7 de diciembre de 2009

Amigos

Tengo amigos que no saben el lugar que ocupan en mi corazón.
No perciben el amor que les profeso y la absoluta necesidad que tengo de ellos.
El "amor-amistad" es un sentimiento más noble que el "amor-pareja",
pues permite que su objeto de cariño se divida en otros afectos,
mientras el "amor-pareja" tiene intrinsecos los celos, que no admiten rivalidad.

Y yo podría soportar, sin embargo no sin dolor,
que hubiesen muerto todos mis amores,
¡pero enloquecería si muriesen mis amigos!
Hasta aquellos que no perciben cuánto son mis amigos
y cuánto mi vida depende de sus existencias...

A alguno de ellos no los frecuento, me basta saber que existen.
Esta mera condición me llena de coraje para seguir frente de la vida.
Sin embargo, porque no los frecuento con asiduidad,
no les puedo decir cuánto los aprecio. Ellos no lo creerían.

Muchos de ellos están leyendo esta crónica
y no saben que están incluidos en la sagrada relación de mis amigos.
Más es delicioso que yo sepa y sienta que los adoro,
aunque no se los diga y no los frecuente.

Y a las veces que los frecuento,
noto que ellos no tienen noción de cómo me son necesarios,
de cómo son indispensables para mí equilibrio vital,
porque ellos hacen parte del mundo que yo, trémulamente, construí
y se tornaron en fundadores de mi encanto por la vida.

Si uno de ellos muriera, yo quedaría torcido para un lado.
Si todos ellos murieran, ¡yo me desmoronaría!
Es por eso que, sin que ellos sepan, yo rezo por sus vidas.
Y me avergüenzo, porque esa súplica está, en síntesis, dirigida a mi bienestar.
Ella es, tal vez, fruto de mi egoismo.

A veces, me sumerjo en pensamientos sobre alguno de ellos.
Cuando viajo y estoy delante de lugares maravillosos,
me cae alguna lágrima porque no están junto a mí,
compartiendo aquel placer...

Si alguna cosa me consume y me envejece,
es que la rueda furiosa de la vida
no me permite tener siempre a mi lado,
habitando conmigo, hablando conmigo, viviendo conmigo,
a todos mis amigos y, principalmente los que solo desconfían
o tal vez nunca van a saber, ¡que son mis amigos!

La gente no hace amigos.
¡Los reconoce!

VINICIUS DE MORAES





24 comentarios:

MiLaGroS dijo...

Muy bonito. Ya me lo habían mandado con fotografías por e-mail. Un abrazo

maria jose moreno dijo...

Es precioso Maat. No lo conocía y qué razón tiene. La foto es genial
Gtacias un beso muy fuerte

izara dijo...

No conocía el texto y me ha gustado,
sobre todo el final.
Me parece muy cierto, incluso en este mundo virtual.
Un abrazo Maat, con mi reconocimiento.

MAJECARMU dijo...

Es cierto,a veces queremos y respetamos a personas,que no lo saben.. Los reconocemos,aunque no hablemos..!

Precioso y sentido texto,que nos hace reflexionar.

Mi felicitación y mi abrazo siempre,amiga.
M.Jesús

Ardilla Roja dijo...

Querida Maat: No conocía este texto, pero lo comparto completamente.

Coincido en que los amigos no se hacen, se reconocen. Y si, como apunta nuestro amigo común, Izara; también por Internet.

Un abrazo, perla de La Albufera.

TriniReina dijo...

Es cierto. No me había percatado hasta ahora, al leer el final de este poema-relato: "No hacemos amigos, los reconocemos" Los reconocemos en cuanto a nuestra vida llegan.

Es precioso el texto, amiga Maat. Besos

milagros dijo...

Qué bonito y cuanta verdad en todo ello. Los amigos es lo que siempre nos queda y como dice IZARA, también en este mundo virtual.
Un abrazo

María José Ouréns dijo...

Precioso poema a los amigos. Me ha gustado mucho.

A TI, MAAT

Mi recuerdo
para quién eres,
pero también...
para quién serás:
.
Amiga
que nos recuerda siempre
qué es lo que nos puede ayudar,
día a día.
.
Es maravilloso saber
que existes.
En este instante,Maat,
el abrazo te lo doy...
yo a ti.
.
¡Feliz día! Un beso

Manolo Jiménez dijo...

Totalmente de acuerdo con el mensaje del texto: es imposible "hacer" amigos, se encuentran simplemente.

En cualquier lado, por supuesto.

Abrazos.

tag dijo...

Pues yo voy a disentir de la mayoria de los comentarios.

Yo creo que los amigos si se hacen.

Y de hecho, muchos de los fracasos y decepciones que nos llevamos a lo largo de nuestra vida con personas que creemos reconocerlas como amigas, y con el tiempo te llevas un chasco, te fallan y te decepcionan, es por eso, porque crees reconocerlas y no haces nada por cultivar y conservar esa amistad, crees que ya está todo hecho, que no te tienes que esforzar nada y que va a durar eternamente esa amistad.

Espero Maat, que a pesar de mi opinión en contra de la mayoría, sigamos siendo amigas.

Un besito

mimbre dijo...

Hola Maat...
La amistad-es mi criterio- es como un planta de nuestro jardin, debemos cuidarla y alimentarla constantemente. "Amigo, es un hermano de distinto vientre" Saúl Asnes.
Vinicius, Genio total¡¡
Gracias por esta caricia y por tus palabras, AMIGA¡¡
Un abrazo enorme
Osvaldo

Paco Gómez Escribano dijo...

Preciosa la reflexión. Un saludo.

mar dijo...

No lo conocia Maat y me ha encantado.
Dice muchas verdades sobre el amor y la amistad que muchas veces a pesar de no verles con frecuencia están a tu lado cuando es necesario
Un beso de Mar

HADALUNA dijo...

Precioso.
Gracias por compartirlo.

Besitos navideños.

Annick dijo...

La foto es tan tierna !el poema muy sincero.

Besos desde Málaga.

Adolfo Payés dijo...

De regreso.
Por problemas de salud estuve ausente estos últimos días,
ya me pondré a la altura de sus blog para comentarles..

Pido disculpas por no poder pasar a comentarles.

Gracias

Un abrazo
con mis
Saludos fraternos de siempre..

Alatriste dijo...

Gracias por felicitarme en mi aniversario. Gracias por leerme. Me hizo mucha ilusión verte por mi desván para la fiesta. Je, je, je. Gracias también por intercambiar palabras conmigo. Es algo bonito. Espero que estés genial y que ya estés con los preparativos de la Navidad. Toca pasarlo bien, ¿no? Un abrazo y que esta amistad no se detenga nunca. Te deseo lo mejor. Hasta pronto.

Guada GN dijo...

Gracias Maat por compartir este poema. No lo conocía, y resume perfectamente lo que siento frente a mis amigos que están lejos - y algunos de los que estan cerca tambien.

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo, al amigo lo reconoces, aunque no de inmediato, porque un amigo no es el que te lo dice y se adorna sino el que te lo demuestra.
Interesante la lectura del blog.
Saludos

RMC dijo...

No habia leido nunca ese texto, pero muy bonito y cierto, gracias por compartirlo.

Que tengas una feliz semana
un beso
RMC

Maat dijo...

Milagros, María José Moreno, Izara, Majecarmu, Ardilla, Trini, Milagros, Manolo, Mar, Hadaluna, Annick, RMC, me he alegrado mucho de encontraros por aqui y de que os haya gustado este poema de Vinicius. Gracias por venir.

Un montón de abrazos a repartir.

Maat

Maat dijo...

Tag, eres muy libre-como todos lo somos- de expresar tu opinión. Y por eso no vamos a perder las amistades...¡Faltaría más!

Un besote.

Mimbre, me alegra verte por aquí y comparto tu idea de que a la amistad hay que cuidarla y alimentarla constantemente.

Un abrazo.

Paco Gómez, bienvenido a mi blog. Espero que lleguemos a ser amigos...

Un abrazo

Adolfo, ya te lo escribí en tu blog y vuelvo a decírtelo aquí. Ahora lo más importante eres tú. Cuidate y en cuanto puedas...nos seguimos leyendo.

Un abrazo, amigo.

Alatriste, me alegra verte por aquí. Sumarme a tu fiesta fue un placer.

Un abrazo.

RMC, Guada, celebro vuestra visita y que os gustara el poema. Nos seguimos leyendo.

Un abrazo.

Anónimo, es una pena que no pueda dirigirme por tu nombre, pero te agradezco tu visita y las afectuosas letras que me dejas. Eres bienvenido.

Un abrazo.

Maat

Maat dijo...

María José Ouréns.

Me has sorprendido y emocionado con tu poema. Gracias por estar ahí...

Un abrazo.

Maat

BLANCA LIBIA HERRERA CHAVES dijo...

"NO HACEMOS AMIGOS... LOS RECONOCEMOS..."

ES BONITO SABER QUE ESTÁN ALLÍ...

GRACIAS POR COMPARTIRLO