8 de marzo de 2013

Este jueves, un relato: El viento.





Apareció en su vida como un auténtico huracán. A ella, le faltaba ya hasta el aire para respirar. Sutilmente y, conocedor de inmediato de su situación anímica, la fue envolviendo en sus grandes círculos afectivos y, poco a poco, la contagió de vida. Sus charlas eran  frecuentes y amenas; unas veces, los temas eran triviales y divertidos. Otras, en cambio, tan sustanciales e intensos que le clarificaban el camino y empapaban de energía sus maltrechos ánimos.

La inesperada y sorprendente amistad con él, colmó su existencia  de un aire fresco que reforzaba su capacidad de lucha y ráfagas de entusiasmo, iban jalonando su día a día.

Siempre estará agradecida al viento aquel que llegó del sur, abrió con ímpetu las ventanas de su alma e hizo posible que la tormenta que estaba encadenada en su interior, se transformara en un admirable mar en calma...

Lupe
Más vientos en casa de Juan Carlos

18 comentarios:

Tracy dijo...

los amores tienen muchas concomitancias con el viento.

Natàlia Tàrraco dijo...

Si nos envuelve la brisa de la amistad, cualquier huracán fracasa, escampa y aparece un sentimiento dulce que nos empuja y vivifica.
Besito con soplo cálido.

G a b y* dijo...

Una historia que sopla a la par de esos aires que llegan a nosotros, a veces imprevistos, a veces tormentosos, y otras, con ímpetu calmo y salvador.
El viento y el amor, cobran fuerzas y se transforman en letras, letras que cuentan historias. La tuya, por cierto, me ha gustado mucho, pues deja aliento a paz en el corazón.
Besos!
Gaby*

Abuela Ciber dijo...

En el Dia Internacional de la Mujer, recibe mi abrazo, acompañando estos sentires para que mimen tu ser:

En lo femenino la ilusión es realidad
En lo femenino la gota de rocío es alimento
En lo femenino el beso no es una casualidad
(Frag: Jose Luis Padilla)

Cariños

Neogéminis dijo...

Efectivamente hay vientos que influyen en nuestros estados de ánimo y por ello, a veces, no son muy bienvenidos, jejeje
Un abrazo!
=)

rosa_desastre dijo...

A veces nos asusta la palabra huracan, pero sin dudarlo, dejaria abierta mis ventanas, las del alma y las del cuerpo para transformarme en un mar en calma.
Un abrazo, amiga
¿preparandose ya para las Fallas?

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Bien por el viento.

Carmen Andújar dijo...

Esos soplos de aire fresco a veces son tan necesarios como la vida misma y son la sal de la vida.
Un abrazo

Pepe dijo...

A veces en nuestra vida se hace necesario un soplo de aire fresco. Cuando nuestro estado anímico está en horas bajas, el fresco aliento de una amistad adquiere un valor incalculable.
Un fuerte abrazo.

Maria Liberona dijo...

Loa amores y amistades silenciosas aparecen de pronto como el viento así sin avisar y te llevan volando de aquí para allá... pero aquella fue una ráfaga un viento, aire de vida nueva para poder abrazar

Sindel dijo...

Hay vientos que nos refrescan, que llegan en el momento indicado con su hálito de aire que necesitamos para saber que estamos vivos.
Un relato hermoso, lleno de esperanza.
Un beso.

Leonor dijo...

Buenos vientos los que traen amores y días de felicidad.

Besos.

Teresa Oteo dijo...

Ese es un buen viento, que nos sople muy a menudo!!
Besos!

Toni dijo...

Un viento que maravilla.

Un abrazo!

Celia dijo...

Qué bonito escrito. El viento puede mover cimientos, derribar y también.
Pero cuando viene cargado de nuevas positivas, es maravilloso.
Besinos

casss dijo...

Vientos renovadores: tan necesarios para movernos de la quietud en que nos sumerge la inercia.

Muy bien contado, amiga.

Porque pronto pueda darte un gran achuchon, brindo este domingo.

besos

Juan Carlos dijo...

Nuevos aires, que aunque lleguen pareciendo un huracán, sob beneficos y liberan. Me ha gustado mucho.
Besos

Matices dijo...

Siempre son bienvenidos estos vientos que sosiegan...

Besos!!