tiempo, creí que "eso" iba a curarle su tos matutina. De ahí mi afecto.

A lo largo de la tarde eran muchos juegos los que ocupaban nuestras horas. Balón tiro, el pañuelo, moros y cristianos, policías y ladrones, levanto la malla, saltar la comba... Esto último, en raras ocasiones, pues los chicos eran bastante "patosos" brincando y terminábamos discutiendo...

Muchas tardes, cuando ya el sol decidía retirarse, acudían nuestras madres con bocadillos para la cena. Entonces, apelotonados en uno de los espaciosos bancos marrones del jardín y mientras dábamos cuenta de los bocatas, nos relatábamos las incidencias del día, nuestras respectivas, en otro banco, conversaban de sus cosas.

Algunas noches el broche de oro consistía en ir a una heladería próxima, "Los Italianos", y deleitarnos con sus exquisitas especialidades. Yo siempre elegia un cucurucho de fresa y nata. Insuperable.

Evocar esta etapa de mi vida me ha enternecido. Por un momento he pensado que sería mágico convertir nuestra existencia en un juego, por ejemplo el de "la malla". Me lanzaría con todas mis fuerzas hacia ella y, alcanzándola, gritaría aquello de:

"levanto la malla por mí y por todos mis compañeros"

Y, ya todos a salvo, emprenderíamos de nuevo el juego.

Maat


5 de marzo de 2009

Encuentro con premio

La verdad es que deseaba ver en el blog de Mercedes su relato de la entrega de premios del concurso de cuentos "Contando en igualdad", en el que le otorgaron el 2º premio por su "Acacia y el viento". Es exquisito.

Ese interés radicaba en que, al estar presente en la celebración, también quería describiros como viví esa maravillosa experiencia. Y voy a ello...


Faltaban pocos minutos para las 11,30 cuando llegué al salón de actos del Colegio Emilia Pardo Bazán. Nada más entrar en la estancia vi a Mercedes rodeada de cámaras, cables y gente de prensa realizándole una entrevista para la TV local. La primera impresión que me dio al verla fue que, en persona, está mucho más joven de lo que parece en las fotos de su blog. Se la veía feliz, contestando con toda naturalidad, como si hiciera todos los días eso de ponerse delante de una cámara de TV.

Busqué con la mirada por el resto del salón la presencia de Ramón que, imaginé, estaría por allí. Lo vi enseguida, sentado y con un ejemplar del libro de los cuentos entre las manos. Me acerqué y lo saludé. Se llevó una gran sorpresa cuando le dije quien era. Al concluir Mercedes con los chicos de la prensa se unió a nosotros. En unos segundos, estábamos fundidas en un sentido y cálido abrazo. Lo recordaré siempre.

Y empezó la fiesta.

Llegaron los niños de 3º de Primaria y algunos de ellos tomaron asiento en el escenario, pues estaba previsto que hicieran una lectura
escenificada de la obra ganadora. Disfrutamos de verlos y oírlos. Los cuentos, en boca de los niños, adquieren una nueva sonoridad.

Una vez finalizada la representación, la Consejera de Empleo y Mujer de la Comunidad de Madrid, Paloma Adrados Gautier, procedió a la entrega de los galardones. Emocionados, compartimos el momento con Mercedes.

Después de unas palabras de Paloma, en las que resaltó la importancia de una Educación en Igualdad para nuestros niños/as, se dio por concluido el acto. Llegó el momento de las felicitaciones y os aseguro que Mercedes, recibió muchas y algunas de ellas "dignas de grabarse". Pero no íbamos preparados. Aunque ella, seguro que guardó en su corazón y para siempre, las cosas tan bonitas que le dijeron acerca de su cuento. Todas merecidas.

Me causó una impresión muy agradable el libro que ha editado la Consejería con los tres cuentos ganadores. Entre los asistentes al acto se encontraba la maquetista del mismo, Graciela Varela, a la que felicité por su trabajo y con la que mantuvimos una agradable charla después, mientras tomábamos un apetitoso y distinguido aperitivo que habían preparado en el Colegio.

Ya en la calle, Mercedes "nos invitó" a comer a Ramón y a mi. Para celebrar el premio, -nos dijo. Paseando y envueltos en una animosa charla, atravesamos varías calles del distrito de Lavapiés, antiguo barrio judío, recordado por sus famosas corralas, y que hoy día goza de un aire bohemio y multicultural.

Las pocas horas que estuvimos juntos os aseguro que las disfrutamos. Hablamos de muchas cosas, hasta recibimos alguna lección del profe, e incluso tuvimos tiempo para las confidencias...

Cuando desde el taxi que me iba a llevar a la estación les di mi último adiós, sentí que me había sabido a poco, que el tiempo pasó rápido, pero fue el suficiente para conocernos algo más y poder llevarme un pedacito de ellos alojado en mi corazón.

Antes os hablaba del libro de cuentos. He montado un pequeño vídeo con él. Para que podáis haceros una idea de lo bonito que ha quedado. Las ilustraciones son de Carmen Sáez Díaz.

¡
Disfrutadlo!

video

4 de marzo de 2009

Es tan poco



Lo que conoces
es tan poco
lo que conoces
de mí
lo que conoces
son mis nubes
son mis silencios
son mis gestos
lo que conoces
es la tristeza
de mi casa vista de afuera
son los postigos de mi tristeza
el llamador de mi tristeza.

Pero no sabes
nada
a lo sumo
piensas a veces
que es tan poco
lo que conozco
de ti
lo que conozco
o sea tus nubes
o tus silencios
o tus gestos
lo que conozco
es la tristeza
de tu casa vista de afuera
son los postigos de tu tristeza

el llamador de tu tristeza.
Pero no llamas.
Pero no llamo.

MARIO BENEDETTI

3 de marzo de 2009

Exposición del Ninot (un "aperitivo" de fallas)

Hay varías formas, siendo valenciana, de vivir las fallas. Bajo mi punto de vista, el mejor modo de disfrutar de estas fiestas es pertenecer a una comisión fallera. Como ese no es mi caso, cada año intento gozar de los actos preferidos dentro del programa fallero. Uno de ellos es la Exposición del Ninot. Os cuento...

En 1934 el Ayuntamiento de Valencia convocó un concurso de ideas para introducir nuevos festejos en la Semana Fallera. En ese marco, Regino Mas, artista fallero y miembro destacado de la Asociación de Artistas Falleros, efectuó una propuesta que llevaba por título "El indulto del fuego" que inspiraría la celebración de las primeras exposiciones de ninots de fallas, así como el indulto del ninot que obtuviera el mayor número de votos en un escrutinio popular.

En la Exposición del Ninot, se encuentra uno de ellos por cada falla de las que se plantarán en las calles de Valencia, agrupadas por secciones. Uno entre todos y por votación popular, será indultado del fuego (uno de las fallas infantiles y otro de las grandes).

Esta tarde, pluviosa en Valencia, he visitado la Exposición y os he traído algunas imágenes para que, de alguna forma, los disfrutéis también. De momento, en foto.

Comienzo por las fallas infantiles. Se han presentado un total de 382 ninots. Las fotos tienen su inconveniente, ya que este año, por primera vez, se encuentran protegidos en urnas de cristal que no facilitan nada la toma de imágenes, aunque entiendo perfectamente la medida tomada. Lamentable.


Falla Doctor J.J. Domine-Puerto




Falla Quart-Palomar
Artista: Carlos Borrás Cabo


Falla Avenida Malvarrosa-Ponz Cavite
Autor: Sergio Gómez



Falla Na Jordana
Artistas: Vicente Llácer y José Luis Santes

(La falla celebra este año su 125 aniversario)



Y ahora, os muestro el ninot que se ha llevado mi voto



Se trata del ninot de la falla Exposición-Micer Mascó



Realizado en el taller de Joan S. Blanch.

Y ahora, dejad que os muestre algunos de los ninots de las fallas "grandes", (también 382) a través de los cuales podréis comprobar que la inventiva de los artistas falleros no tiene límites y que nadie está a salvo de esa crítica mordaz que, convierte a nuestros personajes públicos, en unos jocosos ninots, hechos con tanto cariño que, incluso a los interesados, les arrancan sonrisas. Es un verdadero honor que a uno le "saquen" en una falla. Es lo que suelen decir cuando se ven...


La falla Serranos-Plaza Fueros, presenta a una Conquistadora, Rita Barberá,
hipotéticamente agasajada por la "mora" de la Vega,


con una bandeja de dulces típicos valencianos, que los enamorados
se regalan el día de la Comunidad Valenciana (9 de Octubre), pero
esto parece que es...


El artista es Toni Fornés


La falla La Vall d'Albaida-Canal de Navarrés,
nos muestra a un "Solbes", vestido de torero, saludando al tendido...


El artista es Ramón Espinosa



Finalmente, varías imágenes del ninot a quien he otorgado mi voto



Pertenece a la falla Quart-Palomar



El artista es Fede Ferrer.



Hasta aquí, el pequeño aperitivo fallero. A partir del día 15, estos ninots ya estarán en su falla correspondiente esperando ser admirados por todo aquel que viva la fiesta.

Los que resulten más votados, pasarán a formar parte del Museo Fallero, lugar donde se encuentra la totalidad de los ninots indultados durante todos los años que lleva celebrándose ésta exposición.

Y ya sabéis. Solo faltan 12 días para que las calles de Valencia se conviertan en un espectáculo de luz, color, alegría, flores, música y sobre todo, pólvora. Porque en mi Comunidad, la pólvora, es sinónimo de fiesta.

¿Os animáis? Estáis invitados.

Maat