7 de abril de 2009

Un paseo por el puerto

Esta tarde abandonaba la academia de informática donde estoy realizando un curso, con evidentes signos de embotamiento. En la calle se respiraba una brisa húmeda y fresquita. La última nube despistada de la reciente tormenta dejaba caer unas tímidas gotas de lluvia sobre un ambiente gris y cubierto de charcos. Aunque las condiciones atmósfericas no invitaban al paseo, en lugar de irme a casa he virado el rumbo y me he dirigido hacia el puerto, pues tenía noticias de que un megayate se encontraba atracado en la marina de la Copa América. Sentía curiosidad por verlo y además, un rato contemplando el mar, sabía que me iba a causar un relajo total...

La embarcación se encontraba justo delante del mítico edificio de Veles y Vents, como si estuvieran compitiendo en majestuosidad.






El yate es propiedad de Alisher Usmanov, un multimillonario ciudadano ruso, propietario del equipo de fútbol Arsenal, que esta tarde competía con el Villarreal en cuartos de final en la Liga de Campeones, (1-1)






Construido en Alemania en el año 2008, mide 110 metros de eslora, y es el segundo yate más grande que arriba al puerto de Valencia.






La tarde intempestiva y el partido de fútbol televisado han dejado las calles huérfanas de viandantes. ¡Hay que ver lo que mueve -y paraliza- el deporte rey!




Y lo que maneja...





Observando este barco me ha venido a la memoria -la mente no para- que nuestro libro de relatos solidarios está en la imprenta. He imaginado la posibilidad de que si Alisher Usmanov se enterara de su existencia y el fin que persigue, igual nos compraba un ejemplar y todo. Pero...¿Quién se lo dice?

Para terminar de despejarme -ahora lo necesitaba un poco más- he dedicado unos minutos a contemplar el mar. El sol se despedía tiñendo de tonos anaranjados la espuma de las olas, mientras un grupo de jóvenes practicaban su deporte preferido en un mar algo revuelto, ajenos al frio, la lluvia, las nubes grises, el megayate y...el fútbol. ¡Qué gozada!




Maat

5 comentarios:

Lujo dijo...

Hola Maat,

Ejem, ejem...no sé si se puede decir pero ¡¡Caracoles!!...¡¡menudo garito tiene el ruso!!.
No quiero ni pensar que con sólo una pieza de ese yate... ¡¡la de becas que se podrían dar!!.
Creo que me he quedado pegada a la pantalla.¡¡Menudo barquito!!.
Ais...
Abrazotes enormes.
Cuidate mucho.

----- Jennifer ----- dijo...

su blog es muy bueno

Ardilla Roja dijo...

Hola Maat!

Me quedo con el gustazo que debía dar caminar sin gente por la calle y ver el mar sin ese hormiguero multicolor que forman las sombrillas en la arena.

El Usmanov este, está sin barco, pobrecillo. Fútbol y literatura, no sé si hacen buenas migas, pero yo de ti, probaba a vender unos cuantos libros entre sus amistades. Total, el no ya lo tienes!

Un abrazo

Mercedes dijo...

Hola, Maat:
No creas que me olvido de ti, ni de nadie, lo que ocurre es que esto de estar sin conexión procuro llevarlo con calma, porque de otra forma me lío a tortazos con alguien. Bueno, que tengo fotos que me gustaría compartir, escritos que necesito enviar al profe, correos que quiero contestar... Y no sigo porque me entran unas malas pulgas...
Oye, he leído tus post y el de la marioneta lo tengo. También me lo enviaron como si fuera de García Márquez, aunque no es seguro.
Gracias por traer tu Puerto hasta aquí. Me he fijado más en el cielo de encaje que en otra cosa. Mmmmm. Me gusta.
besos sobre el mar.

hatoros dijo...

HOLA MAAT, VAYA PEAZO BICHO. UN SALUDO, AMIGA