31 de diciembre de 2008

¡Feliz Año Nuevo!

Hoy, antes de felicitaros el Año Nuevo, y desearos todas esas cosas buenas que por estas fechas nos dedicamos unos a otros, quiero, por encima de todo, agradeceros vuestra asistencia a mi Blog, -que es el vuestro- Os aseguro, que si no estuvierais ahí cada día, como me va "chivando" mi contador de visitas, posiblemente, este Blog ya no existiría. Gracias por venir, por los comentarios que me hacéis, por los mails que me enviáis, por las invitaciones que me cursáis, por los ánimos que transmitis...Hacéis que me sienta ampliamente compensada.

Os deseo que en el 2009 tengáis muchos instantes de dicha, que veáis como se van cumpliendo esos sueños que a todos nos acompañan, y sobre todo, que cada noche, antes de dormiros, os sintáis satisfechos de vosotros mismos...






Un abrazo muy fuerte. Maat



30 de diciembre de 2008

No me dejes amor, en la añoranza

No me dejes, amor, en la añoranza.
Dame, por fin, seguro y alto vuelo.
Desarráigame, fíjame. Recelo
que aquí no lograré paz ni bonanza.

Mi sed inextinguible se abalanza
y busca un ancho río, paralelo
de un mísero y exhausto riachuelo.
¡Amor! Sacia mi sed; dame pujanza

para volcarte en molde sin orillas.
¿Por qué, por qué te ciñes y encastillas
cuando posees fuerza de coloso?

Quisiera derramar esta ternura,
que rebasa mi pecho, en la mesura
de un pecho inmensamente generoso.

ANA INÉS BONNIN


29 de diciembre de 2008

Sin embargo me muevo


De cuando en cuando soy feliz!,
opiné delante de un sabio
que me examinó sin pasión
y me demostró mis errores.

Tal vez no había salvación
para mis dientes averiados,
uno por uno se extraviaron
los pelos de mi cabellera:
mejor era no discutir
sobre mi tráquea cavernosa:
en cuanto al cauce coronario
estaba lleno de advertencias
como el hígado tenebroso
que no me servía de escudo
o este riñón conspirativo.
Y con mi próstata melancólica
y los caprichos de mi uretra
me conducían sin apuro
a un analítico final.

Mirando frente a frente al sabio
sin decidirme a sucumbir
le mostré que podía ver,
palpar, oír y padecer
en otra ocasión favorable.
Y que me dejara el placer
de ser amado y de querer:
me buscaría algún amor
por un mes o por una semana
o por un penúltimo día.

El hombre sabio y desdeñoso
me miró con la indiferencia
de los camellos por la luna
y decidió orgullosamente
olvidarse de mi organismo.

Desde entonces no estoy seguro
de si yo debo obedecer
a su decreto de morirme
o si debo sentirme bien
como mi cuerpo me aconseja.

Y en esta duda yo no sé
si dedicarme a meditar
o alimentarme de claveles.

PABLO NERUDA



27 de diciembre de 2008

Noche del amor insomne

Noche arriba los dos con luna llena,
yo me puse a llorar y tú reías.
Tu desdén era un dios, las quejas mías
momentos y palomas en cadena.

Noche abajo los dos. Cristal de pena,
llorabas tú por hondas lejanías.
Mi dolor era un grupo de agonías
sobre tu débil corazón de arena.

La aurora nos unió sobre la cama,
las bocas puestas sobre el chorro helado
de una sangre sin fin que se derrama.

Y el sol entró por el balcón cerrado
y el coral de la vida abrió su rama
sobre mi corazón amortajado.

FEDERICO GARCIA LORCA



24 de diciembre de 2008

¡ Feliz Navidad !




En estas fechas navideñas -y conforme voy cumpliendo años, más- viene a la memoria mi época de colegiala y, especialmente, las clases de religión. Por entonces ya apuntaba uno de los rasgos de mi carácter, no sé si bueno o malo, pero que me ha traído a lo largo de mi vida algún que otro dolor de cabeza, y es la necesidad de tenerlo todo claro y controlado. ¡Ahí es nada!
En esas clases de religión, preguntaba, preguntaba y preguntaba. Hasta que dejé de hacerlo. No por tenerlo todo claro, al contrario, sino porque ya sabía la respuesta. En estos temas, siempre era la misma:

-Eso que tú quieres saber lo has de creer sin más. Es un misterio. Si eres buena, cuando te mueras, irás al cielo y allí te lo explicarán todo-

Tal cual.

Y para paliar un poco el asunto, se me recomendaba rezar una jaculatoria todas las veces que me fuera posible... "Señor, aumentadme la fe."

Recuerdo ahora, con cierta ternura, la de veces que, de vuelta a casa, después de alguna de esas clases de religión, iba repitiendo mentalmente la dichosa jaculatoria....

Pero bueno, como estamos en Nochebuena y llevo varios días dedicada a temas materiales, -confección de menús, compras, avituallamiento, ambientar un poco la casa, etc.- voy a dedicar unos minutos a temas espirituales, echando mano de esa poca fe que se me aumentó, y pensando que en un día como hoy, hace 2008 años, nació Jesús, -para salvarnos- y que después de este paseo por la vida, nos encontraremos de nuevo allá arriba para, juntos, vivir felices por toda la eternidad...

Parece ser que tengo más fe de la que creo tener, porque sólo de escribirlo, me he sentido reconfortada.

Os dejo un video-clip que, con mucho cariño, he preparado para felicitar la Navidad a un reducido grupo de amigos virtuales.

También para quienes no conozco pero se asoman a estas páginas, por estar ahí, por visitar mi blog, y porque os confieso, que hay días en que me asombro, cuando miro el contador de vuestras visitas. Gracias. Os habéis convertido en un estimulo para mi.


video


¡Que seáis muy felices !

Maat



22 de diciembre de 2008

De La voz a ti debida, versos 986/996


El sueño es una larga
despedida de ti.
¡Qué gran vida contigo,
en pie, alerta en el sueño!
¡Dormir el mundo, el sol,
las hormigas, las horas,
todo, todo dormido,
en el sueño que duermo!
Menos tú, tú la única,
viva, sobrevivida,
en el sueño que sueño.

PEDRO SALINAS



21 de diciembre de 2008

Alga quisiera ser, alga enredada

Alga quisiera ser, alga enredada,
en lo más suave de tu pantorrilla.
Soplo de brisa contra tu mejilla.
Arena leve bajo tu pisada.

Agua quisiera ser, agua salada
cuando corres desnuda hacia la orilla.
Sol recortando en sombra tu sencilla
silueta virgen recién bañada.

Todo quisiera ser, indefinido,
en torno a ti: paisaje, luz, ambiente,
gaviota, cielo, nave, vela, viento...

Caracola que acercas a tu oído,
para poder reunir, tímidamente,
con el rumor del mar, mi sentimiento.

ÁNGEL GONZÁLEZ



20 de diciembre de 2008

El miedo

Todos me piden que dé saltos,
que tonifique y que futbole,
que corra, que nade y que vuele.
Muy bien.

Todos me aconsejan reposo,
todos me destinan doctores,
mirándome de cierta manera.
Qué pasa?

Todos me aconsejan que viaje,
que entre y que salga, que no viaje,
que me muera y que no me muera.
No importa.

Todos ven las dificultades
de mis vísceras sorprendidas
por radioterribles retratos.
No estoy de acuerdo.

Todos pican mi poesía
con invencibles tenedores
buscando, sin duda, una mosca,
Tengo miedo.

Tengo miedo de todo el mundo,
del agua fría, de la muerte.
Soy como todos los mortales,
inaplazable.

Por eso en estos cortos días
no voy a tomarlos en cuenta,
voy a abrirme y voy a encerrarme
con mi más pérfido enemigo,
Pablo Neruda.

PABLO NERUDA



19 de diciembre de 2008

Sueño



Desgarrada la nube; el arco iris
brillando ya en el cielo,
y en un fanal de lluvia
y sol el campo envuelto.

Desperté. ¿Quién enturbia
los mágicos cristales de mi sueño?
Mi corazón latía
atónito y disperso.
...¡El limonar florido,
el cipresal del huerto,
el prado verde, el sol, el agua, el iris!
¡el agua en tus cabellos!...
Y todo en la memoria se perdía
como una pompa de jabón al viento.

ANTONIO MACHADO




18 de diciembre de 2008

Tiempo sin tiempo


Preciso tiempo, necesito ese tiempo
que otros dejan abandonado
porque les sobra, o ya no saben
que hacer con él
tiempo
en blanco
en rojo
en verde
hasta en castaño oscuro
no me importa el color
cándido tiempo
que yo no puedo abrir
y cerrar
como una puerta.

Tiempo para mirar un árbol, un farol
para andar por el filo del descanso
para pensar, qué bien, hoy es invierno
para morir un poco
y nacer enseguida
y para darme cuenta
y para darme cuerda
preciso tiempo, el necesario para
chapotear unas horas en la vida
y para investigar por qué estoy triste
y acostumbrarme a mi esqueleto antiguo

tiempo para esconderme
en el canto de un gallo
y para reaparecer
en un relincho
y para estar al día
para estar a la noche
tiempo sin recato y sin reloj

vale decir preciso
o sea necesito
digamos me hace falta
tiempo sin tiempo.

MARIO BENEDETTI



15 de diciembre de 2008

Despedida del mar


Por más que intente al despedirme
guardarte entero en mi recinto
de soledad, por más que quiera
beber tus ojos infinitos,
tus largas tardes plateadas,
tu vasto gesto, gris y frío,
sé que al volver a tus orillas
nos sentiremos muy distintos.
Nunca jamás volveré a verte
con estos ojos que hoy te miro.

Este perfume de manzanas,
¿de dónde viene? ¡Oh sueño mío,
mar mío! ¡Fúndeme, despójame
de mi carne, de mi vestido
mortal! ¡Olvídame en la arena,
y sea yo también un hijo
más, caudal de agua serena
que vuelve a ti, a su salino
nacimiento, a vivir tu vida
como el más triste de los ríos!

Ramos frescos de espuma...Barcas
soñolientas y vagas...Niños
rebañando la miel poniente
del sol...¡Qué nuevo y fresco y limpio
el mundo...! Nace cada día
del mar, recorre los caminos
que rodean mi alma, y corre
a esconderse bajo el sombrío,
lúgubre aceite de la noche;
vuelve a su origen y principio.

¡Y que ahora tenga que dejarte
para emprender otro camino!...

¡Por más que intente al despedirme
llevar tu imagen, mar, conmigo;
por más que quiera traspasarte,
fijarte, exacto, en mis sentidos;
por más que busque tus cadenas
para negarme a mi destino,
yo sé que pronto estará rota
tu malla gris de tenues hilos.
Nunca jamás volveré a verte
con estos ojos que hoy te miro.

JOSÉ HIERRO

13 de diciembre de 2008

Pasear contigo en soledad perfecta


Pasear contigo en soledad perfecta
fondo azul de colinas y a los lados
árboles comprensivos y vigilantes
el doble paso caprichoso y lento.

Pasear contigo en soledad callada
a través de un silencio transparente
la frente levantada al sol que sube
orgulloso del brío de su vuelo.

Pasear contigo por la superfcie
de redondez suave de la tierra
con lentitud perseverante y noble...
contigo y tu recuerdo y tu esperanza.

PEDRO GARFIAS


12 de diciembre de 2008

Mientras tú existas


Mientras tú existas,
mientras mi mirada
te busque más allá de ls colinas,
mientras nada
me llene el corazón,
si no es tu imagen, y haya
una remota posibilidad de que estés viva
en algún sitio, iluminada
por una luz cualquiera...

Mientras
yo presienta que eres y te llamas
así, con ese nombre tuyo
tan pequeño,
seguiré como ahora, amada mía
transido de distancia,
bajo este amor que crece y no se muere,
bajo este amor que sigue y nunca acaba.

ÁNGEL GONZÁLEZ




11 de diciembre de 2008

Valencia, más cerca del cielo.

Hoy, un nuevo puente –L’Assut de l’Or- abraza las dos orillas del antiguo lecho del río Turia en la ciudad de Valencia. Ha sido inaugurado este mediodía por el presidente de la Generalitat Francisco Camps y la alcaldesa Rita Barberá, bajo la mirada complacida del arquitecto e ingeniero encargado del proyecto, el benimatense Santiago Calatrava.


Se encuentra situado entre El Museo de las Ciencias Príncipe Felipe y el impresionante edificio, -todavía en construcción- de, el Ágora, en la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

Se trata de un puente atirantado de acero y de hormigón blanco que tiene un tablero de 180 metros de longitud, que lo convierte en el puente más largo de España, y con una anchura de 39 metros, que incluyen tres carriles en cada sentido. En el centro, una zona peatonal y otra para carril bici. Predomina un gigantesco mástil de 125,62 metros, con una inclinación aproximada de 40º y que soporta un haz de 29 cables paralelos en arpa y que llegan hasta el centro del tablero. Este mástil, se ha convertido en el punto más elevado de la ciudad.

























El puente, puede soportar un peso de 5.500 toneladas y se calcula que diariamente circularán por él aproximadamente 70.000 vehículos. A partir de hoy, ya se puede dar la vuelta completa a la ciudad, ya que las rondas norte y sur quedan unidas a través de este puente.

Era en el año 1988, cuando Santiago Calatrava realizaba su primer trabajo en Valencia con el Puente del 9 de Octubre. La gran riada del año 57, ocasionó que el río Turia fuera desviado y en su viejo cauce, en los años 80, comenzó a construirse una gran zona verde lineal para ocio y disfrute de los valencianos y de los que viven en nuestra ciudad. Y comenzaba justo debajo de ese puente 9 de Octubre, que
tomó su nombre del día que se celebra la fiesta de la Comunidad Valenciana. A lo largo de ese cauce reconvertido en jardín, un total de 17 puentes unen varias zonas de la ciudad. En su último tramo, una isla blanca y deslumbrante, de inquietantes construcciones, nos muestra una Valencia moderna y atrevida, la Ciudad de las Artes y las Ciencias, con unas formas en sus edificios que parecen sacadas de los sueños.

Y es precisamente, para no entorpecer la visión de este conjunto, el motivo por el que no se le han puesto farolas al tablero del puente L'Assut de l'or. La iluminación está concentrada en las barandillas y guardarrailes y en el pilono, donde se han ubicado luminarias empotrad
as bajo los cables y el fuste para resaltarlos.



























Cuatro cables de retenida de acero, es uno de los puntos de apoyo del puente cuyo coste final ha sido de 34,4 millones de euros.



El nombre del puente se ha tomado de una idea facilitada por un vecino de la zona, -Ramón Plá-y que conocía la existencia, en un lugar próximo, de un Azud (Assut en valenciano) que es una palabra de origen árabe (as sad) que significa barrera. Un azud, es un muro de contención que retiene y hace subir el nivel de las aguas, en este caso, las del río Turia, para luego canalizarlas hasta las huertas para su riego. De ahí, que Rita Barberá en el momento de su intervención en el acto de inauguración comentara: "este nuevo hito, une historia y vanguardia y se convierte en el faro que indica donde está la Valencia moderna"

A este espectacular conjunto arquitectónico solo falta añadirle el Ágora, actualmente en construcción, que sin duda será el broche de oro para la imagen que ofrece en la actualidad de una ciudad moderna y a la vanguardia, que ha hecho posible que la visita a Valencia sea punto indispensable en las rutas turísticas tanto a nivel nacional como fuera de nuestras fronteras.

Desde este rinconcito, os invito a visitar Valencia. Os aseguro que quedareis asombrados y complacidos.

Maat




10 de diciembre de 2008

Elegía a Federico Garcia Lorca

Me olvido de vivir si te recuerdo,
me reconozco polvo de la tierra
y te incorporo a mí, como lo hace
la parte más cercana de tu tumba,
esa tierra insensible que suplanta
el amoroso afán de tus amigos.

Acabada tu vida, permanece
con su total contorno dibujado:
no hay puerta que te lleve a lo futuro.

El árbol de tu nombre ha florecido
en una incalculable primavera.

La muerte es perfección, acabamiento.
Sólo los muertos pueden ser nombrados.
Los que vivimos no tenemos nombre.

Los míticos honderos de la fama
tiran los cantos de tu nombre al mundo
y el lago de la vida abre sus ojos
con párpados de vidrio interminables:
No hay montaña, no hay cielo, no hay llanura,
que en círculos concéntricos no agrande
el eco de tu nombre esclarecido.

No es dolor fraternal, no es pena humana,
es parte, mi pesar, del sentimiento
que hace de las estrellas pensativas
flores sobre la noche que te cubre.
Te escribo estas palabras separado
del cotidiano sueño de mi vida,
desde un astro lejano en donde sufro
tu irreparable pérdida llorando.

MANUEL ALTOLAGUIRRE



9 de diciembre de 2008

La memoria


¡Qué tristeza este pasar
el caudal de cada día
(¡vueltas arriba y abajo!),
por el puente de la noche
(¡vueltas abajo y arriba!),
al otro sol!

¡Quién supiera
dejar el manto, contento,
en las manos del pasado;
no mirar más lo que fue;
entrar de frente y gustoso,
todo desnudo, en la libre
alegría del presente!

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ


8 de diciembre de 2008

No te detengas


No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
"Emito mis alaridos por los techos de este mundo",
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros "poetas muertos",
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los "poetas vivos".
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas ...

WALT WHITMAN


(Amigo virtual: Como verás, lo leí. Y muchas veces...Me agradó tanto, que he querido dejarlo en mi blog, para que las personas que me visitan, lo disfruten también. Gracias. Maat)





7 de diciembre de 2008

Dos rojas lenguas de fuego

Dos rojas lenguas de fuego
que, a un mismo tronco enlazadas
se aproximan, y al besarse
forman una sola llama;

dos notas que del laúd
a un tiempo la mano arranca,
y en el espacio se encuentran
y armoniosas se abrazan;

dos olas que vienen juntas
a morir sobre una playa,
y que al romper se coronan
con un penacho de plata;

dos jirones de vapor
que del lago se levantan,
y al juntarse allá en el cielo
forman una nube blanca;

dos ideas que al par brotan,
dos besos que a un tiempo estallan,
dos ecos que se confunden...
eso son nuestras dos almas.

GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER






6 de diciembre de 2008

Daba el reloj las doce...


Daba el reloj las doce... y eran doce
golpes de azada en tierra...

... ¡Mi hora! —grité— ... El silencio
me respondió: —No temas;
tú no verás caer la última gota
que en la clepsidra tiembla.

Dormirás muchas horas todavía
sobre la orilla vieja
y encontrarás una mañana pura
amarrada tu barca a otra ribera.

ANTONIO MACHADO




5 de diciembre de 2008

A veces


A veces se ilumina lo que es sombra, otras veces
lo que es noche perpetua para mi pensamiento,
y sé cómo coinciden las aves y los peces,
los hombres y los árboles, la eternidad y el viento.

Pero también a veces la noche se ilumina
con el relámpago triste hasta lo más lejano;
y no comprendo entonces el rencor de la espina,
ni los pozos sin agua, ni los surcos en vano.

Y así es mejor ser ciegos, vagar en las tormentas
y olvidar las preguntas que nadie nos responde;
y seguir en las sombras, peregrinando a tientas
sin saber hasta cuándo, ni por qué, ni hasta dónde.

JOSÉ ÁNGEL BUESA






4 de diciembre de 2008

Soneto para empezar un amor


Ocurre que el olvido antes de serlo
fue grande amor, dorado cataclismo,
muchacha en el umbral de mi egoísmo,
¿qué va a pasar? Mejor es no saberlo.

Muchacha con amor, ¿dónde ponerlo?;
amar son cercanías de uno mismo
como siempre, rodando en el abismo
se irá el amor, sin verlo ni beberlo.

Tumbarse a ver qué pasa, eso es lo mío,
cumpliendo años irás en mi memoria
vivieno para ayer como una brasa,

porque no llegará la sangre al río,
porque un día seremos solo historia,
y lo de uno es tumbarse a ver que pasa.

MANUEL ALCÁNTARA

3 de diciembre de 2008

Hemos perdido aún...

Hemos perdido aún este crepúsculo.
Nadie nos vio esta tarde con las manos unidas
mientras la noche azul caía sobre el mundo.

He visto desde mi ventana
la fiesta del poniente en los cerros lejanos.

A veces como una moneda
se encendía un pedazo de sol entre mis manos.

Yo te recordaba con el alma apretada
de esa tristeza que tú me conoces.

Entonces, dónde estabas?
Entre que gentes?
Diciendo qué palabras?
Por qué se me vendrá todo el amor de golpe
cuando me siento triste, y te siento lejana?

Cayó el libro que siempre se toma en el crepúsculo,
y como un perro herido rodó a mis pies mi capa.

Siempre, siempre te alejas en las tardes
hacia donde el crepúsculo corre borrando estatuas.

PABLO NERUDA



2 de diciembre de 2008

Eva

Esta tarde he vivido una experiencia bonita. En un centro comercial de Valencia se presentaba el libro de poemas de una joven autora, Eva, que a sus 17 años ya ha conseguido su primer premio literario en la XXXIII edición del Premio de poesía "Josep Plá".

La tarde en Valencia era fría y mis ganas de salir de casa, más. Casi a última hora, me he "impuesto" hacerlo. Y no me he arrepentido. No todos los días se tiene la oportunidad de conocer a una persona como Eva. El acto de presentación ha comenzado con unas palabras de su editora, que a grandes rasgos nos ha definido a esta estudiante de Filologia, como una firme realidad y con mucho futuro en el mundo de la Poesía. Ha ido escribiendo poemas desde los 8 años, y ha ido atesorándolos en sus libretas sin que nadie conociera su existencia. Salieron a la luz gracias a un trabajo de poesía en su 6º curso, y merced a, su profesor de Literatura. Una recopilación de sus poemas dieron paso a su primer libro, publicado en Abril del presente año y que ya va por la tercera edición...

Una nerviosa Eva, cohibida por el público asistente y mucho más por el micrófono, fue contestando a las preguntas que se nos dió la posibilidad de formularle. En mi turno de palabra, le conté que yo era una aficionada novata a la poesía y que me gustaba estudiar sobre ella. Le cité uno de los conceptos que más me han agradado de lo que llevo leído sobre escribir poemas -al poema hay que dejarlo reposar-, (Eduardo Garcia) y me interesé por su método. Mi pregunta le hizo soltar una risa inquieta, y me aseguró que ella no dejaba reposar sus poemas, que los escribía tal cual le salían y se quedaban así... Que hay noches, que tiene que levantarse de la cama a plasmar en folios los versos que, sin buscarlos, le surgen en su mente.

Allí mismo, leímos algo de su obra.

Su libro comienza con un : ¿YO? y a la pregunta de ¿Quién soy yo...? una respuesta que puede dar la magnitud de su potencial:

-Soy lo efímero en la luz con un papel y un bolígrafo ahogados en mis lágrimas-

Después de veinte minutos de cola, esperando mi turno para llevarme su libro dedicado, llegué ante ella y me recibió con una amplia sonrisa. Tomó mi ejemplar y escribió:

"Gracias por venir y hacerme pensar...en el reposo de mis poemas". Con mucho cariño, Eva."

Os dejo uno de ellos. No llevan título. Sólo un número. Este es el número 3.


Ya no tengo miedo, al hombre del saco,
ni tampoco temo, al monstruo de mi armario.
Ya cambié, las muñecas por verdades.
Nadie me explica por qué discuten mis padres.

Quiero arreglar,
quiero saltar
quiero saber, qué es normal.
No quiero crecer,
aún quiero soñar.

Llega la noche, otra vez solas a cenar.
Una copa de cerveza y él sentado en el sofá.
Ya hay tres latas y acaba de empezar.
Absorbe la alegría nada más entrar.
Un calambre en el cuerpo, sin saber si pasar.
Metes la llave y el corazón se te vuelve a parar.

Quiero arreglar,
quiero volar,
quiero saber, qué es ser normal.
No quiero crecer,
aún quiero soñar.

Ahora ya se ha ido,
la nube ya no está,
pero ahora ya he crecido.
Ya no es hora de jugar...

EVA LLOPIS


Me despedí de esta joven deseándole de corazón que se haga realidad todo lo que encierra una frase con la que pone fin a uno de sus trabajos:

...seguiré escribiendo, seguiré soñando, seguiré volando por mi imaginación...


Que sea, por muchos, muchos años.

Realmente valió la pena salir de casa y pasar un poco de frío.

Maat.





1 de diciembre de 2008

Soneto


Te digo adiós, amor, y no estoy triste.
Gracias, mi amor, por lo que ya me has dado,
un solo beso lento y prolongado
que se truncó en dolor cuando partiste.

No supiste entender, no comprendiste
que era un amor final, desesperado,
ni intentaste arrancarme de tu lado
cuando con duro corazón me heriste.

Lloré tanto aquel día que no quiero
pensar que el mismo sufrimiento espero
cada vez que en tu vida reaparece

ese amor que al negarlo te ilumina.
Tu luz es él cuando mi luz decrece,
tu solo amor cuando mi amor declina.

RAFAEL ALBERTI