25 de junio de 2009

El mundo


Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.
A la vuelta contó. Dijo que había contemplado desde arriba, la vida humana.
Y dijo que somos un mar de fueguitos.
-El mundo es eso- reveló- un montón de gente, un mar de fueguitos.

Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás.

No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tanta pasión que no se puede mirarlos sin parpadear y, quien se acerca se enciende.
Fragmento de "El libro de los abrazos", de Eduardo Galeano)

12 comentarios:

LUNA dijo...

No hace falta ir a cielo...
Cuando vas por la calle y te encuentras con la gente, y les miras a los ojos, quizás les saludes, quizás pases de lejos. Pero todos dejamos una luz, o en toco caso, algunos dejamos una ausencia de luz.
Y a lo largo de la vida, nos encontramos de toda cklase de luces.
Algunos tenemos la suerte, de cruzarnos con gente de muchísima luz, tanto que nos impregnan y nos contagian.
Nos dan calor, nos dan amor, nos dar miradas limpias, palabras de consuelo, de aliente, de alegria.
Y eso es algo maravilloso.
Gracias por tu luz.

Mercedes dijo...

Tengo ese libro: El libro de los abrazos. Me lo regalaron por partida doble. Una pasada. Gracias por recordármelo.

Neogeminis dijo...

este texto de Galeano es tan simple como cierto...muy ilustrativo.


saludos!

TriniReina dijo...

Me encanta este relato de Galeano.

Fueguitos, pero unos con más bríos que otros. Unos con peor voluntad que otros más suevemente cálidos.

Abrazos

Maat dijo...

Luna, me alegro mucho de leerte.
Espero que pronto termine ese inventario, te esperamos con ilusión.

Un besote.

Maat

MAJECARMU dijo...

Hola Maat,hace unos días que no sé nada de tí.Esperaba tu visita..imagino que estás muy ocupada.No te preocupes,vengo de nuevo a decirte que me gusta tu post..Cada uno tenemos una luz..La tuya es muy grande Maat,yo la veo,alumbra a los mejores poetas y escritores que tú sabes elegir..
Las palabras son el mejor puente de comunicación y hemos de aprovecharlo y cuidarlo.
Me gustaría seguir creando y recreando la vida a tu lado con nuestras mejores palabras,amiga.
Espero que estés bien y que sigas disfrutando de ese premio de finalista,que justamente te mereces..
Recibe mi abrazo y mi apoyo.Espero noticias tuyas.
M.Jesús

Maat dijo...

Mercedes, Neo, Trini, gracias por visitarme. Celebro que el fragmento de Galeano os gustara.

Un abrazo.

Maat

Manolo Jiménez dijo...

Ya sé uno de los libros que leeré estas próximas vacaciones.

Y estoy de acuerdo con que hay tantos tipos de fuegos distintos, tantos como colores.

Abrazos.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Maat, a los fuegos de San Juan, paganos y alegres, sumas las chispas y las luces de Galeano.
Nos mira el viejo desde arriba, y brillamos cada cual con su fuego.
Gracias por encenderlo, cálido en mi corazón, bsito, !salve! natalí

Balamgo dijo...

Mi adorado Galeano. Como siempre genial.
Es un fragmento precioso.
Un saludo cariñoso.

Dorotea dijo...

Perdona que me cuele aquí, pero no sé dónde si no:
Esta es una invitación personal e intransferible a tomarse cinco (5) copas en mi blog y actuar en consecuencia. Como carta de presentación, tu versión de las intimidades de una nevera. A partir de las 0.00 h se te asignará una nevera móvil. ¡Echa a volar esa imaginación!
Un abrazo de la coordinadora de neveras móviles...

rosa_desastre dijo...

Es precioso cuzarse por la calle con candelitas que nos llenan de luz y de calor en los dias en que nosotros nos apagamos.
Un beso