30 de septiembre de 2009

Robo de datos a domicilio


Esta claro que vivimos en el país de la picaresca y que estamos en plena era del "todo vale". Cada una de las precauciones que tomemos para que no nos estafen son pocas, y aún así, lo hacen. O por lo menos lo intentan. Ayer, un joven trajeado oliendo a perfume caro y con muy buenos modales llamó a la puerta de mi casa. Le observé unos segundos a través de la mirilla y como buen vendedor de puerta fría imaginó que yo estaba allí. O mi vecina, a la que había llamado un poco antes . Levantando la voz y para quien quisiera oírlo anunció:

-Soy de la empresa.... (y pronunció el nombre de mi suministrador de gas)

Ante la familiaridad del nombre cometí el error de abrir mi puerta.

-Buenas tardes señora. Soy de la empresa....y quería hacerle "sólo" una pregunta. ¿Recibe usted todavía la factura del gas con este dibujito?

A la vez que me formulaba la pregunta me mostraba una factura idéntica a la que yo recibo mensualmente.

Asentí. Ya no era una pregunta tan solo. Había más.

-Pues si aún recibe ese formato es que no le están aplicando el descuento...

-¿Puede decirme si en su factura aparece este 3.1 ?

Ya me había enredado. Ahora tocaba ausentarme a buscar mi factura y dejarlo allí plantado con mi puerta abierta o, casi peor, facilitarle la entrada en mi hogar.

Dentro de la tontuna tuve un poco de lucidez y le propuse que cuando terminara de visitar a mis vecinos volviese y para entonces yo la tendría preparada...

Lo que hice fue llamar por teléfono a mi empresa suministradora y preguntarles si un agente suyo podía estar pasando una oferta de mejora de condiciones por mi barrio.

Me pidieron que les explicara lo que había hablado con el supuesto agente. Al decirle que este, necesitaba saber algunos datos del titular de mi factura para aplicar unos descuentos, la señorita que me atendía, con la mayor de las amabilidades ataviada de cierta sorna me explicó:

-Nosotros, como empresa suministradora de ustedes, tenemos todos sus datos en nuestros ficheros. No necesitamos acudir a su puerta a pedírselos. Ningún agente nuestro hace ese "trabajo". Alguien está tratando de obtener información de usted con engaños...

La lógica era aplastante. Me habían echado el anzuelo del "descuento" y casi me hicieron "picar".

Le deseé la mejor de las tardes a mi aclaradora de ideas y esperé...

A los pocos minutos el timbre de mi puerta volvió a sonar.

-¿Tiene usted ya preparada la factura?

-Ni yo tengo la factura preparada ni tú eres de la empresa que me has dicho. No me gusta que me engañen, y menos, que vengas hasta mi casa a molestarme.

El joven, muy bien entrenado, ladeando la cabeza y con gesto picarón muy lejano al mosqueo, me respondió:

-De verdad, ¿no le interesan mis descuentos?

Con un solemne NO cerré mi puerta.

Y como una es así de tontorrona aún sentí lástima por él. Mi cabreo lo dirigí a la empresa que lo tiene contratado y que es la que le obliga a hacer las cosas así de mal. Porque detrás de toda esa parafernalia hay otra empresa de gas, intentando pescar clientes como sea. Aunque sea fraudulentamente; y valiéndose de unos jóvenes que necesitan abrirse camino en el mundo laboral, a los que hacen creer que un buen traje, un perfume caro, y una forzada sonrisa, cubren objetivos. De pena.

Maat






17 comentarios:

Annick dijo...

Esa guerra entre compañias de gas , la padeci hace unos meses ; y como unos pocos memos de la communidad de vecinos se dejaron enrollar , tuvimos que cambiar de empresa( por eso de la mayoria de votos en las reuniones )
En cuanto a contestar a las llamadas a la puerta , no lo hago nunca .Si alguien quiere verme que me llamen antes por telefono .Parece dractico , pero es mejor ( soy una persona mayor ...jajaja)

Besos desde Málaga.

Ardilla Roja dijo...

jajaja, muy bien hecho.

Hola Maat.

Yo por sistema no atiendo a nadie. En cuanto me dicen si tengo un minuto les digo que no y cierro la puerta. He aprendido a ser estúpida porque oye, si yo no voy a ninguna puerta a molestar, no me gusta que vengan a hacerlo a la mía. Eso de que me quieran dar sopas con cucharón, no lo aguanto.

Lo mismo ocurre con las encuestas telefónicas o cuando me llaman para decir que vaya a recoger un premio. ¡Si yo no he comprado papeletas!.

Qué cansinos y qué sinvergüenzas son algunos.

Un abrazo

Teresa Cameselle. dijo...

Lo sé, yo también me las he visto con ellos, me pasa como a ti, que me indigno y los echo con cajas destempladas.
Pero mira, a ver si con eso conseguimos que cambien de "estrategia" y aprendan a respetarnos.
Un beso.

tag dijo...

Pues vaya casualidad, Maat.
A mi me han venido hoy con el mismo cuento, pero con la factura del telefono.
Y fijate si estan "enteraos" que me pregunta ¿Tiene Ono o Telefonica? Pues enseñeme la factura a ver si tiene este codigo para poder aplicarle el descuento.

Ya hace tiempo me vinieron los del Gas, y en otra ocasión los de Iberdrola.

Como ya me sé el percal, les digo que no me interesa y se acabó.
Pero a diferencia del tuyo, tan amable y educado, los mios de hoy, pues venian dos, no me han inspirado ninguna confianza.
A buena hora me meto a buscarles ninguna factura y me los dejo en la puerta solitos.

En el banco me contaban los clientes incautos cantidad de anecdotas de este tipo, así que a mí ya me pillan "resabiá".

Pues aunque no te lo creas, todavia hay un monton de gente que les saca la facturita.

Besitosd

GRACIANA PETRONE dijo...

HOla! Ja ja! realmente no existen diferencias entre las sociedades de los países del mundo., Este relato puede amoldarse a mi país o a cualquier otro de latinoamérica soin mayores problemas. Se trata de códigos, valores...que parecen que se han perdido.
Te invito a que visites mi blog y te envñio saludos desde Argentina. Graciana.

Lujo dijo...

Hola Maat,
Bona nit,
Me has dejado alucinada con lo que te ha pasado. Menos mal que no te llegaron a engañar...
Tienes toda la razón, en estos momentos de crisis hay empresas que no tienen escrúpulos y se aprovechan de personas que están en desempleo.
Hoy me comentaban que en una zona "de mucho dinero" de mi ciudad, ofrecían trabajar 6 horas a la semana limpiando una casa por 128€ mensuales.
El anuncio lo puso ayer, y esta mañana a las 8:00h ya estaba cubierto. O.O
Mi niña, las cosas se están poniendo muy mal....
Abrazotes enormes!!!!!
Pd: Dulces sueños.

Adolfo Payés dijo...

Pues que decirte, de llamar a la empresa de gas. Fue lo mejor que hayas hecho. Por que como muy bien lo dices. en estos tiempos no se sabe..

Suerte y que no vuelvas a pasar por esos sucesos..

Un abrazo con mis
Saludos fraternos de siempre...

Neogeminis dijo...

No sería ese el mayor problema..El verdadero peligro es que le abras la puerta a un desconocido que puede ser un ladrón aparentando ser lo que no es.Hay que ser muy desconfiada!...yo sólo abro la ventana de la puerta, nunca la puerta en sí.

Me alegro que hayas reaccionado a tiempo y no te hayas dejado engañar.

saludos.

TriniReina dijo...

Hace unos días me pasó algo igual, pero me mostraban la factura de Telefónica.
-Recibe usted esta factura?
no, a mi me la mandan por e-mail...
(Esto lo descolocó un poco:)
Luego...
-Pero no le hancen descuentos...
Sí, porque mi marido está en Paro y a los parados que lo justifiquen les hacen descuento...
(Esto lo hizo volverse escaleras abajo)

La verdad es que la culpa la tienen las empresas con hambre de clientes, que ya no saben qué idear para captarlos y se han pasado a la semi-estafa.
En fin, mientras las leyes lo permitan...

Besos

Manolo Jiménez dijo...

Tiempos en los que todo está justificado. Tiempos revueltos en los que con cualquier excusa engañan al primero que se deje.

Y lo que nos espera.

Abrazos.

RMC dijo...

Es cierto, vivimos en el pais de la picaresca, y como no tomemos precauciones los engaños aumentaran de forma alarmante, sobre todo en las personas mayores.

Conozco varios casos, entre ellos el intento de cambiar los contadores de gas por unos nuevos digitales, te piden 600 euros y con la ultima factura de la compañia en la mano, realizan una llamada a un telefono, el cliente cree que llaman a la compañia y en realidad llaman al complice, en cuando cobran hacen como si bajaran a cambiar los contadores
y se esfuman.

Lo malo es que lo denuncias a la nacional, pero no aparecen.

Un beso
RMC

Quien Sabe... dijo...

La verdad es que era no solo para cerrarle la puerta era para llamar a la policia.
Yo vengo de un país donde eso que te paso es la orden del día y aprovechan mientras tu con todas tus buenas intensiones vas a buscar la factura para robarte o secuestrarte. Por eso es que yo no confio en nadie que me venga a tocar la puerta del piso en nombre de ninguna empresa con la cual tengo contratado un servicio.
Hay que estar pendientes con esta gente porque segun me he enterado esto lo hacen tambien con empresas de telefonia y van y te toman todos los datos, luego ellos te dan de baja de la empresa en la que estas y te comienzan a facturar ellos y te amarran con un contrato.
Besitos

norma dijo...

Realmente da pena de lo que se valen para inmiscuir sus narices en las casas. Hay que tener muchisimo cuidado, porque estos tipos que no tienen naaaada que hacer, estan un tiempo preparando la trampa que luego emplearán para hacer caer a gente como la gente. A tí te ha ido lo mas bien pero puede haber personas mayores que se creen la mentira y pueden ser estafados.
Un beso, adiós.

Guada G Narbaitz dijo...

Yo vivo en un primer piso, asi que hace tiempo mi política ante la gente que me toca el timbre es la siguiente:estoy esperando a alguien? Si - bajo. No - miro por la ventana. Lo conozco? Si - bajo. No - sigo con lo mío. Y así. A lo mas que puedo llegar a hacer si tengo una duda sobre sus intenciones es abrir la ventana y gritar mis preguntas cual vecina de pueblo, jamás la puerta de calle.

Mimí dijo...

Pues creo que eso es de lo más suavecito que te puede ocurrir.
Lo del cambio de gomas o tomar medidas en las casas,continúa ganando adeptos y éstos mucho dinero.
Un abrazo

Mimí dijo...

Llegué a este post y comenté, luego me he dado cuenta de que es como charlar con un grupo de vecinos, jejeje, además conozco a casi todos los conversadores.

Hasta luego

Maat dijo...

Gracias a todos por compartir vuestras experiencias y por los consejos vertidos en los comentarios.
Parece ser que estamos rodeados de malandrines.

¡Mucho ojo!

Reparto general de abrazos.

Maat