2 de marzo de 2009

Versos y oraciones del caminante (XXXI)

¡Qué
pena
si este camino
fuera
de muchísimas
leguas
y siempre
se repitieran
las mismas
cuestas,
las mismas
praderas,
los mismos rebaños,
las mismas recuas,
los mismos pueblos,
las mismas ventanas!...

¡Qué
pena
si esta vida
tuviera
-esta vida
nuestra-
mil años
de existencia!...
¿Quién la haría hasta el fin
llevadera?
¿Quién la soportaría toda
sin protestas?...
¿Quién lee diez siglos en la Historia
y no la cierra
al ver las mismas cosas siempre
con distinta fecha?...
Los mismos hombres,
las mismas guerras,
los mismos tiranos
las mismas cadenas,
los mismos esclavos,
las mismas protestas,
los mismos farsantes,
las mismas sectas
y los mismos,
los mismos poetas...

¡Qué
pena,
qué
pena
que
sea
así todo siempre,
siempre de la misma manera!

LEÓN FELIPE



5 comentarios:

Paco dijo...

uff, cuanto tiempo hacía que no leia nada de León Felipe...

Por suerte no todo es siempre de la misma manera, ¿verdad?

Un abrazo

Maat dijo...

Tranquilo Paco. Yo estoy leyendo por ti y por mi, nada menos que sus Poesías completas (1360 páginas)y no me canso...

Un abrazo.

Maat

XoseAntón dijo...

Qué pena, si estar vivos no es una suerte, porque sino, incluso se puede considerar una alegría.

Preciosa poesía y auténtica la queja, aún después de lo que acabo de escribir, sin duda.

Bikiños

izara dijo...

Nos repetimos sin duda. Pero a veces nuestra propia necedad es nuestro encanto. Pensar que algun dia seremos distintos, hace mas entretenido el camino.
Un saludo Maat.

pichiri dijo...

Como verás León Felipe se encontraba con el mismo estado de ánimo que yo en mi última entrada y me imagino que todavía haria muchas cosas. Las personas somos como las plantas, a veces perdemos las hojar y las flores pero siempre hay una primavera que las hace renacer.