29 de abril de 2009

No me pregunten


Tengo el corazón pesado
con tantas cosas que conozco,
es como si llevara piedras
desmesuradas en un saco,
o la lluvia hubiera caído,
sin descansar, en mi memoria.

No me pregunten por aquello.
No sé de lo que están hablando.
No supe yo lo que pasó.

Los otros tampoco sabían
y así anduve de niebla en niebla
pensando que nada pasaba,
buscando frutas en las calles,
pensamientos en las praderas
y el resultado es el siguiente:
que todos tenían razón
y yo dormía mientras tanto.
Por eso agreguen a mi pecho
no sólo piedras sino sombra,
no sólo sombras sino sangre.

Así son las cosas, muchacho,
y así también no son las cosas,
porque, a pesar de todo, vivo,
y mi salud es excelente,
me crecen el alma y las uñas,
ando por las peluquerías,
voy y vengo de las fronteras,
reclamo y marco posiciones,
pero si quieren saber más
se confunden mis derroteros
y si oyen ladrar la tristeza
cerca de mi casa, es mentira:
el tiempo claro es el amor,
el tiempo perdido es el llanto.

Así, pues, de lo que recuerdo
y de lo que no tengo memoria,
de lo que sé y de lo que supe,
de lo que perdí en el camino
entre tantas cosas perdidas,
de los muertos que no me oyeron
y que tal vez quisieron verme,
mejor no me pregunten nada:
toquen aquí, sobre el chaleco,
y verán como me palpita
un saco de piedras oscuras.

PABLO NERUDA






4 comentarios:

El Desván de la Memoria dijo...

Hola, Maat:
Te escribo para felicitarte por tu recién estrenado blog. Bueno, en realidad es el mismo con una nueva imagen ¡y vaya imagen! Me gusta, y me gusta que te guste, porque se te ve contenta como si tuvieras zapatos nuevos (en realidad blog nuevo).
Como además me citas en las entradas de días anteriores, te contesto aquí porque ya sabes que he sido algo viajero estos últimos días. Y que no me olvido de ver lo que vais añadiendo en las páginas, aunque a veces no me dé tiempo a incluir comentarios.
Me parece increíble la cantidad de poetas y poesías que vas incluyendo, es una maravilla para todo buen lector. Y además te estás convirtiendo en una experta bloguera. Ya recurriré yo a ti cuando necesite ayuda.
Un fuerte abrazo,
Ramón

Celia dijo...

Hola Maat.
Gracias por el poema de Neruda, y sobre todo por ser tan maja.
Sobre el nuevo blog, creo que ya te comenté que me encanta. Si no ha sido así, te lo digo ahora.
Un beso, amiga.

Ave Mundi Luminar dijo...

Gracias

El primer café del día y el poema de Neruda han creado un momento mágico, quizá porque hoy yo tampoco quiero que me pregunten... quizá porque en mi como en todos los que hemos recorrido ya una parte del camino, palpita "un saco de piedras oscuras".

hatoros dijo...

GRACIAS POR RECORDARNOS A UN TIO TAN ENORME