10 de mayo de 2012

Este jueves, un realto: Erase una vez...


Cuando leí la propuesta de José Vicente para este jueves, me puse a pensar en esos cuentos que de niña comenzaron a llegar a mis manos. Jamás nadie me leyó historia alguna en la cabecera de mi cama porque compartía habitación con mis hermanas bastante más mayores que yo y sus horarios eran distintos al mío. Ellas se levantaban muy temprano para ir a trabajar y en la alcoba compartida se entraba directamente a dormir...

Uno de los primeros cuentos que leí y que me impresionó soberanamente fue Hansel y Gretel, de los hermanos Grimm. Sufrí lo indecible al leer que a los dos hermanos, sus padres, y por indicación de la madre, los llevaron al medio de un bosque para abandonarlos pues no podían alimentarlos de tan pobres que eran...El infeliz de Hansel, precavido, trazó con piedras una señal para poder volver a casa al día siguiente.Pero, lejos de alegrarse al verles  esa malvada madre que les tocó en la rifa, decidió llevarlos de nuevo al bosque pero todavía más adentro para que no pudieran salir. Hansel, volvió a dejar una pista para que, en la mañana,  los condujera de nuevo hasta su casa, pero esta vez la hizo de migas de pan, que espabilados pajarillos del bosque se echaron al coleto con avidez y les imposibilitó el regreso.

Después de ir perdidos durante dos días por la arboleda y, por si su desgracia no era ya suficiente, tuvieron la mala suerte de encontrarse con un esbelto pájaro blanco, un tanto cabroncete,  de canto persuasivo que los condujo hasta una casita hecha de toda  clase de chuches imaginables. Desfallecidos, comenzaron a dar cuenta de tan suculento manjar, sin percatarse de que la casita era la trampa que una bruja les había preparado para apresarlos y después comérselos. La mala pécora, acudía cada mañana para comprobar si ya habían engordado lo suficiente para hornearlos. Pero, afortunadamente, los niños eran más listos que el hambre que padecían y lograron meter a la bruja en el horno y acabar con ella. 

En  casa de la fallecida, encontraron toda clase de joyas y piedras preciosas y,anda que te andarás, logran regresar a su casa, donde encuentran solo a su padre, ya que a la madre, no ha mucho,  la había recogido la parca.

Y vivieron los tres juntos, felices y contentos sin pasar miseria alguna...

Aterrador.

Parece que reviviendo aquella lectura y escribiéndola, me he sacado una espinita del alma. ¡Bendito plagio!

Maat

Más cuentos en:  http://yaquedigo.blogspot.com/



18 comentarios:

Neogeminis dijo...

Si nos ponemos a hilar fino en más de uno de aquellos cuentos, caemos en la cuenta que hay una gran cuota de espanto y brutalidad. será que por aquellos años en que fueron escritos era común el recurso de asustar a los infantes para encauzarlos en el buen camino!jejeje

un abrazo.

Natàlia Tàrraco dijo...

Así en plan cuento, dicen muchísimas cosas los cuentos, hablan de abandonos, de miedos, de tenacidad, de complejos, de horrores, no son sólo para niños la mayoría de cuentos. Suelen acabar bien y con moralina, sin embargo expresan ocultos mensajes eternos. Maat, besitos muchos.

José Vte. dijo...

Maat, los cuentos clasicos muchos nos han llegado distorsionados y suavizados. La mayor parte de ellos eran terribles y no todos acababan bien. La idea era meter miedo a los niños, entonces no se sabía muy bien lo que era aquello de la protección al menor, jaja.

El de Hansel y Gretel siempre ha tenido mucho de cuento gótico de terror.
Me alegro que te hayas sacado esa espinita del alma, sólo por eso ya ha valido la pena la convocatoria, jaja.

Muchas gracias y un abrazo

Leonor Montañés Beltrán dijo...

Se ve que has narrado con fiereza. Has dejado claro que la madre no merecía tal título y has hecho bien mandándola con la parca antes de que los críos volvieran con las riquezas.
Al infierno con ella por malvada.
Me ha gustado tu forma de plagiar.Le has dado viveza al cuento.
Un beso.

mar... dijo...

Es cierto Maat, es un cuento horrible, pero lo más gracioso es que lo acabo de descubrir ahora.
Cuando era pequeña me lo contaban, pero era la madrastra la que los mandaba al bosque y además hacían mucho hincapié en como los niños engañaron a la bruja miope, con un hueso de pollo a través de la jaula en la que estaban encerrados, para que pensara que no engordaban y destacaban su imaginación.
La verdad es que no me parecía más cruel que el de Cenicienta o Blancanieves, pero tal y como lo has contado me parece realmente duro.
Un beso
Mar

gustavo dijo...

bendito plago...
me ha encantado el plagio...
me has hecho pensar en esa desnudez de los niños que no tuvimos cuentos en la edad inicial de la vida...pero me has hecho pensar que maldita sea la gracia por la cual estos cuentos DE MIEDOOOOO¡¡.. nos hacían falta...
ese ATERRADOR que dejas al final es, creo yo, tan cierto como la vida misma...
resumiendo, me ha encantado eso que dejas entre líneas, amén del explícito aterrrrraaadorr..
medio beso de un medio durmiente.

MariMari dijo...

Yo también compartía habitación con mi hermana, me saca 7 años y era ella la que se encargaba de contarme cuentos por la noche (más bien eran historias inventadas con nosotras dentro del cuento) y, aunque yo a veces no tuviera ganas de que me contara un cuento, ella se tumbaba en su cama, se preparaba y se ponía a contarlo...

rosa_desastre dijo...

Ahora cuando somos "mayores" y pocas cosas nos asustan, comprobamos la crueldad hecha cuento que dificilmente cumpliria el objetivo si se trataba de tener dulces sueños....en fin, pocos vivieron felices y comieron perdices.
Un beso

G a b y* dijo...

Hoy por hoy, los cuentos infantiles intentan dejar enseñanzas constructivas, además de entretener, por supuesto, pero es cierto, que aquellos cuentos (llamados cuentos clásicos) tenían tramas y pasajes bastante traumatizantes, más para la mente de un niño. Comprendo perfectamente ese horror tuyo ante la situación de esos dos niños. A mí también me parecía tremendo que un lobo se comiera literalmente a una abuelita y luego lo destriparan para sacarla (vaya a saber en qué estado) de sus entrañas! Has hecho en esta entrada, una especie de desahogo emocional, así que bienvenido sea porque las "espinitas" suelen ser molestas.
Besitos al vuelo!
Gaby*

Carmen Andújar dijo...

Bonito cuento, siempre me ha gustado. Siempre con la aterradora bruja que se quería comer a los pobres niños, pero que al final le sale el tiro por la culata.
Un gra recuerdo
Un abrazo

Teresa Oteo dijo...

Los cuentos clásicos tienen mucho de crueles y terroríficos, no me extraña que algun@s estemos un poco perjudicados y traumatizados...jajaja

Juan Carlos dijo...

Vale, di lo que quieras, que si plagio, que si tal.
Maat, querida amiga, has empleado una ironía que me tiene con una sonrisa desigual.
¿La historia no es original? No, ya lo sabíamos. ¿Y la manera de contarla? Maravillosa.
Besos, amiga.

CAS dijo...

Muy buen eso de exorcizar los miedos a traves de un buen relato tan rico en palabras y giros. Al final de un cuento, terminamos haciendo catarsis los jueves....jajaj Pero es que realmente estos cuentistas eran de terror y los ubicaban mal en la estantería de la librería. Por suerte hoy se apela al recurso de la lectura para impartir alguna que otra enseñanza que cale hondo en los niños, aunque lo más bonito de los cuentos, es que nos entretengan.

Un fuerte achuchón!!!

Pepe dijo...

Puede que la historia no sea original, Maat, pero la has dotado de tu impronta, de tu forma de contárnosla y eso la hace tuya.
A algún compañero le he comentado que los cuentos realmente parecen estar hechos para adultos, porque se dan en ellos lo peor y lo mejor del ser humano.
Un abrazo.

Marta C. dijo...

Hola, Maat. Me encantó tu versión de Hansel y Gretel, cuento macabro donde los haya. Creo que es uno de los pocos que no le conté a mis hijos ¿cómo habrían podido entender que una mamá (con lo idealizadas que las tienen a esas edades) abandone por 2 veces a sus hijos en el bosque?
En tu versión moderna sigue estando la amlvada madre aunque me alegro que al final se la llevara la Parca. Te felicito y muchos besos. Soy nueva pero seguiré por aquí.

El Alma de Venus dijo...

Me alegro que muestres el terrorifico lado de los " cuentos clasicos " además eso te ayudará a dejar esa recuerdo atrás, algun@s de esos cuentos , deberian de haber sido para mayores de 14 años jajajjaa , lo digo porque nos hubieramos ahorrado muchas pesadillas de pequeñ@s.
De cualquier manera tenian tanto misterio que nos volvian adictos a leerlos, y releerlos, mil veces.
Besos dulces.

San dijo...

Bueno Maat es que visto asi de paón pues llevas toda la razón, vamos a ver abandonan a sus hijos en el bosque, envian sola a caperucita por un bosque habitado por un lobo feroz. La pequeña cenicienta la ponen a limpiar y fregar bien chiquta... en fin que más que cuentos son historias de terror jajajaj, menos mal que luego estan las hadas buenas, los cuentos de principes y princesas y los de amor ahhh ¿que me dices de los cuentos de amor?
Genial amiga.
Un abrazo.

Sindel dijo...

Me encantó Maat, y me pareció muy original la forma y el contexto que le diste a este relato.
Un abrazo enorme y perdón la demora pero ando sin computadora.