31 de enero de 2008

Poeta


Ni de tu corazón,
ni de tu pensamiento,
ni del horno divino de Vulcano
han salido tus alas.
Entre todos los hombres las labraron
y entre todos los hombres en los huesos
de tus costillas las hincaron.
La mano más humilde
te ha clavado
un ensueño...
una pluma de amor en el costado.

LEÓN FELIPE


30 de enero de 2008

Poema de la duda


Nuestro amor ya es inútil como un mástil sin lona,
como un cauce sin agua, como un arco sin flecha,
pues, lo que enciende un beso lo apaga una sospecha
y en amor es culpable el que perdona.

Ya es sombra para siempre lo que miró la duda
con su mirada amarga como una fruta verde,
y el alma está perdida cuando pierde
el supremo pudor de estar desnuda.

Así frente a la noche te he de tender la mano
con un gesto cordial de despedida
y tú no sabrás nunca lo que pesa en mi vida
la angustia irremediable de haberte amado en vano.

JOSÉ ÁNGEL BUESA




29 de enero de 2008

Y van.....50

De vez en cuando los informativos nos traen alguna noticia buena y simpática. Y por supuesto, nos alegra un poco el momento. Cosa que se agradece...sobre todo en época pre-elecciones. La noticia agradable de hoy ha sido recordar que con esta fecha, celebran sus bodas de oro Joanne Woodward y Paul Newman. Ahí es nada. Cincuenta años de unión. Si eso ya tiene mérito en los días que vivimos, mucho más tratándose de un pareja de actores de Hollywood. Hay una frase muy citada de Paul que pronunció en una ocasión cuando le preguntaron cual era el secreto de su matrimonio: ¿Para que buscar una hamburguesa fuera si en casa tienes un solomillo? Será ese o no el secreto, ellos lo sabrán. Lo cierto es que ahí siguen...
Se enamoraron durante el rodaje de la película "El largo y cálido verano", en la que ambos compartían cartel. Por aquel entonces , Paul Newman estaba casado con Jackie Witte y tenían tres hijos. Por su parte, Joanne, mantenía una relación con el escritor Gore Vidal. Rompieron sus respectivos lazos afectivos y se casaron el 29 de Enero de 1958 en Las Vegas.
Ese mismo año, Joanne ganó el Oscar a la mejor actriz por su interpretación en la película "Las tres caras de Eva". En el año 1960, era la primera actriz que tenía una estrella en la avenida de La Fama de Hollywood.


Y ya que estoy escribiendo sobre esta pareja, me apetece mucho recordar una de las películas que más me ha impactado de todas las que he visto. Se trata de "La gata sobre el tejado de zinc", que interpretó Paul Newman junto a Elizabeth Taylor en el año 1958, y que no cabe duda, lo encumbró en su carrera cinematográfica. En mi modesta opinión, la mejor interpretación de cuántas ha rodado. Basada en una obra para teatro de Tennesse Wilians fue llevada a la gran pantalla con guión adaptado por James Poe y Richard Brooks (director). La película reunió 6 nominaciones al Oscar: a la mejor película, al mejor actor, a la mejor actriz, al mejor director, al mejor guión adaptado y a la mejor fotografía.

Os comentaba que esta película me impactó por varios motivos, pero destaco sobre todo los diálogos agudos, intensos, desgarradores, que mantiene Brick (Paul Newman) con su padre (Burl Ives) y una de las secuencias finales de la película, cuando Brick, desde la barandilla de la escalera grita a su esposa Maggi (Elizabeth Taylor):

-Maggi......ven, sube.

Ella, sube a toda prisa a la habitación de ambos.... (¿y quien no?)

-cierra con llave- le pide Brick.....

la mirada que ambos se dirigen, sobre todo la de él hacia Maggi.... es indescriptible. Nunca tan pocos segundos de cine han insinuado tanto. Sencillamente magistral.

Y bueno, parece que me desvié del tema central.... Actualmente Joanne y Paul viven alejados de Hollywood, en un apacible rancho en Connecticut. Según palabras del actor: mi mujer y yo hemos encontrado allí un bonito cementerio.

Hasta eso han decidido juntos..... ¡Que tarde muchos años.....!

MAAT

28 de enero de 2008

La lluvia

Yo tuve una vez amores.
Hoy es día de recuerdos.
Yo tuve una vez amores.

Hubo sol y hubo alegría.
Un día, ya bien pasado...
hubo sol y hubo alegría.


De todo, ¿que me ha quedado?
De la mujer que me amaba,
de todo ¿que me ha quedado?...

...El aroma de su nombre,
el recuerdo de sus ojos
y el aroma de su nombre.

MANUEL MACHADO

27 de enero de 2008

Circuito urbano-Valencia

































Esta mañana, aprovechando que en Valencia disfrutábamos de un día primaveral, me he acercado al puerto para ver cómo marchan las obras de acondicionamiento para el circuito urbano que el próximo 24 de Agosto acogerá al Gran Premio de Europa de Fórmula 1 en esta ciudad.


Las obras comenzaron el pasado día 4 de Octubre y consisten en la prolongación del paseo de La Alameda y la Avenida de Francia al puerto y el acondicionamiento de La Marina Juan Carlos I, lugares por donde discurrirá el circuito.


Este es el primer paso para hacer realidad el sueño que comenzó a tomar forma con la firma en Londres, por parte del Presidente valenciano Francisco Camps y el patrón de Fórmula Uno Bernie Ecclestone, del convenio para la celebración de pruebas del Campeonato del Mundo durante 7 años en Valencia.


El trazado valenciano se convertirá en el más rápido del mundial, sólo superado en velocidad máxima por el de Indianápolis y el de Monza.

La velocidad máxima que alcanzarán los monoplazas será de 323.3 kilómetros por hora, siendo la mínima de 95,2 kilómetros/hora y una media de 201 kilómetros/hora, a lo largo de los 5,473 kilómetros de los que consta el circuito.


La presencia de los principales pilotos que disputarán el Gran Premio de Europa en los entrenamientos colectivos celebrados en el circuito Ricardo Tormo de Cheste días pasados ha tenido consecuencias espectaculares. El lunes pasado, Fernando Alonso debutaba en las pistas de Cheste con su nuevo R-28, lo que congregó a 6000 aficionados en las gradas. Aprovechando que el martes, día 22 era festivo en la ciudad de Valencia, 38.000 amantes de la F1 acudieron a presenciar los entrenamientos , logrando un nuevo record de asistencia. El miércoles se contabilizaron 22.000 aficionados y el jueves 6000, lo que suma un total de 72.000 aficionados en 4 días, lo que ha supuesto unos ingresos para el trazado de 360.000 euros. Esta respuesta, no es más que un buen presagio para el Gran Premio de Europa de Fórmula 1 que celebraremos en Valencia y que ya está empezando a rugir en nuestras calles.....


MAAT





















26 de enero de 2008

Poemas menores


I

No es lo que me trae cansado
este camino de ahora.
No cansa
una vuelta sola.
Cansa el estar todo un día,
hora tras hora,
y día tras día un año
y año tras año una vida
dando vueltas a la noria.

II

Que se quede así ya
-desnudo y vacío- el corazón.
¿A qué vestirle de nuevo,
a qué otra vez colmarle de amor
si otra vez, al fin, ha de venir el tiempo
a llevárselo todo como un ladrón?

III

Huyen. Se ve que huyen
vueltas de espaldas a la tierra.
Nosotros no hemos visto todavía
los ojos de una estrella.
Para buscar lo que buscamos
(¿dónde está mi sortija?) una cerilla es buena,
y la luz del gas,
y la maravillosa luz eléctrica...
Nosotros no hemos visto todavía
los ojos de una estrella.

IV

¿Qué más da ser rey
que ir de puerta en puerta?
¿Qué va
de miseria a miseria?

V

¿Que me importa que se borren
los caminos de la tierra
con el agua
que ha traído la tormenta?
Mi pena es porque esas nubes tan negras
han borrado las estrellas.

VI

Para mí el bordón sólo.
A vosotros os dejo
la vara justiciera,
el caduceo,
el báculo
y el cetro.
Para mí el bordón sólo del romero...
Yo quiero el camino blanco y sin término.

LEÓN FELIPE






25 de enero de 2008

Poema de las cosas


Quizás estando sola, de noche, en tu aposento
oirás que alguien te llama sin que tu sepas quién
y aprenderás entonces, que hay cosas como el viento
que existen ciertamente, pero que no se ven...

Y también es posible que una tarde de hastío
como florece un surco, te renazca un afán
y aprenderás entonces que hay cosas como el río
que se están yendo siempre, pero que no se van...

o al cruzar una calle, tu corazón risueño
recordará una pena que no tuviste ayer
y aprenderás entonces que hay cosas como el sueño,
cosas que nunca han sido, pero que pueden ser...

Por más que tu prefieras ignorar estas cosas
sabrás por qué suspiras oyendo una canción
y aprenderás entonces que hay cosas como rosas,
cosas que son hermosas, sin saber que lo son...

Y una tarde cualquiera, sentirás que te has ido
y un soplo de ceniza regará tu jardín
y aprenderás entonces, que el tiempo y el olvido
son las únicas cosas que nunca tienen fin.

JOSÉ ÁNGEL BUESA

24 de enero de 2008

Razón de amor (versos 55/90)


¿Serás, amor,
un largo adiós que no se acaba?
Vivir, desde el principio, es separarse.
En el primer encuentro
con la luz, con los labios,
el corazón percibe la congoja
de tener que estar ciego y solo un día.
Amor es el retraso milagroso
de su término mismo:
es prolongar el hecho mágico
de que uno y uno sean dos, en contra
de la primera condena de la vida.
Con los besos,
con la pena y el pecho se conquistan,
en afanosas lides, entre gozos
parecidos a juegos,
días, tierras, espacios fabulosos,
a la gran disyunción que está esperando,
hermana de la muerte o muerte misma.
Cada beso perfecto aparta el tiempo,
le echa hacia atrás, ensancha el mundo breve
donde puede besarse todavía.
Ni en el llegar, ni en el hallazgo
tiene el amor su cima:
es en la resistencia a separarse
en donde se le siente,
desnudo, altísimo, temblando.
Y la separación no es el momento
cuando brazos, o voces,
se despiden con señas materiales:
es de antes, de después.
Si se estrechan las manos, si se abraza,
nunca es para apartarse,
es porque el alma ciegamente siente
que la forma posible de estar juntos
es una despedida larga, clara.
Y que lo más seguro es el adiós.

PEDRO SALINAS



23 de enero de 2008

No te rindas


No te rindas, aún estás a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras,
enterrar tus miedos,
liberar el lastre,
retomar el vuelo.

No te rindas, que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros,
y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda,
y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma
aún hay vida en tus sueños.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

Abrir las puertas,
quitar los cerrojos,
abandonar las murallas que te protegieron,
vivir la vida y aceptar el reto,
recuperar la risa,
ensayar un canto,
bajar la guardia y extender las manos
desplegar las alas
e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos.

No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños
porque cada día es un comienzo nuevo,
porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás sola, porque yo te quiero.

MARIO BENEDETTI

Hoy, he tenido la suerte de que este poema llegara a mis ojos...y a mi corazón. Me ha conmovido su lectura. Y me ha complacido tanto, que he querido compartirlo con vosotros. Para que, al igual que yo, lo disfrutéis. No dudo que así será. Y a quien ha hecho posible que esto ocurriera....mi más emotivo agradecimiento.

MAAT







22 de enero de 2008

La buena canción


¡Oh la paz, oh la paz, oh la bendita
paz de un paisaje matinal!...¿Cristales
de mi ventana al campo!...¿Oh la chocita
de la copla entre los cañaverales!

Frente al sol generoso, junto al río
sonoro, en plena gloria de la vega
andaluza-gitana que se entrega-,
bajo el azul turqui del cielo mío.

¡Y un amor solo y grande, aquel primero
que floreció en la senda, tan seguro
que aguarda siempre y sin quemarnos arde!...

¡Aquel primer amor, que fue el lucero
de la mañana y brilla ahora tan puro
en la senda tranquila de la tarde!

MANUEL MACHADO

21 de enero de 2008

Yo también me siento apartada...












Me vais a permitir hoy que a este pequeño espacio virtual, traiga un tema bastante candente en los ambientes deportivos valencianos. Y el tema se centra en torno a tres personas: David Albelda, Santiago Cañizares y Miguel Ángel Angulo . Los tres, jugadores del Valencia Club de Fútbol y de los que no voy a relataros sus trayectorias futbolisticas porque son sobradamente
conocidas y admiradas por la inmensa mayoría de los amantes del deporte rey. Solamente quiero aportar mi opinión, sobre lo acontecido, gracias a la decisión del recién llegado Ronald Koeman de "separar" del equipo a estos tres jugadores, sin hasta el momento, justificación alguna conocida públicamente...

Pienso, que en un deporte de hombres y de pelotas, si es que ha existido algún problema lo suficientemente importante como para tomar esa decisión, el tema, se tenía que haber tratado en un despacho, entre hombres y con las suficientes pelotas para arreglar el asunto.

No creo en absoluto que haya sido decisión del "recién llegado". Entre otras cosas, porque no le ha dado prácticamente tiempo de conocer en profundidad a los jugadores del equipo. Para mí, el único responsable, es Juan Soler, quien debe velar por todo lo que acontezca en el Club, tanto bueno como malo. Para eso es su cabeza visible... y decirle, que como muchos miles de seguidores y amantes del Valencia C F, seguimos esperando una explicación, una justificación a esa decisión tan drástrica y perjudicial para el conjunto de la gran familia valencianista, y la que a día de hoy, también se siente un tanto "apartada"... Porque ¿alguien contó con nosotros antes de tomar esa decisión? Pues contamos, y mucho, entre otras cosas, porque somos los que nos dejamos los euros año tras año en las taquillas, los que realmente sentimos los colores de nuestro equipo, los que vibramos, sufrimos, nos alegramos con ellos. Espero y deseo que no sea demasiado tarde...¡arréglelo!

MAAT















20 de enero de 2008

Poema de la espera


Yo sé que tú eres de otro y a pesar de eso espero.
Y espero sonriente porque yo sé que un día
como en amor, el último vale más que el primero
tu tendrás que ser mía

Yo sé que tú eres de otro pero eso no me importa.
Porque nada es de nadie si hay alguien que lo ansía.
Y mi amor es tan largo y la vida es tan corta
que tendrás que ser mía.

Por eso en lo profundo de mis sueños despiertos
yo seguiré esperando porque sé que algún día
buscarás el refugio de mis brazos abiertos
y tendrás que ser mía.

JOSÉ ÁNGEL BUESA

19 de enero de 2008

Ahora de pueblo en pueblo

Ahora de pueblo en pueblo
errando por la vida,
luego de mundo en mundo errando por el cielo
lo mismo que esa estrella fugitiva.
¿Después? ...Después...
ya lo dirá esa estrella misma,
esa estrella romera
que es la mía,
esa estrella que corre por el cielo sin albergue
como yo por la vida.

LEÓN FELIPE

18 de enero de 2008

Ir de pesca...

Hoy, ha amanecido un día precioso. Claro y brillante, sin apenas una diminuta nube en el cielo. Con esa luz tan especial con que se pasea el sol por mi tierra, Valencia. La temperatura, demasiado alta para las fechas en que nos encontramos, pero aún así, se agradece. De siempre, y no sé por qué, el viernes, es el día de la semana que más me gusta. Esta semana, ha sido especialmente durilla para mí. Albañiles en mi cocina, y la casa....mejor ni os lo cuento. Visitas médicas....y un pequeño pellizco en el alma. De esos que duelen. De los que no esperas y menos cuando se trata de alguien a quien quieres. Pero la vida es así. ¿A quien no le pasan estas cosas? Y bien, con un montón de sentimientos pujando por el mejor sitio por ahí dentro, me he agobiado. Una no es de piedra. Después de salir de la consulta de mi doctora a la que le he llevado mi última analítica, soportar el "chaparrón" que me ha caído... y poner el coche en marcha, he tenido muy claro donde quería ir. Necesitaba estar cerca de él. Mirarle. Olerlo. Dejarme acariciar por su brisa. Que me arropara, que me mimara...Y me he ido a su encuentro. Al encuentro con el mar.


Desps de aparcar mi coche, me he dirigido hacia una zona de la playa en la que hay un malecón que entra bastantes metros en el mar y donde me siento muy bien. Es como si por unos minutos, me dejases aún más lejos lo que queda a mi espalda, ese pedacito de mundo donde me ha tocado vivir y que a veces, tanto me cuesta comprender. El mar estaba tranquilo, con algunas puntillas blancas diseminadas por su superficie que lucia en varias tonalidades de azul a cual de todas más bonitas. Un grupo de gaviotas estaba de pesca...

Al final del malecón, me ha llamado la atención la presencia de un pescador, ¿el motivo? os lo explico. ¿Habéis visto alguna vez a un pescador con cinco cañas de pescar a un tiempo? Pues eso es precisamente lo que me ha sorprendido de este buen hombre, que tenía 4 cañas lanzadas al mar y sujetas entre las rocas y él, con otra entre las manos que lanzaba y recogía constantemente. Vamos, que no era el clásico pescador que permanece sentado pacientemente entre sus aparejos de pesca esperando una captura... Y que cosas, observándolo me ha venido a la mente una de las frases de mi doctora Amparo, que a estas alturas, está intentando que yo cambie mi "chip":
- tienes que empezar a pensar más en ti, tu prioridad, por encima de todos has de ser tú-
y puede que tenga razón, pero eso ¿como se hace? Eso no me lo ha explicado. Al igual que el pescador del malecón, ¿quizá tengo muchas cañas lanzadas al mar que atender? Posiblemente. Incluso, pensándolo detenidamente, creo que mi fallo está en que aparte de cuidar de mi caña, intento supervisar que la caña, el anzuelo, la carnada de los"míos" reúna las mejores condiciones, y esto, entre otras cosas, agota, dispara mis niveles de tensión arterial, y alguna cosilla más... He segu
ido, con curiosidad, los movimientos de mi ocasional vecino de mar, y aunque desconozco por completo los secretos del arte de la pesca, creo que "esas" no son las formas ... pero en realidad, poco importa, si él lo pasa bien así, pues bendito sea. Yo, me quedo con la reflexión que me ha nacido al ver a este pescador, y la actitud que debo retocar en un futuro lo más inmediato posible.

El resto de mi tiempo lo he dedicado a admirar el mar. Y digo bien. No a mirar el mar, no. A admirarlo en toda su extensión, disfrutar de la melodía de las sencillas olas que rompían contra las rocas, sentir su brisa, detener por un momento mi mente y saborear ese pedacito de tiempo que estaba viviendo, "desarmarme" con mi fragilidad humana ante la belleza y el poder de la naturaleza, y poco a poco, renovarme por dentro...

Aunque no me canso de estar junto al mar, se ha hecho la hora de marcharme. Más tranquila, con más calma por ahí dentro, y un poco más feliz, he ido alejándome del malecón. Aún he tenido una ráfaga de tiempo para mirar las rocas y desear ser un poco roca en la vida. Permanecer como ellas, firme, ya llegue el mar con fuerza, ya llegue con un ligero balanceo... ¡Lo que se puede aprender observando la naturaleza!

A la vez que giraba la llave de contacto de mi coche he dirigido mi última mirada al mar, como queriéndomelo llevar en mi pupila grabado...

Volveré, le he dicho, volveré..... ¿Que sería de mi sin el mar tan cerca?

MAAT



















17 de enero de 2008

Para vivir no quiero


Para vivir no quiero
islas, palacios, torres.
¡Que alegría más alta:
vivir en los pronombres!

Quítate ya los trajes,
las señas, los retratos;
yo no te quiero así,
disfrazada de otra,
hija siempre de algo.

Te quiero pura, libre,
irreductible: tú.
Sé que cuando te llame
entre todas las gentes+del mundo,
sólo tú serás tú.

Y cuando me preguntes
quien es el que te llama,
el que te quiere suya,
enterraré los nombres,
los rótulos, la historia.
Iré rompiendo todo
lo que encima me echaron
desde antes de nacer.

Y vuelto ya al anónimo
eterno del desnudo,
de la piedra, del mundo,
te diré:
"Yo te quiero, soy yo".

PEDRO SALINAS





16 de enero de 2008

Letrilla satírica


Que dé la viuda un gemido
Por la muerte del marido,
Ya lo veo;
Pero que ella no se ría
Si otro se ofrece en el día,
No lo creo.
Que Cloris me diga a mí:
"Sólo he de quererte a ti"
Ya lo veo.;
Pero que siquiera a ciento
No haga el mismo cumplimiento,
No lo creo.
Que los maridos celosos
Sean más guardias que esposos,
Ya lo veo;
Pero que estén las malvadas,
Por más guardias, más guardadas,
No lo creo.
Que al ver de la boda el traje,
La doncella el rostro baje,
Ya lo veo;
Pero que al mismo momento
No levante el pensamiento,
No lo creo.
Que celia tome marido
Por sus padres escogido,
Ya lo veo.
Pero que en el mismo instante
Ella no escoja el amante,
No lo creo.
Que se ponga con primor
Flora en el pecho una flor,
Ya lo veo;
Pero que astucia no sea
Para que otra flor se vea,
No lo creo.
Que en el templo de Cupido
El incienso es permitido
Ya lo veo;
Pero que el incienso baste,
Sin que algún oro se gaste,
No lo creo.
Que al marido de su madre
Todo niño llame padre,
Ya lo veo;
Pero que él, por más cariño,
Pueda llamar hijo al niño,
No lo creo.
Que Quevedo criticó
Con más sátira que yo,
Ya lo veo;
Pero que mi musa calle
Porque más materia no halle,
No lo creo.

JOSÉ CADALSO

(Letrilla satírica, imitando el estilo de Góngora y Quevedo)



15 de enero de 2008

Regreso


Largas tardes campestres;
alamedas rosadas;
aire delgado que el aroma apenas
sostiene de la acacia;
huerto, pinar...Llanuras de oro viejo,
azul de la montaña...
Esquilas del arambre
y balido, sin fin, de la majada,
en el silencio claro...
¡Adiós, adiós! ¡Que la ciudad me llama!

Maravillosa noche estremecida
por el rumor del agua
y el fulgor de los astros
-imán de la mirada
perdida en lo insondable
de la eterna pregunta-.(El grillo canta,
corre la estrella, el aire
suspira entre las ramas).
Sueño tranquilo y sano,
velado por las plantas
humildes de la tierra y por el bravo
eucalipto que asoma a mi ventana...
Noche de paz y de salud y sueño...
¡Adiós, adiós! ¡Que la ciudad me llama!

Allegro matinal, tímida gloria
y milagro de nácar,
a las corolas risa,
trino a las aves y delicia del alma,
aire en las sienes, despertar, eterna
juventud-¡oh mañana
que abres los ojos y as rosas!-, dulce
y poderosa gracia...
Mañana de mi huerto, suave y pura...
¡Adiós, adiós! ¡Que la ciudad me llama!

¡Me llama la ciudad-que ignora el cielo
y la tierra y el agua
y el sol y las estrellas-,
febril y jadeante, apresurada,
con su aliento mefítico,
y su llanto y sus máquinas,
sonora de metales
infecta de palabras!

MANUEL MACHADO

14 de enero de 2008

Canción del andén


Nadie vino a esperarme.
Yo me encogí de hombros y eché a andar:
Soy un hombre de paso, simplemente;
soy simplemente un hombre que llega y que se va.

No conozco este pueblo,
este pequeño pueblo junto al mar:
Hoy, por primera vez, miro estas casas
con sus techos de tejas y sus muros de sal.

Pero sé que esta calle polvorienta
le da la vuelta a un parque con bancos de metal,
y que frente a ese parque hay una iglesia,
y que junto a esa iglesia hay un rosal.

Yo conozco el chirrido de una verja oxidada,
y, entre tantos portales, reconozco un portal.
-aquel portal de la baranda verde,
con un horcón rajado a la mitad-.

Y es que estoy en el pueblo de tus cartas de novia,
tu viejo pueblo tristemente igual,
aunque yo vine demasiado tarde,
y aunque ya tú no estás...

JOSÉ ÁNGEL BUESA



13 de enero de 2008

versos y oraciones del caminante...

I NADIE fue ayer,
ni va hoy,
ni irá mañana
hacia Dios
por este mismo camino
que yo voy.
Para cada hombre guarda
un rayo nuevo de luz el sol...
y un camino virgen
Dios.

II

DESHACED ese verso.
Quitadle los caireles de la rima,
el metro, la cadencia
y hasta la idea misma.
Aventad las palabras,
y si después queda algo todavía,
eso
será la poesía.

III

POESÍA,
tristeza honda y ambición del alma,
¡cuándo te darás a todos!...a todos,
al príncipe y al paria,
a todos...
sin ritmo y sin palabras.

IV

SISTEMA, poeta, sistema.
Empieza por contar las piedras,
luego contarás las estrellas.

V

POETA,
ni de tu corazón,
ni de tu pensamiento,
ni del horno divino de Vulcano
han salido tus alas.
Entre todos los hombres las labraron
y entre todos los hombres en los huesos
de tus costillas hincaron.
La mano más humilde
te ha clavado
un ensueño...
una pluma de amor en el costado.

VI

No andes errante...
y busca tu camino.
-Dejadme-
Ya vendrá un viento fuerte
que me lleve a mi sitio.

LEÓN FELIPE



Corazón mío

Corazón mío...
¡Que abandonado te encuentro!
Corazón mío,
estás lo mismo que aquellos palacios deshabitados
y llenos de misteriosos silencios.
Corazón mío,
palacio viejo,
palacio desmantelado,
palacio desierto,
palacio mudo
y lleno de misterios silenciosos...
Ni una golondrina ya
llega a buscar tus aleros...
y hacen su cobijo solo
en tus huecos los murciélagos.

LEÓN FELIPE

12 de enero de 2008

Para que yo me llame Ángel González

Para que yo me llame Ángel González,
para que mi ser pese sobre el suelo,
fue necesario un ancho espacio
y un largo tiempo:
hombres de todo el mar y toda tierra,
fértiles vientres de mujer, y cuerpos
y más cuerpos, fundiéndose incesantes
en otro cuerpo nuevo.
Solsticios y equinoccios alumbraron
con su cambiante luz, su vario cielo,
el viaje milenario de mi carne
trepando por los siglos y los huesos.
De su pasaje lento y doloroso
de su huida hasta el fin, sobreviviendo
naufragios, aferrándose
al último suspiro de los muertos,
yo no soy más que el resultado, el fruto,
lo que queda, podrido, entre los restos;
esto que veis aquí,
tan sólo esto:
un escombro tenaz, que se resiste
a su ruina, que lucha contra el viento,
que avanza por caminos que no llevan
a ningún sitio. El éxito
de todos los fracasos. La enloquecida
fuerza del desaliento...

ÁNGEL GONZÁLEZ


Ángel González, falleció hoy, a los 82 años, en la clínica madrileña de La Moncloa, a causa de una crisis respiratoria. Nació en Oviedo el 6 de Septiembre de 1925. Pertenecía a la generación del 50. Era miembro de la Real Academia Española. Tenía en su haber el premio Principe de Asturias de las Letras (1985) y el Reina Sofia de Poesía (1996)

D.E.P.



11 de enero de 2008

El cantar


Cuando la gente ignore
que ha estado en el papel,
y el que lo cante llore
como si fuera de él...,
copla de mis amores,
cantar de mis dolores,
entonces tu serás
la copla verdadera,
la alondra mañanera,
que lejos volarás...
Y en labios de cualquiera
de mí te olvidarás.

MANUEL MACHADO

10 de enero de 2008

Biografia de Pedro Salinas


Pedro Salinas Serrano nació en Madrid el 27 de Noviembre de 1891. Desde muy joven demostró una especial predilección por la poesía. Estudió Derecho y Filosofía y Letras en la Universidad Central de Madrid. Su vida estuvo dedicada a la docencia universitaria que comenzó como lector en la Sorbona desde 1914 hasta 1917, donde se doctoró en Letras.

En el año 1915 se casó con Margarita Bonmatí Botella, natural de Santa Pola (Alicante) que era hija de un industrial que tenía destilerías en Argel. Tuvieron dos hijos, Soledad y Jaime. Durante varios años le escribió cada día una carta de amor a la que sería su esposa, que fueron recogidas por su hija en el libro "Cartas de amor a Margarita", (1912-1915) .

Es en el año 1918 cuando consigue la cátedra de Lengua y Literatura Española en la Universidad de Sevilla, teniendo como alumno a Luís Cernuda, que diría de él: "Quien acude a Salinas, halla siempre, por lo menos, una palabra cordial, un gesto, un estímulo". No cabe la menor duda que la influencia de Salinas en los jóvenes poetas andaluces fue importante. Viajó por casi toda Europa y durante los años 1922-1923 fue lector de español en Cambridge. Llegó luego a la Universidad de Murcia (1923-1925) En 1926 regresa a Madrid, y ejerce de profesor de literatura en la Universidad Central, y funda la revista Índice Literario (1932) cuya finalidad es dar a conocer las novedades literarias hispánicas, y colabora con el Centro de estudios Históricos, formado por un grupo de investigadores reunidos por Ramón Menéndez Pidal. En los años de la República organizó la Universidad de Verano de Santander, siendo nombrado profesor de la Escuela Central de Idiomas y secretario general de la misma, lugar donde conoció a una estudiante norteamericana, Katherine R. Whitmore que más tarde sería profesora de lengua y literatura española en Berkeley y Northampton, Massachusetts. Ella fue la musa de la trilogía poética "La voz a ti debida", "Razón de amor" y "Largo lamento". Este romance se mantuvo vivo a pesar de que la joven regresó a su país para continuar con sus estudios. En el curso 1934-1935 regresó a España, y es entonces cuando la esposa de Salinas descubre la relación e intenta suicidarse. Ante este hecho, Katherine intentó poner fin a la relación, pero la Guerra Civil y el exilio del poeta en Norteamérica dificultaron estos propósitos. A pesar de ello, la joven contrae matrimonio en 1939, y tras alguna comunicación esporádica, se ven por última vez en 1951. Katherine murió en el año 1982, dejando autorización para que se publicara el Epistolario con Salinas, guardado en la biblioteca de la Universidad de Harvad, siempre que fuera 20 años después de su muerte y no se publicaran las que ella le envió a él. Las de Salinas alcanzan a ser unas trescientas, lo que demuestra que la relación entre ambos duró varios años.

La producción literaria de Salinas abarca todos los géneros: poesía, narrativa, teatro, ensayo...
Pero es en la poesía donde su personalidad alcanza un relieve más significativo, es ante todo el poeta del amor. Su gran amigo Jorge Guillén, definió su poesía como intelectual, pasional y sensual al mismo tiempo y clasificó su obra en tres grandes etapas, representadas cada una de ellas por tres libros poéticos.

La etapa primera, que se extendería desde 1923 a 1931, se sitúan los libros: "Presagios" (1923) en el que muestra alguna influencia de Juan Ramón Jiménez, "Seguro azar" (1929) y "Fábula y signo" (1931) donde los temas amorosos perfilan lo que será su próxima etapa.

La etapa segunda abarca desde el año 1933 a 1939. Es en opinión de Guillén, donde desarrollaría su "ciclo verdadero", formado por sus obras más valiosas: "La voz a ti debida" (1933), "Razón de amor" (1936) y "Largo lamento" (publicado completo en 1975) trilogía amorosa inspirada en su amor por Katherine. El primero de ellos presenta la historia de una pasión amorosa, desde su comienzo hasta el final. En el segundo, examina lo que queda del amor cuando éste acaba. La pasión y el dolor son los temas centrales de la obra, que continua con "Largo lamento", en el que a diferencia de los otros, la dicha del amor ha sido reemplazado por la desolación que le deja el amor que agoniza y que se convierte en un amargo recuerdo. Es sin duda con esta trilogía, con la que a Salinas se le corrobora en uno de los más destacados poetas amorosos españoles de todos los tiempos.

La etapa tercera (1940-1951) es el tiempo del exilio. Es un periodo en que el estilo del poeta se transforma. La Guerra Civil sorprende a Salinas en Santander y marcha como profesor visitante a la universidad norteamericana de Wellesley College. Después se trasladó a su destino definitivo que fue la Universidad de John Hopkins de Baltimore. No regresa a España a pesar de que viajó por muy diversos lugares de Europa y América, especialmente Puerto Rico, en cuya Universidad fue profesor. Es aquí precisamente donde se inspira para su obra "El Contemplado"(1946)
Salinas que era un enamorado del mar desde que en sus años juveniles pasó algunos veranos en un pueblo de Alicante llamado Altet, habla con el mar y el mar escucha y es contemplado, como lo son también la luz, las nubes, la espuma, el aire, la arena... Para Salinas, el mar es el paraíso al alcance del poeta.

De mirarte tanto y tanto,
del horizonte a la arena,
despacio,
del caracol al celaje,
brillo a brillo, pasmo a pasmo,
te he dado nombre: los ojos
te lo encontraron, mirándote.


Otro de los libros de esta época es "Todo más claro", (1949) en el que con cierta amargura nos presenta una sociedad de consumo, que puede sufrir la aniquilación por los objetos que produce. Con un extenso y magistral poema, titulado "Cero", Salinas cambia la temática de su poesía a una más dramática y preocupada, la bomba atómica. (Cito algunos versos del poema)

Cayó ciega. La soltó,
la soltaron a seis mil
metros de altura, a las cuatro.
¿Hay ojos que le distingan
a la Tierra sus primores
desde tan alto?

Cerramos esta tercera etapa con un libro póstumo, "Confianza", y que se publicó en Madrid en 1955. El alma de los poemas es el desaliento que se mezcla con la esperanza...

Mientras haya
alguna ventana abierta,
ojos que vuelven del sueño,
otra mañana que empieza.

Pedro Salinas también nos dejó obra en prosa que comenzó en 1926 con "Vísperas del gozo", pero por espacio de 25 años, abandona la narrativa, para volver con "La bomba increíble" (1950) y "El desnudo impecable y otras narraciones" (1951)

Como autor dramático escribió 12 piezas para teatro menor, en un acto la mayoría de ellas, con una mezcla de elementos costumbristas y populares con otros de fantasía, "La fuente del arcángel", "La cabeza de Medusa", "Ella y sus fuentes", "La isla del tesoro"....

A Pedro Salinas se le adscribe a la generación del 27. Murió en Boston, el 4 de Diciembre de 1951 y sus restos reposan en el cementerio de San Juan de Puerto Rico.


MAAT










9 de enero de 2008

Poema del fracaso

Mi corazón, un día, tuvo un ansia suprema,
que aún hoy lo embriaga a veces cual lo embriagaba ayer.
Quería aprisionar un alma en un poema,
y que viviera siempre...Pero no pudo ser.

Mi corazón, un día, silenció su latido,
y en plena lozanía se sintió envejecer:
Quiso amar un recuerdo más fuerte que el olvido
y morir recordando...Pero no pudo ser.

Mi corazón, un día, soñó un sueño sonoro,
en un fugaz anhelo de gloria y poder:
Subió la escalinata de un palacio de oro
y quiso abrir las puertas...Pero no pudo ser.

Mi corazón, un día, se convirtió en hoguera,
por vivir plenamente la fiebre del placer:
Ansiaba el goce nuevo de una emoción cualquiera,
un goce para él solo...Pero no pudo ser.

Y hoy llegas tú a mi vida, con tu sonrisa clara,
con tu sonrisa clara que es un amanecer;
y ante el sueño más dulce que nunca antes soñara,
quiero vivir mi sueño...Pero no pudo ser.

Y he de decirte adiós para siempre, querida,
sabiendo que te alejas para nunca volver.
Quisiera retenerte para toda la vida...
Pero no puede ser! Pero no puede ser!

JOSÉ ÁNGEL BUESA



8 de enero de 2008

Yo no necesito tiempo...

Yo no necesito tiempo
para saber cómo eres:
conocerse es el relámpago.
¿Quién te va a ti a conocer
en lo que callas, o en esas
palabras con que lo callas?
El que te busque en la vida
que estás viviendo, no sabe
más que alusiones de ti,
pretextos donde te escondes.
Ir siguiéndote hacía atrás
en lo que tu has hecho, antes,
sumar acción con sonrisa,
años con nombres, será
ir perdiéndote. Yo no.
Te conocí en la tormenta.
Te conocí, repentina,
en ese desgarramiento brutal
de tiniebla y luz,
donde se revela el fondo
que escapa al día y la noche.
Te vi, me has visto, y ahora,
desnuda ya del equívoco,
de la historia, del pasado,
tú, amazona en la centella,
palpitante de recién
llegada sin esperarte,
eres tan antigua mía,
te conozco tan de tiempo,
que en tu amor cierro los ojos,
y camino sin errar,
a ciegas, sin pedir nada
a esa luz lenta y segura
con que se conocen las letras
y formas y se echan cuentas
y se cree que se ve
quién eres tú, mi invisible.

PEDRO SALINAS
(De su obra "La voz a ti debida", versos 288/324




7 de enero de 2008

Diálogo entre el poeta y la muerte.

















P.- ¡Oh muerte! Ya sé que estás ahí. Ten un poquito de paciencia.

M.- Son las tres. ¿Nos iremos cuando se vayan las estrellas,
cuando canten los gallos,
cuando la luz primera grite con su clarín desde la sierra,
cuando abra el sol una rendija cárdena entre el cielo y la tierra?

P.- Ni cuando tú lo digas ni cuando yo lo quiera.
He venido a escribir mi testamento. Cuando escriba mi última blasfemia
se me caerá la pluma, se romperá el tintero sin que nadie lo mueva,
se verterá la tinta y, sin que tú la empujes se abrirá de par en par la puerta.
Entonces nos iremos. Mientras...
cuelga tu guadaña con mi cachava en el perchero del pasillo y siéntate..¡siéntate y espera!

LEÓN FELIPE





6 de enero de 2008

Para tus lectores y para ti...

De vez en cuando, visito el blog de Maat.
Os dejo este cofre de tesoros para cada uno de vosotros. Atesorad en él cuanto podáis de emociones positivas: Alegría, fortaleza, amor, paz interior, , entusiasmo, ilusión, confianza, ternura, humor, serenidad, optimismo, humildad, tolerancia, esperanza, paciencia, felicidad...y dejad que la vida fluya cada día. Recuperadlas de su escondite cada vez que las necesitéis para poder gozar de una vida mejor...
Os quiere: Baltasar.







En mi casa, el día de Reyes ha comenzado hoy con magia...
Os aseguro que anoche dejé mi ordenador apagado. Esta mañana, al salir de mi alcoba y pasar por delante del despacho he visto la pantalla del ordenador encendida.
Me he acercado extrañada y he comprobado con sorpresa que no sólo estaba funcionando, además, estaba abierto mi blog. En la entrada del día 6 aparecía este dibujo del cofre y un mensaje a su lado. Lo dejo tal y como lo he encontrado.

¡FELIZ DÍA DE REYES!

(No permitáis que nadie os prive de soñar...)


MAAT

5 de enero de 2008

Cabalgata de Reyes
















Hacía varios años que no presenciaba una cabalgata de Reyes. Este año me apetecía ir a verla y tomar algunas fotos para mi blog. Además, me gusta ver la expresión de los niños mientras ven pasar a sus majestades... Debe ser cosa del paso del tiempo, o sea, de la edad que una ya tiene, que hoy, a lo largo del día, me haya acordado varias veces de la forma en que yo vivía todo lo relativo a los Reyes Magos de Oriente. Os adelanto que no busco comparaciones para decir que esto es mejor que aquello. Solo opino, lógicamente basándome en experiencias propias... Yo vivía esos días plenamente. Los disfrutaba. Cada año, una vez pasaba la Navidad, ya empezaba a esbozar mentalmente la carta de los Reyes. Recuerdo que me sentaba a la mesa camilla de mi casa al lado de mi madre que "supervisaba" mis peticiones. No podían ser muchas, pues había muchos niños para repartir juguetes y si nos "pasábamos" pidiendo cosas se corría el riesgo de que no trajeran nada...

Queridos Reyes Magos, como este año me he portado bien, deseo que me traigan.....ponías tres o cuatro cosas como mucho y el final era lo mejor....y lo que buenamente puedan. Una vez que la carta estaba terminada, mi madre me acompañaba a entregarla al emisario del Rey elegido. Yo siempre elegía a Baltasar. La tarde de la cabalgata era un puro nervio. Vivíamos en una zona muy céntrica de Valencia, y la comitiva real pasaba muy cerca de mi casa. Normalmente nos íbamos a verla en grupo, los amigos de la calle y las mamás. Solo recuerdo de esas cabalgatas unos camiones enormes con montañas de cajas de todos los tamaños y envueltas en papel marrón con unos letreros muy grandes anunciando sus contenidos: "Muñecas", "Balones" "Cocinas" "Bicicletas" "Trenes".... Ni que decir tiene que cuando yo veía las cajas de las muñecas me emocionaba pensando que ahí llegaba la mía... Todos los años pedía muñecas. Tenía una buena colección. Cuando la cabalgata terminaba, nos íbamos a casa hechos un ovillo de nervios. Había que cenar pronto y acostarse temprano. Si los Reyes llegaban y veían luz en las casas, pasaban de largo. O sea, que cenábamos pronto, colocábamos el pan duro y un recipiente grande con agua para los camellos...y a dormir. Al día siguiente todo era mágico. Los Reyes habían subido hasta mi casa, se habían llevado el agua y el pan duro para los camellos y a cambio, me habían traído "algo" de lo que yo había pedido y lo que buenamente habían podido... Pero éramos felices. Esa mañana, nos juntábamos en la calle los críos de la barriada y nos enseñábamos los juguetes entre gritos y risas. Y jugábamos. Jugábamos horas y horas. De eso me acuerdo con mucho cariño. Os contaba que esta tarde me he ido a ver la cabalgata. Y ¿sabéis? he vuelto a casa un poco decepcionada. Y os diré el por qué. Soy consciente que cada época tiene lo suyo, y está claro que vivimos en un pleno consumismo. De ahí, que la cabalgata de reyes sea un escaparate andante de firmas comerciales. Carrozas patrocinadas por diferentes empresas tienen cabida en la actual comitiva real... He echado mucho de menos una cabalgata "más infantil", algo con lo que los niños imaginen, sueñen, se ilusionen... Me he acordado de aquellos camiones grandes cargados de cajas de juguetes de "mis cabalgatas" que me hacían imaginar con ILUSIÓN, que allí llegaba mi muñeca nueva...

No os canso más. Voy a terminar ya mi relato. Tengo que apagar la luz, no sea que llegue Baltasar y pase de largo....




Esta tarde he tenido la suerte de que Baltasar me dedicara esta sonrisa cuando ha visto que iba a tomarle una foto. ¡Gracias Baltasar! Siempre has sido mi Rey preferido...


MAAT

4 de enero de 2008

La voz que dice...


Ven, pobre peregrino, que caminas en vano
de una duda implacable el incierto camino.
Amante sin amores, vivir no es tu destino.
Yo sé el solo rincón de paz...Dame la mano.

Vendrás conmigo al templo de la triste alegría.
Conocerás tu sombra...En el jardín, las gracias
de la paz hallarás, y descanso...y acacias...
Irás la senda blanca de la melancolía.

Yo calmaré ese ansia de vida de que mueres.
Y a la divina hora de la tarde violada
te diré lentamente cómo todo se olvida...

Te infundiré el beato miedo de los placeres..
Yo te daré el gran libro que no trata de nada,
y aprenderás a estar solo toda la vida.

MANUEL MACHADO

3 de enero de 2008

Mis queridas amigas...

Más de una vez, en este espacio, os he compartido algún momento malo de esos que a todos alguna vez nos toca vivir. Hoy, quiero relataros algo tan sencillo y cotidiano como una cita de amigas. Considero que tiene su punto de comicidad. Si a lo largo de su lectura consigo que una sonrisa se dibuje en vuestros labios, me daré por satisfecha. Ahí va...

Ayer, y después de todas estas fiestas en las que me he pasado horas y horas preparando comidas y cenas, era el primer día, que milagrosamente no tenía a nadie a comer en casa. Al despertarme, me premié con un rato de holgazanear. Tomé mi MP3 y el libro que acabo de comenzar a leer (La ladrona de libros, con el que, por cierto, no "acabo" de conectar) y me prometí un buen rato de relax. ¿Os gusta leer en la cama? A mi me encanta, vamos, me salgo del mundo...

Pues bien, en esas estaba, escuchando a Perales ¿Y cómo es el? cuando sonó mi teléfono. Era mi amiga MCT. No sé si recordareis, que hace unos días os hablaba de una amiga que trabajaba con personas enfermas mentales crónicas, y que a final de año se terminaban los fondos con los que sostenían esta asociación
. Pues bien, llegó final de año, de presupuestos y por consiguiente del trabajo de mi amiga, y lo peor de todo, los talleres para esos chicos...(aunque parece que hay una ligera esperanza a partir de reyes para ellos)


Después de los saludos habituales de primero de año, mi amiga me hizo la pregunta del millón...

MCT, ¿Que planes tienes hoy?...

M. De momento, ninguno (mentí), ¿por qué me lo dices?

MCT, ¿Podemos vernos esta tarde y charrar un rato? He venido al taller a traer unas cosas y me marcho para casa en un par de horas.

M. Pues mira, no te marches a casa, cuando acabes te vienes a la mía, comes aquí, llamamos a FF y quedamos con ella para la tarde, cuando acabe de trabajar y merendamos juntas.

Dicho y hecho.... A MCT le encantó la idea, aparqué mi MP3 y mi libro para mejor ocasión, y aterricé en mi nevera a ver lo que podía improvisar. Intentaría compensar un poco a mi amiga el mal "primer día de no trabajo" que imaginé estaba pasando.

La verdad es que la cosa me salió bastante bien. Organicé pronto el menú. Todo con restos de estos días, pero sobre ser "restos", todo muy apetecible. Y ya puestos, os lo cuento.
De entrada, preparé una bandeja con triangulitos de queso y unas lonchas de pavo trufado con pistachos adornada con huevo hilado y cerezas confitadas. Muy vistoso. (Contraste de sabores sublime)
Para primer plato, preparé unas alcachofas enteras, rellenas con taquitos de jamón, ajo y unas gotitas de aceite de oliva. (Depurativas)
El segundo plato fue un hojaldre de foie de pato con zumo de uva. Bueno, esto suena muy pretencioso, pero os aseguro que es rápido de hacer. El hojaldre, comprado. El hígado de pato, también está hecho, y el zumo de uva, lo compro en tarritos, que sólo tienes que abrir y rociar el relleno... ¿Veis como es sencillo? Sinceramente, os lo recomiendo. Un manjar de dioses...

Después de una agradable sobremesa y de intentar en vano conciliar a mi amiga con la informática, mostrándole cosas de mi blog, (se niega totalmente a tocar un PC) nos marchamos hacia el lugar donde habíamos quedado con FF. No sé aún ni como lo hicimos (no es lo normal), pero llegamos 15 minutos antes de la hora prevista. Y bueno, para "hacer tiempo" nos colamos en una librería para dar un vistazo... y picamos. Yo me compré un libro de poemas, y mi amiga, que tuvo que venir a "sacarme" de la sección de poesía, llegó con una bolsa conteniendo el libro que había comprado. Nada más salir a la calle me lo dio.
-Toma, es para ti. Te gustará. Y no me repliques, que te conozco-
No repliqué. Y seguro que me gusta. Cuando ella lo dice....

(Vale. Os lo digo. El libro se titula "Las arquitecturas del deseo" de José Antonio Marina.)

La cita con FF era en un sitio como para no perderse, el reloj de la fachada de la estación del Norte. De lejos, ya la vimos mirando a ver por donde llegábamos. Después de los besos, abrazos y preguntas de rigor nos dispusimos a buscar un sitio para merendar y charrar...

Y ahora, me vais a permitir que transcriba los diálogos que siguieron. Aún me río con solo recordarlos.

M. ¿a derechas o a izquierdas? les pregunté. ¿Hacia donde nos dirigimos?

FF. A mi me da igual. Sólo voy a tomar una manzanilla. No me he repuesto aún de las comilonas de Navidad.

M. Bueno, pues como está lloviznando, vamos allí enfrente. (Les propuse una cafetería de esas tan coquetuelas que entras y te pones a leer los nombres de todos los cafés que puedes elegir, y que cuando acabas de hacerlo es hora ya de irte a casa a cenar...)

MCT. No. Ahí, si no os importa no quiero ir. Me trae malos recuerdos...

M. Bueno, pues vamos a la calle San Vicente. Hay otra cafetería muy chula, aunque hemos de andar un poco más y la tarde no acompaña...

MCT. Oye, tan lejos no. La bolsa que llevo pesa lo suyo. (Llevaba sus pertenencías que había retirado por la mañana de su finiquitado lugar de trabajo)

FF. Pues yo te ayudo. Tú llevas un asa y yo la otra.

MCT. No, no hace falta. Yo puedo, mujer. Pero vamos a un sitio más cerca.

(Parecía que la cosa se complicaba)
M. Bueno, venga. Vamos a buscar algún sitio. La aventura es la aventura... MCT, ¿dulce o salado, que prefieres?

MCT. Yo a ser posible, salado.

M. Pues vamos a un sitio que creo os gustará... (aquí reconozco que me pasé haciéndome ilusiones)

Estábamos a punto de llegar cuando MCT muy socarronamente me preguntó: ¿que? ¿dando la vuelta a la manzana?

M. Ya llegamos, mujer, ya llegamos. Y....llegamos.

FF. ¡Huy! , aquí no van a tener manzanilla. Seguro que no tienen manzanilla. Esto es solo de tapeo.

M. Pero FF ¿cómo no van a tener infusiones en un sitio como este? Espera y lo pregunto.

Total, que allí me voy yo a preguntarle a una alucinada camarera del mostrador si tienen infusiones....Me lo confirma.

M. Si que tienen infusiones. Puedes entrar mujer de poca fe ... (le digo ya un poco mosca)

Entramos. La camarera nos miraba. Prefiero no querer adivinar lo que pensaba al mirarnos... Cuando ya "casi" me había sentado, la voz de mi amiga FF me paralizó.

FF. Vamonos de aquí. Yo no puedo estar sentada en estos taburetes con mi hernia discal....

Y nos fuimos. Al pasar por delante de la camarera de la manzanilla, no quise ni mirarla.
Ya en la calle, FF se deshacía en explicaciones...

M. Vale, no pasa nada. Buscaremos otro sitio. Ves mirando a ver donde hay sillas que te convenzan.

Pasamos por una media docena de sitios... Ninguno tenía sillas adecuadas. Por fin, había una barecito con sillas aparentemente cómodas. Me dispuse a abrir la puerta para entrar. Pero otra voz me paralizó. Esta vez era MCT. Aquí no. ¿No ves el cartel? Prohibido fumar.

Me cuadré delante de ellas y con un tono un poco más subido les dije: tengo la ligera impresión de que lamentablemente hemos llegado a esa edad en la que ya no se puede salir de casa...
Me miraron asombradas y no me contestaron. Les invité a que buscaran entre las dos el sitio adecuado y que me avisaran cuando lo encontraran. Yo desde luego, ya no participaba en la búsqueda. Por fin, encontraron uno con muchas posibilidades. Entramos. Las sillas si que parecían cómodas, pero las mesas eran chiquitas. Ellas, muy lanzadas, se dispusieron a unir dos
y les dije que se esperaran, que iba a preguntar a la barra si podía ser. Era mi tarde de preguntas en las barras de bar... La camarera que me atendió en ésta ocasión se esforzó lo suyo para contestarme en español. Pero para lo que me dijo, no valía la pena el esfuerzo:

- a las 2 si puede, a las 6,30 no puede-

Me di media vuelta y mis amigas, sin esperar el resultado de mi viaje a la barra ya estaban acomodándose en las dos mesitas juntas. Les empecé a avisar de que no se podían juntar las mesas pero no terminé...la diligente camarera me adelantó, y pasando entre mis amigas separó en un pis pas las mesas, a la vez que repetía: no se puede, no se puede.

M. Me imagino que no querréis estar aquí, encogidas todo lo que queda de tarde ¿no?

Si que querían. Y yo no iba a empezar una batalla inútil. Estaba en desventaja. Dos contra una. Entonces me hice una recomposición rápida. ¿Que era en realidad lo que me apetecía en esos momentos? Sentarme a charrar un rato ¿no? Pues eso hice. Sentarme, encogerme y procurar pasarlo lo mejor posible...Eso si. Pedí lo justo. No me apetecía nada hacer gasto en ese local. Sería también lo más encogido posible.
Para entonces MCT ya tenía encima de la mini-mesa su paquete de tabaco picado, su papel de fumar y sus boquillas.... Es todo un ritual la forma en que se prepara sus cigarrillos.

MCT. Y bien chicas, contarme ¿cómo estáis?

Dejé que fuera FF la primera en contestar.
Cogí mi bolso, saqué una libreta y un boli, y le dije a MCT: la que vas a contar vas a ser tú. Quiero hacerte una entrevista para mi blog. Si te parece bien, claro. Solo si te apetece...
Y le apetecía. Pasamos dos horas entrañables. De confidencias. Nos supo a poco. Y la entrevista se quedó a mitad. Acordamos reunirnos lo antes posible para terminarla. MCT estaba entusiasmada con la charla que propició la entrevista y con la cantidad de cosas que fueron "saliendo" a través de ella.
Salimos del local y tengo que deciros que realmente no estuve incómoda. Estrechas, pero bien. Eso si. La mesa que no nos dejaron juntar, en todo el rato que estuvimos allí dentro no tuvo comensales. Fue momentáneo, pero me alegré. Ya lo sé. Es una maldad...
Ya en la calle, andamos unos metros juntas y nos despedimos. Cada una tenía que tomar una dirección distinta. Tengo que deciros que las despedidas (y recibimientos) de MCT son especiales. No te da dos besos como la mayoría de gente hace. Ella te abraza con toda su fuerza. Por unos segundos, te convierte en su osito de peluche. No conozco a nadie que se despida con la calidez que ella lo hace. Y a decir verdad, se agradece. A todo el mundo nos gustan las demostraciones de cariño ¿no?

Cuando estaba a punto de llegar a mi coche entró un mensaje en mi móvil. Lo leí. Era de mi hijo. " Mamá, os espero a cenar en casa. El papá ya está avisado. Así podremos ver juntos el partido del Valencia". Besitos. (La gripe no le ha permitido ir hoy al campo de fútbol)
Sonreí. Le contesté mentalmente, ¿ver juntos? Será "sufrir juntos". ¡Menudos malos ratos nos está haciendo pasar el Valencia de mis entretelas!

Así transcurrió mi día. Nada que ver con lo que yo me imaginaba al despertarme por la mañana.
Pero no lo cambio. Y encima, el Valencia que nos hizo "sufrir" en la primera parte, ganó 3-0 al Real Unión de Irún y sigue jugando en la Copa del rey...

MAAT