19 de febrero de 2009

Mil máscaras

Muchas veces me veo fingiendo,
fingiendo ante la gente, ante la vida, ante mi.
Diciendo cosas que no pienso,
y pensando cosas que no siento,
recordando momentos que no han sucedido,
y deseando sueños que no necesito.
Engañándome con miedos que no tienen sentido,
y protegiéndome con escudas mentiras
de todo aquello que me hace ser distinto.
Es como si quisiera no defraudar a nadie,
como si me impusiera caer bien a todo el mundo,
como si tuviera mil máscaras,
con las que dar a cada uno de lo suyo.
Hay veces en las que no me atrevo a decir no,
en las que tengo miedo a expresar lo que pienso,
en las que algo me impide mostrar
todo lo que aquí dentro tengo.
Y me escudo tras una afirmación o una sonrisa,
tras un guiño o un "lo que tu digas".
No me atrevo a expresar verdaderamente lo que siento,
me importa más lo que de mi digan,
que lo que yo les cuento,
me importa más ganarme por encima de todo, su cariño,
que ser con orgullo, yo mismo,
me importa más darles continuamente la razón,
que utilizar mi criterio aunque no me den su aprobación.
Finjo, finjo para no caer mal a la gente,
para ganarme de cada uno de ellos su respeto,
para tener la irreal ilusión de que me quieren,
para sentirme protegido en un mundo que no comprendo.
Finjo, y cada vez me siento más perdido,
más alejado de lo que verdaderamente quiero,
aunque tal vez ahí esté el principio de todo,
que no sé muy bien lo que deseo,
que no sé muy bien como soy,
que no sé cual es el camino ni adónde voy.

ALFREDO CUERVO BARRERO



3 comentarios:

Paco dijo...

Mil máscaras para tapar las mil caras.

Es triste ser así siempre, alguien tras una máscara. Aunque algunas veces no podemos ser nosotros mismos lo reconozco. Sobre todo si pretendes quedar bien con todo el mundo.

Quizás el autor ha llevado al límite la situación pero al final se da cuenta que mientras más finge más perdido se encuentra.
Con eso es con lo que nos hemos de quedar...
Un beso sin máscara

Mercedes dijo...

Las máscaras son una forma de escondernos ante el mundo. Nos sirven un tiempo, pero luego, ni nosotros mismos recordamos cómo éramos en realidad. Yo digo que hay que ir siempre de frente, pase lo que pase.
Una frase: Si eres burro teñido, cuando llueva estás perdido"
Oye, Maat, he visto las dos portadas que has enviado al concurso de Relatos Solidarios; son geniales. Enhorabuena.
Estás hecha una artistaa.
Un beso sin máscara.

Maat dijo...

Paco y Mercedes, gracias por vuestras visitas. Son un estímulo.
En cuanto a las portadas, Mercedes, el mérito no es mío, es de mi esposo. Yo sólo hice de "musa" y poco.

Dos besotes.

Maat