23 de noviembre de 2009

A mis venas


Estos cauces que ves amoratados
y de amarillo cieno consumidos,
eran la flor azul de los sentidos,

que hoy descubre sus pétalos ajados.


Besos verdes de aguja en todos lados
hieren la trabazón de los tejidos
y denuncian los brazos resentidos,
la enigmática piel de los drogados.

Las que llevaban vida y alimento
son tibias cobras de veneno suave,

blanco caballo con la sien de nieve.

Trotando corazón y pensamiento,
que por las aguas de la sangre vierte
con rápido caudal, la lenta muerte.


FERNANDO MERLO


Este inquietante soneto lo escribió un joven poeta malagueño llamado Fernando Merlo. Había nacido en 1952 y vivía en un mundo de sombras adonde había llegado de la mano de las terribles drogas. En el año 1981 apareció muerto, cerca de una jeringuilla quita-vidas, detrás de la barra del bar de su propiedad. Poco tiempo después, entre sus papeles, encontraron este poema.

Su lectura me ha impactado... Por eso lo he querido traer a mi blog. Una triste realidad de nuestra época. ¿Acabarán alguna vez éstas muertes?

Maat


15 comentarios:

Ana dijo...

Ojalá un día de estos no tengamos que escuchar que hay muertes por esta causa.

Muchos besitos preciosa, gracias por visitar mi playa, puedes volver cuando quieras.

Manolo Jiménez dijo...

El poema es impactante y retrata una realidad que vista de cerca no tiene calificativos posibles.

La lacra de nuestros tiempos, ¿la mayor? creo que sí, ha robado tanta juventud.

Abrazos.

milagros dijo...

Buf. Sin palabras

MAJECARMU dijo...

"Cobra de veneno suave.. caballo con la sien de nieve.."

Precioso soneto,cuyas metáforas duelen por su acertado simbolismo y significado,que utilizó alguien víctima de la droga..
Duele su claridad y su consciencia.. sabia y derrotada, intuyendo la muerte,que predice el final del poema.

Mi felicitación y mi agradecimiento,Maat.

Y mi abrazo siempre
M.Jesús

Mª JOSE. dijo...

MAAT por desgracia en mi entorno familiar he visto y sentido a lo que puede llevarte ese mundo tan doloroso...de hecho dos familiares cayeron bajo el abrazo del caballo.
Besos.MJ

mar dijo...

Hola Maat.
Desde luego es un poema que impacta, es una pena la cantidad de vidas que se han quedado por el camino por las drogas.
Alguna vez he pensado en que hubieran sido esas personas si no hubiesen tenido la mala suerte de caer en ese mundo, estoy segura de que muchos de ellos nos hubiesen aportado conocimientos de los que carecemos, este poema no hace más que confirmármelo, seguro que este gran poeta tendría una obra maravillosa.
Un beso de Mar

tag dijo...

Igual que con Enrique Urquijo, y con tantas otras vidas jovenes truncadas por la droga,sólo queda el recuerdo y la reflexión.

Me impresiona la facilidad con que la juventud empieza en ese peligroso mundo, creyendose mas inmunes que los demás, para dejarlo cuando quieran.

Pero se equivocan.
Las drogas como dice Fernando Merlo, son veneno suave que se introduce en sus venas para llevarlos lentamente a la muerte.

Un besito

caminante dijo...

He pasado un rato recorriendo tu espacio y me he sentido bien.
Me has hecho meditar, recordar.
Volveré
Un abrazo

TriniReina dijo...

Sí que impacta el poema. Más, sabiendo que su autor murio de esta forma. Más cuando ese veneno corrompe tan cerca.

Besps

LUNA dijo...

Digo como Tag, que con toda la información que hay hoy dia, no me explico porué hay hay gente que piensa que "a mi no me va a pasar" o "yo controlo"....
El caballo siempre se desboca...y mata...
Pobres ilusos los que piensasn ue podrán con él.
Penoso...triste.
Un besito

Celia dijo...

Triste. Con esa carga de verdad, de quien narra lo que le acontece.
Se cambia de modalidad, tal vez ahora, se inclinen por algo que no deja huellas en la piel, pero en definitiva, todo es lo mismo.
Un abrazo, querida Maat.

tubeth2000 dijo...

Hola, hermoso tu trabajo y tu espacio, te invito a conocer el mio, tambien escribo http://poemasdelalma2.blogspot.com

Cesar dijo...

He llegado aquí a través de un periplo de varios blogs..y ya que estoy commentaré que la droga no es más que uno de los fracasos de la naturaleza humana que quiere riquezas y dinero rápidos y a consta de lo que sea. También me llamó la atención el nombre. ¿sueco.?

Ardilla Roja dijo...

Se me había pasado esta entrada Maat.

Es impresionante y muy duro este poema.

Yo creo que no acabarán nunca estas muertes tan absurdas. Por desgracia y por mucho que se luche contra la droga, siempre habrá sinvergüenzas dispuestos a enriquecerse con ella.

Besos, amiga.

MiLaGroS dijo...

Es un poema maravilloso. Gracias por compartirlo. Un abrazo