29 de agosto de 2009

Vacaciones

Este año buscaba para nuestras vacaciones un lugar tranquilo donde encontrar descanso para cuerpo y mente. Hubo suerte. Gracias a un folleto de propaganda que me llegó por correo, conocí el lugar del que paso a hablaros. Se trata de una ciudad residencial en la que, principalmente, se oferta una forma muy concreta de vida para personas mayores de 55 años que deseen llevar una existencia activa e independiente. Dicho complejo se encuentra en plena promoción, gracias a lo cual, el precio de una semana de estancia en sus instalaciones era bastante asequible. Me costó lo mío convencer a mi esposo que debía vacar aunque sólo fuera una semana y la intervención de mi hijo hizo el resto.

Este pequeño paraíso tiene 6.500 metros cuadrados dedicados al bienestar, al ocio y a la diversión, en un entorno tranquilo y seguro.

Hay una zona común con los siguientes servicios: Centro Médico, Restaurantes, Supermercado, Quiosco, Sala de Exposiciones, Peluquería, Salón de actos -con una inmensa pantalla para disfrutar del mejor cine-, Spa & Fitnnes, un amplísimo Club Social con un mobiliario cómodo para ocupar el tiempo libre en juegos de mesa, Internet, o simplemente leyendo los libros que una sugerente Biblioteca dispone en tres idiomas, francés, inglés y español.

La zona de las viviendas se encuentra en un recinto cerrado, con entrada exclusiva para los residentes. Los controles de acceso funcionan mediante sistemas domóticos. Es una demarcación vigilada y controlada las 24 horas del día por medio de un circuito cerrado de televisión, con sistemas de alarmas de emergencia en las zonas comunes, por ejemplo, la espléndida piscina.

Hay un total de 397 apartamentos y bungalows con distintas modalidades: alquiler, compra o alquiler con opción a compra. Todos ellos son de estilo mediterráneo, de fácil acceso, y equipados de las más modernas instalaciones que imaginarse pueda. Centrándome en el que nosotros alquilamos os diré que tenía pulsadores de emergencia en el cuarto de baño, salón-estar y en la cabecera de la cama. Además de, Teléfono, Wifi, Aire acondicionado y detector de humos... El mobiliario es moderno y confortable.

Las viviendas son totalmente independientes y tienen una zona ajardinada propia. Concretamente la que nos asignaron a nosotros estaba rodeada de una presumida y olorosa Lavanda, acompañada de Romero, Ajedrea, Hiedra, Hibiscus, Latanas de varios colores (nuestra clásica "banderita española") y, un sin fin de las que no me dio tiempo a aprenderme sus nombres. Y eso que le puse interés pues, alguna mañana, coincidía con el jardinero mientras me paseaba por el recinto con mi cámara de fotos, intentando llevarme recuerdo de casi todo y, amablemente contestaba a mis preguntas. Según me dijo, un total de 10.000 plantas conviven a lo largo y ancho de toda la zona. Espectacular.

Al estar prohibida la circulación de coches por la zona, las calles posibilitan largos y sosegados paseos, a la vez que se goza de la vista de los coquetos detalles y cuidados rincones que abundan en el paisaje. Las noches tranquilas y, la contemplación del cielo estrellado y parpadeante, ha sido una de las circunstancias vivídas que con mayor satisfacción recuerdo.

Otra de las particularidades del lugar con la que me he divertido bastante, ha sido la presencia de un gran número de mariposas y libélulas que, con las primeras luces del sol volvían a revolotear en torno a las complacientes flores que las acogían generosamente. Es una lástima que la contaminación ambiental y el destrozo de su habitat, haga tan dificil su presencia en los jardines de nuestras ciudades. Un buen número de horas hemos dedicado a persegurilas para captar sus mejores imágenes. Las fotos más preciosas-lo reconozco- las ha conseguido mi esposo...

Realmente han sido unas buenas mini-vacaciones. Días que hemos dedicado a descansar, leer, pasear, nadar, conversar, ver pasar las nubes, escuchar el silencio, aguardar los primeros rayos del sol, despedir sus últimos destellos y, a disfrutar al máximo de una parte de la naturaleza que, por suerte, hemos tenido al alcance de nuestros sentidos. Espero que hayamos recargado "pilas" para una buena temporada....

Os dejo un video que he preparado con algunas de nuestras fotos del lugar. Deseo que os agrade...





Maat

10 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Pues acogedor e interesante el lugar.

Gracias por compartirlo.

Saludos fraternos
Un abrazo

Que pases un buen fin de semana

Lujo dijo...

Hola Holaaaaa Maat,
Mi niña, ¿¿¿cabe lo posibilidad, (por pequeña que sea), de poder ir yo también a este paraíso????
Ese lugar es mucho mejor que un hotel de cinco estrellas. O.O

Enhorabuena por la composición de fotos y música. Te ha quedado "de escándalo". ¡¡Son buenísimas!!.

Por si acaso, voy haciendo la maleta para el puente del 11 de septiembre ;)

Muy muy lindo!
Enhorabuena!
Abrazotes enormes!!

HADALUNA dijo...

Tiene una pinta estupenda y dan ganas de pasar unos días ahí.

Besitos dulces.

alfredo dijo...

Que buena pinta tiene.
Deseo que hayais podido encontrar el descanso que buscabais.

Un abrazo

TriniReina dijo...

Pues parece una ciudad idilica.
Allí me iría yo unos días...si pudiera:)

Besos

Manolo Jiménez dijo...

Una semana en un oasis de paz debe dar para mucho. me alegro de que lo hayáis pasado así de bien.

Abrazos.

MAJECARMU dijo...

Gracias por compartir.. Tu vivencia se extiende en el tiempo sin distancia. La naturaleza adquiere la magia y el encanto de un bello poema.

Me alegro de que hayas disfrutado y hayas creado y recreado la vida en esta composición.

Un abrazo.
M.Jesús

Neogeminis dijo...

Espero que lo disfrutes!


Nos vemos a tu regreso.
Besos!

XoseAntón dijo...

Idílico y ¿misterioso? :), ojalá que os sirva para reponer ánimos y fuerzas.

Bikiños

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

He leído este artículo con atención, me alegro que hayas disfrutado de las vacaciones, descansado.
Un saludo,
Juanma