31 de enero de 2009

Relatos solidarios


RELATOS SOLIDARIOS DESDE INTERNET

Palencia, 6 de Diciembre de 2008.
Estimados amigos:
A quienes os dedicáis a escribir relatos y además tenéis un blog con presencia continuada en Red quiero pediros que regaléis un cuento, de extensión máxima un folio (doble espacio, tamaño 12 y una sola cara).
Con esos relatos publicaremos un libro llamado “Relatos Solidarios desde internet” o parecido – se admiten propuestas – con 50 cuentos, cuya recaudación por venta será donada íntegramente al apadrinamiento de niños a través de la Fundación Vicente Ferrer.
www.fundacionvicenteferrer.org/esp/
La publicación de los 100 primeros ejemplares está garantizada. Intentaremos hacer una tirada mayor si las empresas a las que voy a dirigirme colaboran un poco con este proyecto. Por tanto, si quieres ayudar, manda tu relato antes del 1 de marzo de 2009 a mi correo electrónico javierribas@erabradomin.org , indicando además la dirección de tu blog.
En caso de recibir más de 50 textos tendré que seleccionar. Para ello pediré la ayuda de los miembros de la Asociación de Escritores en Red http://www.erabradomin.org/ ya que yo no me considero un buen crítico.
Hasta la fecha límite de recepción, y siempre con vuestra autorización, iremos publicando los textos recibidos en mi blog.
Un fuerte abrazo a todos y adelante. Podemos hacer cosas.
Javier Ribas

Esta iniciativa os la traigo desde el blog de Javier Ribas:

http://javierribas.blogspot.com


Al igual que Javier, yo también creo que, juntos, podemos hacer cosas por las personas más desfavorezidas que nos necesitan. En el fondo, todos nos necesitamos.

Haciendo mía aquella consigna de: "Lo importante es participar", os dejo el cuento con el que he contribuido al proyecto.


JUGUETES ILUSIONADOS

El gran almacén quedó en penumbra. Las luces de emergencia alumbraban sutilmente el local y entre las estanterías abarrotadas de juguetes reinaba el silencio.
Pero... algo se movía. Uno de los caballos de madera, se había liberado de su caja y desde un amplio pasillo comenzó a gritar:

¡Eh, oídme todos! ¡Despertad! ¡Tengo algo muy importante que contaros!-gritó-, mientras miraba hacia ambos lados y veía como iban saliendo los juguetes de sus cajas y formaban pasacalles de mecanos, motos, muñecas, bicicletas, coches, pelotas, trenes, animalillos del bosque, marionetas, peluches...

En pocos minutos se vio rodeado de muchísimos juguetes. Algunos, los más perezosos, se asomaban desde sus estanterías sin molestarse en bajar con los demás.

Veréis: Mientras esta tarde me embalaban en mi caja, escuché a los operarios comentar que la semana próxima nos van a repartir por varias zonas del mundo, donde todavía hay niños desfavorecidos que no tienen ni juguetes.

Un gran murmullo de júbilo se extendió por todo el almacén...

Nuestra misión será desarrollar su inteligencia, su creatividad, su afectividad, y convertirnos en sus amigos. ¿Os dais cuenta lo importantes que somos?

El resto de la noche la pasaron planeando e imaginando lo que sería su vida en pocos días en las manos de miles de niños que los iban a querer mucho, muchísimo... Fue una noche muy feliz para ellos.

A la mañana siguiente, uno de los primeros operarios que entró en el almacén se quedó asombrado mirando las estanterías. Algo raro pasaba allí. Todas las cajas estaban apiladas de forma que sobresalían unos centímetros de sus lugares. Como facilitando el poder ser capturadas. Realmente estaban ansiosas por salir de allí, por correr a jugar con esos miles de niños que no sabían la sorpresa que les esperaba y de los que muy pronto... se iban a convertir en inseparables.

¡Seguro que había sido una gran idea!


Maat


4 comentarios:

Mercedes dijo...

Sin duda, Maat, una gran idea. Todas las ideas que fomenten el espíritu de grupo, son grandes ideas. Y si encima se meten en un cuento y te llegan con esa frescura, pues todavía más.
Precioso tu cuento.

Y, ahora me pregunto... ¿Y, qué pasó después...?
Un abrazo.

Sobreintima dijo...

Maat

Tu cuento es tan dulce, me ha emocionado mucho. Recordar los tiempos de infancia cuando el mundo se componía de muñecas, de trenes y el caballito de madera que no podía faltar, o la casa para las muñecas que ibas decorando poco a poco.

Mira que si los juguetes pudieran decidir su destino, seguro irían con esos niños que los necesitan tanto.

Preciosa historia, Maat. Me deja un saborcito a cereza en los labios.

Gracias por regalárnosla.

Sobreíntima ♥ =)

CESAR dijo...

Preciosa iniciativa, a mi me encantaria participar, pero no se si estaré a la altura y el tiempo me lo permitirá. Llega el momento del año que no paro de viajar. Pero voy a ver que se puede hacer. ¿El tema del cuento es libre?

Felisa Moreno dijo...

SEguro que esos niños acogen los juguetes con verdadero cariño, nuestros niños, los privilegiados ya no saben apreciar lo que vale un juguete, los tenemos desbordados.

Un cuento precioso.
Besos