26 de octubre de 2010

Tiene pelotas el tema...

Hay noches que me desvelo y, entonces, recurro a mi mp3 para que me acompañe en esos momentos de insomnio. Normalmente escucho la música que he seleccionado para semejante menester: Maná, Luis Miguel, Ennio Morricone, Los Secretos...(La edad)

Otras ocasiones opto por escuchar la radio e ir enterándome de lo que pasa en este bendito mundo. Aunque esto es bastante peor, pues la mayoría de las veces ya me desvelo del todo y amanece antes de que vuelva a conciliar el sueño. Normal, dadas las noticias que van llegando en los últimos tiempos.

Pero hoy, en lugar de ir recuperando el sueño, las declaraciones de un encumbrado entrenador de fútbol-del cual dicen que es "isimo", "isimo"- han dado al traste con mi propósito. La verdad es que cuando habla, le pillo más bien poco. Pero esta madrugada le he captado el mensaje completo. ¡Qué cosas!

-El que juegue mal en la Copa, no jugará en la liga. Se quedará en el banquillo, ha dicho casi en un perfecto castellano.

Alucinaita me han dejado sus palabras. ¿Cómo era posible que se estuviera refiriendo de ese modo a profesionales con esas cifras en sus fichas tan "isimas"? (Abultadísimas, altísimas, carísimas, etc,etc)

Rápidamente he hecho una composición de ideas y me he acordado de mi madre cuando me decía:

-Si no terminas las lentejas no hay calle. Cuando salgas del colegio, derechita a casa.

Mis pesadilla con esas legumbres ya comenzaban la noche anterior; después de cenar, mi madre nos llamaba a filas (sólo a las mujeres de la casa) y nos distribuía en torno de la mesa camilla en donde ya nos esperaba una montaña de esos granos redondos y planos marronzuelos para ser separados de unas piedrecillas como diminutos perdigones y algún que otro hollejo que había perdido su valiosa carga y que las acompañaban-si les dejábamos-hasta el puchero.

Siempre me quedaba la última en la mesa. No podía con ellas. Y el cara de mi hermano, que ni las "elegía" porque era cosa de chicas, se las echaba al coleto como un marajá, pues le encantaban.

-No vayas escurriéndolas, me vociferaba mi progenitora desde la cocina. Cuando traigas el plato se le tiene que ver el fondo. Las últimas cucharadas ya las daba con unos enormes lagrimones que surcaban mis mejillas...Y me las terminaba, y tanto que me las terminaba. Porque si no esto...aquello.

Lo mismo que a estas estrellas del balón. No han de jugar bien por vergüenza torera, ni por lo que se les paga cada año. Ni tan siquiera por la afición que al fin y al cabo son los que se dejan los euros en las taquillas. Han de jugar bien porque si no, se van castigados al banquillo a ver jugar a sus compañeros. (Ahí si duele) ¿De verdad es un estímulo que se les amenace como a unos niños? Eso es por lo menos lo que a mí me ha parecido la frase. Esta noche me voy a molestar en enterarme cómo han jugado. Y a ver quien se ha dejado las lentejas en el plato. Igual va y le funciona al Mister la idea.

Pues mira, eso voy a preparar mañana para comer, unas ricas pardinas de Palencia. Me acaban de apetecer. Porque son ricas en fibra, hierro, proteínas y vitaminas. Por lo menos eso me decía la señora Paula, mi madre. (Así la llamábamos en secreto mis hermanos y yo cuando se ponía intransigente)

Aún tuve suerte. Lo del banquillo, a ella, no llegó a ocurrírsele. Ni se sabe el tiempo que yo hubiera permanecido en él. Ni las veces...

Maat

Os dejo una de mis canciones preferidas, de esas que me acompañan en las noches en blanco.


10 comentarios:

Trini dijo...

Pues creo que se va a tener que tragar el farol enterito, porque creo que ha sido un farol como una catedral. Ya veremos el domingo qué pasa con el castigo.

Tampoco me gustaban las lentejas, de pequeña. Ahora me gustan de vez en cuando.
Mi madre me castigaba con no dejarme ir al colegio de tarde, si no limpiaba el baño y la entrada, tras el almuerzo:)

¡Estas madres! Al menos son más guapas y cariñosas y tiernas que esos entrenadores.

Besos

Annick dijo...

Pues despues del partido del R.Madrid con el Murcia , se tenian que quedar todo el equipo en el banquillo ( los de Madrid , claro ! )
Creo que yo era peor que tu madre ; lo que mis hijas no terminaban de comer al medio-día , se lo comían por la noche .
Mi hija mayor estuvo dos día asi con un filete de higado.Pobre chiquilla , ahora que lo recuerdo me da hasta verguenza .
Menos mal que ella , cuando lo cuenta, le hace mucha gracia .

Besos desde Málaga.

Mar dijo...

Leerte ha sido un placer Maat. Muy ameno tu texto. Esto de los futbolistas no lo entiendo, chica. ¡Con lo que ganan! Mira, a mí me saca de mis casillas que ganen eso por ese trabajo; me parece inmoral.
¡Qué gracia lo de escoger lentejas!Ahora no es necesario, ¿por qué? Mamá siempre me decía que cuando papá entro en el restaurante regido por su abuela, ella estaba en la parte de delante escogiendo lentejas. Esa fue la primera imagen que mi padre tuvo de ella.
Un abrazo

PD
¿Has probado pastillas de valeriana para dormir de un tirón?

LUNA dijo...

Bueno Maat, lo que me he reido on la Sra. Paula y su hija Maat... Me suena muchísimo!!!!!

Cuando a mi me sucedía eso, yo además pensaba:
-Lo hace para jorobarme, pues sabe que no me gustan, pero como me quiere fastidiar....

Pero ya sabes, que hoy dia los niños están muy mimados...
Como no saben lo que valen las cosas, que todo les cae como el maná del cielo...
En mis tiempos...
Con nueve años estaba yo trabajando...
jajaja ¿Te suena?

Yo odiaba esa coletilla, y muchas otras por el estilo...

Pero es que para esto, vienen que ni pintadas.
Espero que esta noche duerman bien, princesa.
Besitos

Felisa Moreno dijo...

Las madres de antes no eran como las de ahora. Yo soy más blandita con mi hija, le permito que se deje alguna cucharada, eso sí, siempre le echo de más.
Me ha gustado tu entrada, una buena reflexión sobre el mundo del futbol, sí señor.
Un abrazo

Teresa Cameselle. dijo...

Me ha gustado como has enlazado la noticia del día con tus recuerdos de infancia. Yo también tuve mis peleas con mi madre, y con mi hermano, por comidas que a ellos le gustaban y a mí no. Ahora es al revés, creo que yo como mucho mejor y más variado que ellos dos, jaja.
Un beso.

Teresa Cameselle. dijo...

Ah, y dos cosas, a mí me chifla Luis Miguel desde pequeña, osea, cuando él también era pequeño ¡

Y decirte que estás convocada al

HALLOBLOGWEEN

Manolo Jiménez dijo...

Yo siempre comí muy bien, de más mirando hacia atrás. Pero cosas del metabolismo hasta los taytantos no empecé a engordar.

A los señores futbolistas del Madrid, Barcelona y similares con que trabajaran (de verdad trabajar) 8 horas al día ya se les vería el plumero.

Abrazos.

Verónica Marsá dijo...

No tiene pelotas el asunto, no! TIENE BALONES DE REGLAMENTO!!!
Es alucinante, amiga! Con la de millones de millones millonarios que cobran esta gente por darle a la pelotilla... que se les amenace para que cundan! Es como si a un obrero de la construcción se le dijera: "Si no pones hoy un par de ladrillos, mañana castigado y no vienes a trabajar"...

Qué tomadura de pelo ¿Tan tontos parecemos o tan tontos nos creen?

Besito, compañera.

CAS dijo...

Los tiempos cambian, los métodos por lo visto no.... Seguirá dando resultado el METODO LENTEJAS entonces....
muy gracioso, Maat.
besotes