13 de junio de 2009

Sábados de Mercedes

Esta semana la propuesta llega desde el Blog de Xose con el título: Amor, mi primer amor.


Podréis encontrar el resto de participaciones en:

http://calenturasfrescas.blogspot.com/


Mi querido Nolin.

Me imagino que, si esta carta llegara a tus manos, pensarías que me había vuelto loca. Pero es sólo una especie de juego entre un grupo de amigos blogueros. La propuesta viene hoy de Xose y, nos ha pedido que escribamos una carta a nuestro primer amor. Y mi primer amor fuiste tú; aunque de eso fui consciente muchos años después...Por entonces nadie nos explicaba nada. Y tú eras mucho más que un compañero de juegos.

Cada tarde, me aguardabas en la puerta de mi casa. Cuando yo bajaba con mi bocadillo de mantequilla de tres colores, allí estabas sonriéndome y, juntos, cruzábamos hasta la Gran Vía donde se encontraba el resto de los amigos. Casi siempre intercambiábamos las meriendas. Tú, me dabas un pedacito de tu pan con chocolate de almendras y yo te dejaba mordisquear mi bocata multicolor. Presumía de llegar delante del resto de las chicas contigo al lado. Para mi, suponías algo muy especial. Me mimabas demasiado para nuestra edad. Eras el primero que venía a levantarme cuando, jugando a balón tiro, me caía al suelo. Por muy lejos que estuvieras de mí, llegabas el primero a socorrerme y, con toda la delicadeza del mundo, me curabas los rascones que me hacia en las rodillas. Reconozco que algunas veces exageraba más de la cuenta; pero ese rato que te tenía más pendiente hacia que me sintiera muy importante.

Una de las actividades que más nos distraía era poner los tapones metálicos de refrescos en el carril del tranvía. Cuando este pasaba por encima los dejaba planos y ardiendo. Nunca me dejabas recogerlos; primero lo hacías tú y no me los entregabas hasta que no estaban bien fríos. De nada te servían mis protestas. Recuerdo que era la única chica a la que ninguno de los amigos se atrevía a deshacer los lazos de las trenzas. Teníais habilidad para hacerlo y salir corriendo. Eso suponía que, más de una vez, sufriéramos un buen tirón de pelo. Pero a mí, ni se les ocurría. Sabían que se las verían después contigo...


Me agradaba sobremanera que me despidieras cada noche en la puerta de mi patio. Cuando subía el primer tramo de escalera y me giraba para decirte adiós con la mano, vivíamos un momento delicioso al recoger cada uno la imagen del otro hasta el próximo día.

-Pero, ¿es que vosotros sois novios?, nos preguntaban a menudo los amigos...
(Yo dejaba que tú contestaras sin perder de vista ni uno de tus movimientos).
-Sí, y nos vamos a casar, respondías contundente.


Con el paso del tiempo, la vida nos ha llevado por distintos caminos. Pero hoy, que había que escribir una carta a nuestro primer amor, me he acordado de ti. A pesar de que ni tú ni yo supimos advertir que aquel sentimiento que nos unía entonces era amor. Nuestro primer amor. Y...¿sabes?, me hiciste muy feliz.

Maat


29 comentarios:

Mercedes dijo...

Esa complicidad de intercambio de bocatas ya apuntaba directo al corazón.
A ver si hay suerte y le llega esta carta tan entrañable. Quien sabe si él, en su momento, también recordó merendilla y escribió lo que sentía. Quien sabe...
Un abrazo

Luna dijo...

Que cosa tan bonita!!!Las dos hemos tenido un primer amor de niñas y en silencio, bueno yo no tanto, y me costó un castigo.
Me son tan familiares todas las situaciones que describes!!!

La vida luego, nos lleva por muchos caminos... Pero fué muy bonito....
Caray, hemos sacado pequeños secretos...
Un besito cariñet.

alfredo dijo...

...es curioso, pero cuanto daríamos por conocer la historia, de haber sucedido de forma diferente, que por otra parte parece la lógica, la normal.

Nolin, ya estaba ahí, los sentimientos eran recíprocos, la mitad del camino estaba recorrido, pero nuestra historia no se termina de escribir hasta el final incluso hasta después, por que se recuerda lo que fue y se imagina lo que pudo ser.

Preciosos recuerdos de un tiempo de pan con chocolate y chapas de "la casera" laminadas por el tranvía de turno

Besos

XoseAntón dijo...

Un ángel de la guarda, generosidad y amistad, así comienzan los amores, Maat, los grandes amores; o deberían de comenzar, porque el tuyo me gustó, mucho.

Muchas gracias por participar.

Bikiños

RitiWoman dijo...

Cuando eres niño no sabes distinguir lo que es amor.

Que tiempos aquellos de chapas y calle...

rosa_desastre dijo...

Ay Maat esos amores trenzados con la inocencia...¿quien no tiene uno?
Me encantó.
Gracias por abrirme la puerta a estos sábados...pero creo que aun no lo hago bien, segun mercedes jaajajajja. Anda, dime que me falta y que me sobra, porfaaaa.
Un beso

Balamgo dijo...

Entrañable,muy entrañable.Me ha encantado tu descripción de las costumbre y hábitos de la época.Nunca había oído hablar del bocadillo de tres colores.
Una estupenda carta¡
Un abrazo cariñoso

Neogeminis dijo...

Qué ternura!!...qué hermosos recuerdos de tu infancia añorada!!...una belleza!...muchas gracias por traerlos y compartirlos...como aquellas meriendas! jejeje


saludos, de otra viajera de este bus!

Any dijo...

Que ternura de carta! Me emocionó, casi pude verlos jugando en la calle y el como todo un caballero cuidándote y defendiéndote.
Claro que era amor, un amor inocente y suave con sabor a pan de chocolate.
Hermosa carta, una de las que mas me gustó leer
un beso

gustavo dijo...

Y SABES?...ME HICISTE MUY FELIZ"""""
T0MA ALLÁ¡¡¡¡
SI DEJARA YA DE P0NER PALABRAS, AL MEN0S Y0, YA ME ENTENDERIA. PUES EN ESE FINAL , PARA MI, HAS RESUMID0 LA CARTA.
MIRA, CRE0 QUE DEJ0 DE HABLAR.
GRACIASSSS¡

Mon dijo...

Que bonito! Dos niños compartiendo juegos y chocolate! Creo que, te has acercado totalmente al primer amor... Es cierto! Eso si que es amor!

Por cierto. El año pasado quedé con alguien en el lugar de la locomotora, pues me parecía un buen lugar para empezar un "romance?" y yo por telefono le comentaba que me espera justo allí, pensé que era un despistado al decirme que no veia ninguna... pero era cierto! No estaba! La quitaron! Y aunque pasaba siempre por allí , no me di cuenta... hasta que quise amar de nuevo...

¿Porque soy tan despistada?

Un besote y buen sabado!

Mon

mar dijo...

Eso si que era amor, tan dulce y tan puro como solo puede ser en la infancia, me ha gustado recordar el bocadillo de tres colores, yo tambien solía comerlo para merendar
Un beso de Mar

sara dijo...

Preciosa carta Maat. Me ha emocionado la sensibilidad con la que la redactas.

Mil besoss

Sara

Carol dijo...

Es una carta preciosa Maat, ¡cuanto amor sin saberlo!, es entrañable, un bello recuerdo, un bien para el alma, me ha emocionado y nublado la vista.

Un fuerte abrazo Maat.

tag dijo...

Maat,

Acabo de terminar con mi sabado de niños, y vengo corriendo a leer vuestras cartas de amor.

La tuya es de muy niña, fuiste muy precoz con el amor.
Lo de la mantequilla de tres colores, es total, me ha recordado aquellas meriendas, ahora ya no existen. ¿Como supiste tan joven que el corazón de los hombres se gana por el estomago? jajajaja

Muy bonita tu carta, Maat.
Un besito

chonoman dijo...

Mantequilla de tres colores, todavía me acuerdo y encima salteada de amor.
Bonita declaración a un primer amor.
Besotes.
Paola.

Lujo dijo...

Hola Hola Maat,
Me encantó tu relato. Mi niña, es un recuerdo precioso. Me has hecho sonreír y ponerle un puntito de color a este día.
Felicidades por esa ternura tan especial que Dios te ha regalado. Me encanta tu forma de mirar la vida. Eres muy GRANDE, chiquitina.
Cuida't
Bona nit!
Una abraçada ben forta.

Carmen Andújar dijo...

Un tierno relato de la niñez. En esta etapa se intercanvia de todo, cromos, bocata, etc. Esto crea una gran complicidad.
Un abrazo

susagna dijo...

Una carta muy linda, muy tierna y dulce.

A veces sí necesitamos las etiquetas para reconocer un sentimiento. Pero aún debíais madurar los dos. Si él te hizo feliz, es lo importante, sentir esa felicidad, aún sin entendrer el significado profundo. Uff! como me enrollo. Gracias por pasar por mi blog.

Petonts dolços desde Girona

yonky dijo...

buenisimo escarbar un tanto nuestra memoria y traer recuerdos gratos como el que tu describes,este marco,de ninguna manera se borrarà

cariños

salvadorpliego dijo...

Recuerdos preciosos, definitivamente.
Un fuerte abrazo para ti.

salvadorpliego dijo...

Que tengas un buen fin de semana.

Dorotea dijo...

No recuerdo ningún primer amor tan juvenil, tan precoz, salvo ese de mi oso Peter que por cierto aún 'vive' y preside la sección de peluches de la colección de juguetes antiguos de mi hermana. Lo de intercambiar bocados de bocata, y sentirse protegida debe haber sido fenomenal.
Precioso relato, Maat,
un beso.

Ardilla Roja dijo...

Precioso recuerdo Maat, salpicado incluso de sabores como ese bocata de mantequilla multicolor.

A mi no me dio tiempo a terminar mi carta. Pero cualquier día la pongo.

Un beso

CASANDRA dijo...

un amor fresco, natural, espontáneao, y sin embargo la vida nos lleva por tantos caminos....sin dudas un buen comienzo para creer en el amor: fuiste felíz!! no se como es ese pan con mantequilla de tres colores, pero me quedo con las mismas ganas de conocer a Nolín. un abrazote.

Quien Sabe... dijo...

Maat, perdona lo tarde!
Que relato tan lindo! Una historia de dos amigos, me haz hecho recordar a mi amigo de la infancia con el que perdí contacto y sólo Dios sabe donde estará. Con tu carta me haz hecho pensar de nuevo en el y todo lo que compartimos, una amistad tan linda y profunda como la tuya con Nolin.
Besotes

Carmina dijo...

Cuando se es solo un niño hay ciertas cosas que no se ven y que analizandolas cuando uno tiene mas años se percata de todo lo que vivio con aquellos años, uys el compartir bocatas, el que te mimara y defendiera serias la envidia del resto de muchachas

Tèsalo dijo...

Mejor, muchìsimo mejor que aflore el inconsciente, si tanta cortapisa.

Un saludo,
Tèsalo.

MAJECARMU dijo...

Enhorabuena por esta delicia sincera,tierna y espontánea..

Me alegro que perdure dentro de ti ese recuerdo positivo y limpio..

Seguro que él tiene el mismo recuerdo..

Un abrazo,Maat