26 de abril de 2012

Este jueves, un relato: Manías, superticiones, amuletos y otras "rarezas" varías.

Sin duda, que con el relato de este jueves, vamos a conocernos un poco más. Del enunciado que pone a nuestra disposición Cristina tengo que confesaros que "tan solo" tengo manías. Lo malo es que son varías. Y, como dejó dicho el escritor Baltasar Gracián:  lo bueno, si breve, dos veces bueno, voy a intentar que sea lo primero, para no cansaros, y convertirlo en lo segundo...

De todas mis manías, la que más me incomoda es una que me acompaña más de una  noche. Soy incapaz de entregarme a los brazos de Morfeo con alguna de las puertas del armario de mi alcoba abierta. Hay veces, que me doy cuenta de ello cuando ya estoy en horizontal y con el libro de cabecera entre mis manos.  Y, aunque no me gusta señalar, siempre se queda abierta alguna de la parte derecha, o lo que es lo mismo, la zona destinada a las pertenencias de  mi esposo.

-Leo un rato y me levanto a cerrarla-me propongo.

La lectura en el silencio reinante de la noche me va conduciendo a ese sopor que te abre  las puertas del maravilloso mundo del sueño. Voy perdiendo la visibilidad de la letra impresa, el libro se acurruca en su abandono, mis antiparras intentan deslizarse de las orejas donde montan guardia, y, de repente, me asalta el recuerdo de que no he cerrado la maldita puerta y dejo a Morfeo empantanado. 

Por unos instantes, me debato entre esforzarme en dormir con la puerta tal cual y "superar" esa engorrosa manía o, levantarme y darle un mamporro . Incapaz de lo primero, opto por lo segundo.  Y me enrabio conmigo misma por tozuda. Y aún me enrabio más, cuando veo al "olvidadizo" de mi esposo durmiendo plácidamente -en ese preciso momento de mi lucha mental- como un bebé.

Seguiré intentándolo. O mejor. A ver si hay suerte y, el susodicho, me lee este jueves y se enmienda. Sabré recompensarlo...


Maat

Más "rarezas varias" en: http://conunasonrisaa.blogspot.com.es/




 

14 comentarios:

Neogeminis dijo...

jajaja, sabés Maat que te entiendo perfectamente!...más de una vez me ha pasado lo mismo y no he podido contenerme...me levanto para cerrar la dichosa puerta, que también -por esas casualidades- es la de la derecha del placard!

un abrazo!
=)

Cristina Piñar dijo...

A ver si hay suerte y tu marido te lee y se da por aludido... Sin duda es un fastidio que te des cuenta de las puertas abiertas cuando ya estás empezando a conciliar el sueño. Un buen remedio sería comproba que todas están cerradas antes de ir a la cama ¿no crees? Aunque claro, es normal que se te pase. Un beso, y gracias por compartir con nosotros una de tus manías en este jueves.

Pepe dijo...

No creo que sea casualidad, no. Lo cierto es que los hombres (en general), le damos menos importancia a esos pequeños detalles que al parecer para vosotras son poco menos que una cuestión de Estado. Lo digo porque mi esposa también se levanta más de una noche a cerrar la dichosa puertecita que naturalmente, es la de mi lado. ¿Exceso de orden o manía?. Juzgadlo vosotras.
Buen relato, Maat.
Un abrazo.

José Vte. dijo...

Las mujeres sois maestras en llenar vuestra vida de pequeños detalles, esos que a nosotros constantemente se nos olvidan, (aunque yo no suela dejarme la puerta del armario abierta, pero seguro que otras si, jeje)
Esapero que el aludido caiga en la cuenta.

Un abrazo

CAS dijo...

jajajaj SI...!!! QUE TE LEA EL SUSODICHO.

Sabes? creo que soy más haragana que supersticiosa....jajaj

Muy bueno, Maat, la del don del relato...

achuchones (y no le des bolilla a la puerta del placard... entregate al sueño maravilloso, mañana Dios dirá...)

Teresa Oteo Iglesias dijo...

¿Por qué los hombres se dejan siempre las puertas abiertas? es un expediente x, pero yo a mi chico me paso el día diciéndole: qué, jornada de puertas abiertas?
Real como la vida misma.
Muy bueno
Un beso

El Alma de Venus dijo...

Creo que los hombres del mundo se han confabulado para tener la mania mas desesperante para las mujeres, que te adentres en la cama, dispuesta a dormir y ver esa puerta sin cerrar, que sabes si no te levantas , no te dejara conciliar el sueño jajajajaja , muy buena tu ocurrencia para este jueves, besos querida amiga.

gustavo dijo...

señor esposo de mi compañera maat-lupe, que sepa usted que acabo de ir al parlamento de esta nuetra españa a pedir a lo parlamentarios que eleven un ley a la voz de ya. esta ley dirá más o menos que los esposos que no cierren puertas serán castigados sin sopa durante tres días...entiéndase como sopas...pues eso..que cada quien entienda lo que quiera..
además, la ley dirá que en caso de repetir el olvido, será castigado a dar 90 vueltas a la cama en completo silencio para que la esposa se maree y así se duerma prontito...
he dicho.
medio beso, maat-lupe.

rosa_desastre dijo...

Coincidimos en esa mania, amiga, yo tambien me levanto a cerrar las rendijas de la incertidumbre. Pero bueno, es soportable.
Hay cosas que no pueden cambiarse con amuletos (hoy me he llevado todo el dia en el hospital con mi madre, se ha caido) Un dia duro, habra que esperar con fe.
Un beso

Carmen Andújar dijo...

Es verdad, a veces nuestras manías pueden con nosotras, y somos incapaces de seguir nuestro ritmo normal. En fin, los seres humanos somos raros e incorregibles.
Un abrazo

San dijo...

Jajja Matt me parece que esa "mania" no tiene edad jajaja, mis hijos la sufren, desde muy pequeños decian, cierrala si estaba entreabierta, supongo que imaginaban dentro algo más que ropa, de ahi que aún hoy continuen con ese cierrala.
Se sguro que supera, espero.
Un abrazo.

Encarni dijo...

No sabes cómo te entiendo, a mi me pasa con otras cosas, por ejemplo, poner el despertador , que es mi móvil, y una vez que ya estoy acostada y me pasa como a ti, me levanto, uff que rabia me da.

Pero eso no es ninguna mania, más bien es mi mala cabeza.:)

Un abrazo.

Juan Carlos dijo...

Jaja,, las manias son irresistibles y en la vida en pareja cuantas veces se producen esis choques ... muy divertido. Besos.

Wendy dijo...

Hola Maat:
Yo , la verdad, como esposo no tengo ( por ahora), no lidio con esos asuntos, pero, por si las miscas, le paso copia de vuestro artículo a mi Eduardo, a ver qué opina...
Wendy