5 de junio de 2009

Pacientes...

Juan acaba de cumplir 86 primaveras y es tío de mi esposo. Hace algo más de dos años, detecté en su ojo derecho una ligera telilla que, partiendo del lagrimal comenzaba a invadir la parte blanca del ojo (esclerótica, se llama). Él, no se había dado cuenta y, al preguntarle si le molestaba me confirmó que no. Ante la duda de si esa nueva inquilina ocular iba a tener o no importancia solicité consulta con su médico de cabecera. Lógicamente nos remitió al oftalmólogo. Cuando el galeno especialista nos confirmó que había que extirparle esa especie de velo, pues corría el peligro de perder la visión de ese ojo, ya habían transcurrido cerca de tres meses. Ese mismo día, se tramitó la solicitud de la intervención y con un: "ya les citaremos por teléfono..."nos despedimos del sufrido Centro de Especialidades. Me fui contenta por haber consultado, a mi modo de ver, a tiempo.



Pasaban los meses sin recibir noticia de la esperada intervención. Consulté en varias ocasiones y siempre me decían lo mismo:" Hay saturación en los quirófanos...", "Se sigue un riguroso orden...", "Se dan paso a las urgencias...". Perder la visión de un ojo, parecía no ser muy urgente. (Porque no es el de ellos, claro)

"Afortunadamente", a finales del año 2007, se nos propuso incluir a Juan en un programa "choque" para descongestionar los quirófanos de la Seguridad Social. Esto significa que te dan la opción de acudir a una clínica privada donde, se supone, te intervienen más pronto... Aceptamos. Y ya han pasado 17 meses de aquella proposición indecente; y lo es, por deshonesta y falsa. De celeridad, nada.

Juan estaba hoy citado para realizarle una analítica y un electro, pruebas necesarias en el protocolo de la operación. Al terminar, me he dirigido al mostrador que atienden a los "pacientes" y a la señorita de turno le he formulado la pregunta del millón:

-¿Tiene idea de cuándo van a llamar a mi tío para operarle?

-Uffff, igual tardan un poquito.

Me he despedido lo más amablemente que la coyuntura me ha permitido después de tan elocuente y tranquilizadora respuesta y, de camino al coche he comenzado a lucubrar la siguiente estrategia: convencer a Juan de que habrá que echar mano de las reservas-es de la generación que "aún" ahorra para el día de mañana- e ir a un oftalmólogo particular(o sea, pagando) quien seguramente, en menos de una semana habrá hecho posible que nos olvidemos del problema. No estoy dispuesta a esperar ese "poquito"; igual se traduce en 17 meses más y para entonces, seguro que Juan habrá tenido que renunciar a sus partidas de chamelo de cada tarde y, a otro de sus pasatiempos favoritos, hacer solitarios. Y no lo voy a consentir.

A ver cómo me las ingenio para convencer a Juan que, el día de mañana...es hoy.

Y el domingo a votar, que somos europeos.

Maat







5 comentarios:

tag dijo...

Pues no hay derecho, no señor.

Puede que el mañana sea hoy a los 86 años, pero es una injusticia que a ese señor lo tengan esperando años para una operación a la que tiene derecho por la Seguridad Social, sin tener que echar mano de sus ahorros.

Comprendo que hay que ser solidarios, y ayudar a los mas desfavorecidos de otros paises que vienen aqui a operarse porque en sus paises no hay medios suficientes. Perfecto.
Y ¿los de aqui?
¿Donde tenemos que ir para que nos hagan caso?
Toda la vida cotizando a la Seguridad Social, para al final, tener que acabar en un medico particular.
No es justo. No hay derecho.
¿Somos europeos?
Segun para qué.

Un besito Maat

Manolo Jiménez dijo...

Seguro que le convences, te intuyo un buen saber hacer en eso de la paciencia y el tesón.

Lo de la espera pues... vergonzoso es poco.

Abrazos.

Neogeminis dijo...

Es una vergüenza que pasen esas cosas!!!!

Saludos!

TriniReina dijo...

Te diría que esas pruebas de protocolo, caducan a los tres meses, aí que si no lo llaman en ese tiempo habrán de repetirlas.
Me temo que tendrá que renunciar a esos ahorrillos del día de mañana:)

Suerte para Juan y abrazos para ambos

Lujo dijo...

Hola Maat,
Mi niña, ¡¡¡es una vergüenza lo que pasa en la Seguridad Social!!!.
Las listas de espera son un escándalo. Si le sumamos la poca humanidad que va quedando en los centros de salud uno se desespera.
¡Qué casualidad!...cuando vas pagando o conoces al médico/enfermera/administrativa "X" que trabaja en un hospital de la SS no hay tanta "espera".

Ojalá lo podáis solucionar lo antes posible y toda vaya bien.
Abrazotes enormes para ti, la family y especialmente cariñosos para tu tío Juan.
Cuidaros mucho!
Feliz semana!