2 de agosto de 2013

Este jueves, un relato: La luna

Estimados jueveros. Llevo practicamente mes y medio sin aparecer por el mundo bloguero. Temas de índole familar me han tenido ocupada en ciertas obligaciones que han hecho imposible visitar vuestros espacios y, por supuesto, publicar en el mio. Hoy, algo más liberada, acudo a la propuesta de María José, para hablaros de la luna. La luna de Valencia...





En más de una ocasión, seguramente, habréis escuchado esa frase de "quedarse a la luna de Valencia". Son varías las interpretaciones que le dan a la misma desde diferentes lugares. La versión que recibí de boca de mi padre es la que más me agrada. Lo que no quita razón a las otras...

En la Valencia Medieval, la ciudad  se encontraba amurallada y eran doce las puertas que permitian el acceso a la misma. Por las noches, y a una hora establecida -toque de queda- las puertas se cerraban y tan solo la Puerta del Real aguardaba a los rezagados nocturnos. Pero a las diez de la noche, esa puerta, también se cerraba y todo aquel que llegaba pasada esa hora, tenía que pernoctar fuera de la villa, al raso, se "quedaban a la luna de Valencia..."

De aquellas doce puertas, a día de hoy, aún se conservan las de Quart y Serrans.  Dignas de ser visitadas y admiradas.




LUPE

Más lunas en el blog de María José

14 comentarios:

San dijo...

Se te extrañaba Lupe, me alegra que ya estés de vuelta. Esas puertas que quedan, prometo visitarlas la proxima vez que viaje a Valencia y por su puesto que ya andaré lista para no quedarme, "a la luna de Valencia"
Un abrazo grande.

Tracy dijo...

Me imaginaba esa explicación, pero me ha gustado que me confirmes la historia de esa frase que todos usamos.

Teresa Oteo dijo...

Se te echaba de menos, es cierto... me alegra que estés por aquí de nuevo.
Me gustan esas explicaciones de la procedencia de las expresiones... me resulta muy curioso.
Besos!!

Leonor dijo...

Me alegro de leerte de nuevo y además nos has traído una entrada muy didáctica. Me gusta esa explicación del dicho.

Besos.
Leonor

Neogéminis dijo...

¡Qué interesante, Lupe!...he oido mucho la expresión por los años de mi infancia, pero ni remotamente sabía el origen de la misma.
Te agradezco por el dato a la par que te digo que me alegra verte otra vez por el mundo bloguero y juevero!
=)

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Que buena explicación de la frase. y es original la forma en que planteaste la consigna.

rosa_desastre dijo...

Tantas veces dicha esa frase sin saber exactamente de dónde venia...
Sera precioso traspasar una de esas puertas y no quedarse a la luna de Valencia (me programo para la proxima vez que visite tu tierra)
Un abrazo, Lupe

Maria Liberona dijo...

Mira no lo sabia muy bella historia y bienvenida nuevamente ja ... besos

Carmen Andújar dijo...

Muy interesante Lupe. No tenía ni idea de dónde venía esa expresión.
Me alegro mucho de volverte a ver por aquí.
Un abrazo

Encarni dijo...

Anda pues yo no tenía ni idea, pensaba que sería algo así como quedarse en Babia, pero ya lo sé por ti. Gracias.

Un beso fresquito.

maria jose Moreno dijo...

Llevas razón en que lo había escuchado muchas veces y no sabía de dónde venía esa expresión. Me alegro de que la cuentes, sobre todo me alegro de que estés más liberada y de que se vayan resolviendo esos problemas.

Un beso y muchas gracias por participar.

Charo dijo...

La verdad es que había oído la expresión pero no sabía de donde venía, muy interesante tu explicación.

Auxi González dijo...

Mira que son interesantes las historias y la Historia que encierran las frases hechas. Me ha encantado la entrada.

Sindel dijo...

Que bueno leerte Lupe, y que bueno lo que nos contas, no lo sabía.
Un abrazo.