30 de septiembre de 2007

Aniversario


Hoy hace un año, justamente un año.
Y llueve como entonces en el atardecer.
Y es una lluvia lenta, tan lenta que hace daño,
porque casi no llueve ni deja de llover.

Mi pena es una pena sin tamaño,
en el tamaño triste de un nombre de mujer,
aunque la gente pasa sin saber que hace un año,
y aunque la lluvia ignora que llueve como ayer...

JOSÉ ANGEL BUESA

29 de septiembre de 2007

Otoño

En el parque, yo solo...
Han cerrado
y, olvidado
en el parque viejo, solo
me han dejado.


La hoja seca,
vagamente,
indolente,
roza el suelo...
Nada sé,
nada quiero,
nada espero,
Nada...



Solo
en el parque me han dejado
olvidado,
...y han cerrado.

MANUEL MACHADO




28 de septiembre de 2007

A una lágrima

Gota del mar donde en naufragio lento
se hunde el navío negro de una pena;
gota que, rebosando, nubla y llena

los ojos olvidados del contento.

Grito hecho perla por el desaliento
de saber que si llega a un alma ajena,

ésta, sin escucharlo, le condena
por vergonzoso heraldo del tormento.

Piedad para esa gota, que es cual llama
de la que el corazón se desahoga
cual desahoga espinas una rama.

Piedad para la lágrima que azoga
el dolor, pues si así no se derrama,
el alma, es esa lágrima se ahoga!...

JOSÉ ANGEL BUESA


27 de septiembre de 2007

Misterio

En sueños te conocí,
y, del amor peregrino,
he adivinado el camino
para llegar hasta ti.
Tras de aquel sueño corrí
con el dulce y loco empeño
de ser tu esclavo y tu dueño...
Pero aún tú no me contaste
por qué camino llegaste
a penetrar en mi sueño.

MANUEL MACHADO


26 de septiembre de 2007

Un amanecer...distinto

El pasado Agosto, (que lejos queda ya), pasé mis días de vacaciones en un lugar privilegiado por su belleza, ubicación, tranquilidad...Cullera. Concretamente en la playa del Racó. En días futuros, os contaré más cosas de esta población. Hoy, sólo quiero relataros "mi experiencia" como fotógrafa aficionada ...y ¿por qué no reconocerlo? inexperta. El edificio donde me encontraba, de 23 pisos, está situado en una bahía francamente preciosa. Mi ilusión, desde el mismo día que llegué era "captar" con mi nueva cámara digital la salida del sol, y cuando a mi se me mete alguna idea en la cabeza...soy peligrosa.

Así que una mañana, cuando las primeras luces del día competían con las últimas sombras de la noche, me bajé a la playa. Tenía que "pasear" durante unos quince minutos, para llegar al malecón, desde dónde yo pensé que podría obtener mi soñada fotografía. Nada más pisar la arena, comencé a sentir esas sensaciones que te proporcionan las cosas sencillas y que tan pocas veces valoramos, lo primero, la esponjosidad y frescura de la arena, la intimidad de la luz, el contemplar el mar, una agradable brisa, el suave rumor de las olas, un "estar en otro mundo" donde apetece quedarse para siempre...


Llegué al malecón, cuando el cielo estaba preñado de ese color rosado violeta, que anuncia que el sol está empezando a asomarse al nuevo día. Me fui al final del dique, lo más cerca posible del mar. Un grupo de pescadores disponían sus aparejos meticulosamente, dispuestos a emular en capturas a las gaviotas que revoloteaban cerca y que con sus graznidos, parecían decirles: "esto es nuestro".

Y comenzó a salir el sol...pero !que casualidad! lo hacia justo por detrás de una torre de apartamentos que emerge desafiante de entre las rocas y el mar que la rodean.
¿Jugaba el sol conmigo? En 15 kilómetros de costa que tiene Cullera, no me negareis que no fue casualidad que desde el sitio que yo elegí para "captar"una salida de sol, me encontrara, en realidad, con un "eclipse" de sol.

Mi decepción fue mayúscula. No obstante, comencé a "captar imágenes". Reaccioné rápido, intentando buscar el lado positivo de la situación. Luego, mirando bien las fotos, vi que tenían su punto de originalidad. ¿A que si? Había captado un "amanecer distinto"














Lentamente me dispuse a volver al apartamento. Me paré varias veces a contemplar como el sol "recién nacido" iba tomando altura. Sus reflejos en el mar eran muy bellos y los colores del cielo que habían anunciado su llegada , fueron tornándose en un naranja chillón que resaltaba la grandeza del astro rey. En esos momentos es imposible no aceptar que hay un Dios organizando todo eso. Me sentí agradecida...

La playa todavía permanecía casi desierta. Sólo unas cuantas personas circulaban por la orilla del mar a paso ligero. Estaban librando particulares batallas contra el colesterol, michelines, azúcar, o eran simplemente amantes del ejercicio físico.

Todavía me faltaba otra sorpresa al llegar a casa. Los míos, ya estaban levantados, preocupados y cabreados. Nada más abrir la puerta me dispararon una ráfaga de preguntas: ¿de dónde vienes a estas horas? ¿no has podido dejar una nota? ¿para qué quieres el móvil?....

-de conseguir la foto Pulitzer del 2007- contesté con chulería, (encima)

luego les relaté mi odisea, a la vez que les mostraba las fotos de mi cámara. Se sucedieron las carcajadas y unos comentarios que obvio recordar.

Nos dispusimos a desayunar. A pesar del "mosqueo" me habían preparado el desayuno...

MAAT




















Poema del libro

Entre todos mis libros, es éste el que prefiero
éste que un día dejé a medio leer
lo cerré de repente, lo puse en el librero,
y ya lo cubre el polvo del ayer.

Recuerdo que era un libro de una belleza
era como si en cada frase floreciera un rosal
pero temí de pronto que me desencantara
si seguía leyendo hasta el final.

Y ahí está en el librero, donde lo puse un día
tal vez un poco triste por lo que no leí,
pues recordé, muchacha, que casi fuiste mía,
y al guardar aquel libro, pensé en ti...

JOSÉ ANGEL BUESA

Tiempo...



Llenaré mi copa de tiempo

y beberé despacio....amor,
esperando tu regreso.

Que tus caricias y besos
sean mi motivo
para seguir viviendo.

MAAT

25 de septiembre de 2007

Antífona

Ven, reina de los besos, flor de la orgía,
amante sin amores, sonrisa loca...
Ven, que yo sé la pena de tu alegría

y el rezo de amargura que hay en tu boca.

Yo no te ofrezco amores que tú no quieres;
conozco tu secreto, virgen impura;

Amor es enemigo de los placeres
en que los dos ahogamos nuestra amargura.

Amarnos...!Ya no es tiempo de que me ames !
A ti
y a mí nos llevan olas sin leyes.
! Somos, a un mismo tiempo, santos e infames;
somos, a un tiempo mismo, pobres y reyes !


!Bah! Yo sé que los mismos que nos adoran
en el fondo nos guardan igual desprecio.
Y justas son las voces que nos desdoran...
Lo que vendemos ambos no tiene precio.

Así, los dos: tú amores, yo poesía,
damos oro a un mundo que despreciamos...

! Tú, tu cuerpo de diosa; yo, el alma mía !...
Ven y reiremos juntos mientras lloramos.

Joven quiere en nosotros Naturaleza
hacer,
entre poemas y bacanales,
el imperial regalo de la belleza,
luz, a la oscura senda de los mortales.

!Ah! Levanta la frente, flor siempre viva,

que das encanto, aroma, placer, colores...
Diles, con esa fresca boca lasciva...,
! que no son de este mundo nuestros amores !

Igual camino en suerte nos ha cabido,
un ansia igual nos lleva que no se agota,
hasta que se confundan en el olvido,

tu hermosura podrida, mi lira rota.

Crucemos nuestra calle de la Amargura
lev
antadas las frentes, juntas las manos...
! Ven tú conmigo, reina de la hermosura !
! Hetairas y poetas somos hermanos !

MANUEL MACHADO


24 de septiembre de 2007

Canción de la espera

























Espero tu sonrisa y espero tu fragancia
por encima de todo, del tiempo y la distancia.
Yo no sé desde dónde, hacia dónde, ni cuándo
regresarás...sé sólo que te estaré esperando.

En lo alto del bosque y en lo hondo del lago,
en el minuto alegre y en el minuto aciago,
en la función pagana y en el sagrado rito,
en el limpio silencio y en el áspero grito.

Allí donde es más fuerte la voz de la cascada,
allí donde está todo y allí donde no hay nada,
en la pluma del ala y en el sol del ocaso,
yo esperaré el sonido rítmico de tu paso.

Comprendo que de mí ya se ría la gente
al ver cómo te espero desesperadamente.
Cuando todos los astros se apaguen en el cielo,
cuando todos los pájaros paralicen el vuelo
cansados de esperarte, ese día
lejano
yo te estaré esperando todavía.

No importa: aunque me digan todos que desvarío,
yo te espero en las ondas musicales del río,
en la nube que llega blanca de su trayecto,
en el camino angosto y en el camino recto.

Niño, joven o anciano, sonriendo o llorando,
en el alba o en la tarde, yo te estaré esperando,
y si me convenciera que ese ansiado día
no habría de llegar, también te esperaría.

JOSÉ ANGEL BUESA



23 de septiembre de 2007

El arquero

Arquero de la noche, con un gesto arrogante,
alcé el arco en la sombra y apunté a las estrellas.
Arquero de la noche, mi pulso estaba firme,
y en mi caraj había solamente una flecha.

Y vigorosamente lancé mi flecha al viento,
y hubo un largo zumbido sobre la cuerda tensa.
Lancé mi única flecha-la flecha de mi ensueño-
y me crucé de brazos bajo la noche negra.

El arco envejecido se me pudre en las manos,
pero yo sigo -arquero de la noche- en mi espera.
Lancé mi única flecha, y se perdió en la sombra.
Y nunca he de saber si llegó a las estrellas.

JOSÉ ANGEL BUESA



22 de septiembre de 2007

Adelfos

Yo soy como las gentes que a mi tierra vinieron
-soy de la raza mora, vieja amiga del sol-
que todo lo ganaron y todo lo perdieron.
Tengo el alma de nardo del árabe español.

Mi voluntad se ha muerto una noche de luna
en que era muy hermoso no pensar ni querer...
Mi ideal es tenderme, sin ilusión ninguna...
De cuando en cuando, un beso y un nombre de mujer.

En mi alma, hermana de la tarde, no hay contornos...;
y la rosa simbólica de mi única pasión
es una flor que nace en tierras ignoradas
y que no tiene aroma, ni forma, ni color.

Besos !pero no darlos! Gloria...!la que me deben!
!Que todo como un aura se venga para mí!
!Que las olas me traigan y las olas me lleven,
y que jamás me obliguen el camino a elegir!

!Ambición! No la tengo. !Amor! No lo he sentido.
No ardí nunca en un fuego de fe y gratitud.
Un vago afán de arte tuve... Ya lo he perdido.
Ni el vicio me seduce ni adoro la virtud.

De mi alta aristocracia dudar jamás se pudo.
No se ganan, se heredan, elegancia y blasón...
Pero el lema de casa, el mote del escudo,
es una nube vaga que eclipsa un vano sol.

Nada os pido. Ni os amo ni os odio.Con dejarme
lo que hago por vosotros, hacer podéis por mi...
!Que la vida se tome la pena de matarme,
ya que yo no me tomo la pena de vivir!...

Mi voluntad se ha muerto una noche de luna
en que era muy hermoso no pensar ni querer...
De cuando en cuando un beso, sin ilusión ninguna.
!El beso generoso que no he de devolver!

MANUEL MACHADO



21 de septiembre de 2007

La mujer sin nombre

Por ti escribo estos versos, aunque no sé quién eres;
estos versos que acaso tú nunca leerás...
Quizás estés ahora junto al hombre que quieres,
o el hombre que tú quieres no te quiere quizás.

Yo he de olvidarte pronto, como a tantas otras mujeres,
y tú, al hombre que hoy amas, también lo olvidarás,
y vendrán otras noches y otros amaneceres,
sin que nos encontremos nuevamente jamás...

Y te escribo estos versos, mujer desconocida,
con la extraña certeza de haberte amado en vano,
aunque te vi un instante solamente en la vida.

Y si acaso lo lees, tú, la mujer sin nombre,
quizás sientas la angustia de un recuerdo lejano,
y entornarás los ojos, pensando en otro hombre...

JOSÉ ANGEL BUESA

20 de septiembre de 2007

Una muerte anunciada



Se llamaba Nicolai Marai. Y había anunciado que deseaba acabar con su vida. Ya lo intentó en una ocasión, pero consiguieron disuadirle. Hoy, su deseo, se ha cumplido. Todos los medios de comunicación, durante los 17 días que ha durado su agonía, nos han ido informando de su estado. Se ha escrito, visto y oído lo suficiente para que cada uno tengamos ya nuestra opinión al respecto. Por mi parte, es la decisión que más respeto de todas las que pueda adoptar cualquier persona. He querido traer este tema a mi Blog, para compartiros un sentimiento que me nació al ver éstas imágenes y que todavía no he encontrado la forma de definirlo. La visión del hijo pequeño de Nicolai, zarandeado en los brazos de su hermana, mientras ésta intentaba apagar las llamas que iban apoderándose rápidamente del cuerpo de su padre, me sacudió el alma. No puedo olvidar su imagen, mirando por encima del hombro de su hermana, como a su padre lo abrazaba el fuego, mientras emitía unos terribles gritos. Quiero pensar que con el tiempo, ese niño recuerde de su padre sólo los buenos momentos que haya vivido con él. Pero lo dudo. Es una imagen muy fuerte para un niño tan débil . También pienso mucho en esas mafias, que "captan" incautos a los que ofrecen trabajo y vivienda en un maravilloso país lejano y que una vez en su destino, los abandonan, sin dinero, sin ese trabajo y sin esa vivienda prometida. Eso es lo que le ha ocurrido a ésta familia rumana. Y puestos a pensar, un recuerdo para todos esos que pregonan que "el mundo es de todos" -pero !cuidadito! con tocar su parte- y miran hacía otro lado, mientras se producen estos abusos.Cuando Nicolai comenzó a arder, llevaba puesta una camiseta deportiva con una leyenda en la espalda, "Amb l'afició" (con la afición) y un número, el 12. Los seguidores del fútbol saben bien el significado de esa frase. Con Nicolai, en sus horas de aturdimiento, no hubo nadie que lo aliviase de su carga. Hoy, por si la noticia en sí no fuera lo suficientemente triste, nos informan, que su familia, la que vino con él a Valencia creyendo llegar a la tierra prometida, regresaron el lunes a Rumanía. El cuerpo de Nicolai permanece a la espera de quien tenga que darle sepultura. Hasta "eso" le ha salido mal. Permita Dios que alguien ponga pronto fin a este drama, y lo dejen descansar de una vez en paz .Era eso lo que él deseaba...

Maat























19 de septiembre de 2007

Era mi amiga

Era mi amiga, pero yo la amaba
yo la amaba en silencio puramente,
y mientras sus amores me contaba
yo escuchaba sus frases tristemente.

Era mi amiga, pero me gustaba
y mi afán era verla a cada instante.
Nunca supo el amor que yo albergaba
porque siempre me hablaba de su amante.

Era mi amiga para todo el mundo
porque a nadie mi amor yo confesaba,
pero yo la quería muy profundo
y forzosamente me callaba.

Era mi amiga, y mi cuerpo sentía estremecer
si ella me miraba,
al oírla junto a mi feliz me hacía
más de este amor ella nunca supo nada.

y aunque sólo mi amistad yo le ofrecía,
era mi amiga, pero yo la amaba.

JOSÉ ANGEL BUESA


18 de septiembre de 2007

Poema del amor ajeno


Puedes irte y no importa, pues te quedas conmigo
como queda un perfume donde había una flor.
Tú sabes que te quiero, pero no te lo digo;
y yo sé que eres mía, sin ser mío tu amor.

La vida nos acerca y a la vez nos separa,
como el día y la noche en el amanecer...
Mi corazón sediento ansía tu agua clara,
pero es un agua ajena que no debo beber...

Por eso puedes irte,porque, aunque no te sigo,
nunca te vas del todo, como una cicatriz;
y mi alma es como un surco cuando se corta el trigo,
pues al perder la espiga retiene la raíz.

Tu amor es como un río, que parece más hondo,
inexplicablemente, cuando el agua se va.
Y yo estoy en la orilla, pero mirando al fondo,
pues tu amor y la muerte tienen un más allá.

Para un deseo así, toda la vida es poca;
toda la vida es poca para un ensueño así...
Pensando en ti, esta noche, yo besaré otra boca;
y tú estarás con otro... !pero pensando en mí!

JOSÉ ANGEL BUESA





17 de septiembre de 2007

Un fin de semana familiar


Este fin de semana, he atravesado España de Este a Oeste , para ir a conocer a un nuevo miembro de mi familia. Mi sobrino-nieto Alejandro. Cuando llegué a tierras extremeñas unas nubes amenazantes coronaban los picos de las montañas. Entrando en la población que vive mi sobrina, la joven mamá de Alejandro, una generosa tormenta me dio la bienvenida. La disfrute, sí, la disfruté. Me gustan las tormentas y entre montañas...más. Después de instalar mis bártulos de viaje en la habitación del Parador donde me alojé, salí a la calle y me dejé acariciar por esas perdidas gotas de lluvia con las que suelen finalizar las tormentas. Un torrente de emociones inundaron mi alma, (el recuerdo de mi madre, que nació y vivió su infancia en ese lugar, el olor a tierra mojada, el gozo de encontrarme con parte de mi familia a la que veo muy de tarde en tarde y sobre todo, la alegría de "ver la cara" del recién llegado)
No había anunciado mi visita, y la sorpresa de mi hermana al abrir la puerta y verme fue mayúscula, (me encanta dar sorpresas). Pronto me di cuenta que había llegado en un momento "especial". En el hogar de mis sobrinos, se desarrollaba "otra" tormenta. La producida por la presencia de Alejandro. Llevaban varios días, en los que Morfeo no tenía nada que hacer en esa casa. Dormían poco. Poco y mal. Esa pequeña cosita, se ha adueñado de las horas, y no da tregua.... Y especialmente, esa tarde, el bribonzuelo que nos ocupa, llevaba llorando y sin dormir un buen rato. El suficiente para tener desencajados a sus papis, que ya acumulaban horas de sueño y de cansancio. Lo tomé en brazos y noté que su tripita era un pequeño globo. Ahí estaban todos sus "males". Lo coloqué boca abajo en mi brazo, y después de unos masajitos, mimos, y unos cuantos metros de "paseos" se quedó como aparece en la foto...
Fue una satisfacción, lo primero de todo por él, y luego, porque ya dispusimos de un buen rato para contarnos cosas... Mi sobrina, reponiéndose muy lentamente de un difícil parto de 48 horas (como lo leéis, 48 horas, y en pleno siglo XXI) y su esposo, tratando de capear el temporal. Han sido tan sólo dos días los que hemos vivido juntos, pero dos días muy intensos. Cuando la mañana de mi regreso me despedí de mi hermana -con la que me llevo 20 años - de mi sobrina y después de "asomarme" por última vez a la cuna de Alejandro, supe, que un pedacito de mi corazón se quedaba por allí...y tal es así, que en cuanto se "despisten" un poco los de mi casa me vuelvo a escapar hacia la tierra de los conquistadores. !Vaya que sí!

Maat

Nocturno VIII


Aqui, solo en la noche, ya es posible la muerte.
Morir es poca cosa si tu amor está lejos.

Puedo cerrar los ojos y apagar las estrellas.
Puedo cerrar los ojos y pensar que ya he muerto.

Puedo matar tu nombre pensando que no existes.
Ahora, solo en la noche, sé que todo lo puedo.

Puedo extender los brazos y morir en la sombra,
y sentir el tamaño del mundo en mi silencio.

Puedo cruzar los brazos mirándote desnuda,
y navegar por ríos que nacen en tu sueño.

Sé que todo lo puedo porque la noche es mía,
la gran noche que tiembla de un extraño deseo.

Sé que todo lo puedo, porque puedo olvidarte:
Si. En esta sombra, sólo, sé que todo lo puedo.


Y ya ves: me contento con cerrar bien los ojos
y apagar las estrellas y pensar que me he muerto.


JOSÉ ANGEL BUESA


16 de septiembre de 2007

Elegia IV

Me llegas en la brisa y en la espuma,
tú, la perdida para siempre...
Tú, la que ennoblecías el sabor del recuerdo,
que ahora llegas más casta y más ausente...

Me llegas en el viento que huele a lejanía,
me llegas en la sal que sabe a muerte,
tú, sombra arrinconada en un silencio;
tú, la perdida para siempre...

Ya no sé por qué sordo camino de la ausencia
bajo qué estrellas moribundas vienes,
con los pies inseguros llenos de polvo y de rocío,
tú, la perdida para siempre...

JOSÉ ANGEL BUESA





15 de septiembre de 2007

Biografía de José Angel Buesa

José Ángel Buesa y Regato nació el 2 de Septiembre de 1910, en Cruces , ciudad perteneciente a la antigua provincia de Las Villas, hoy conocida por Cienfuegos, Cuba. Falleció en Santo Domingo, República Dominicana el 14 de Agosto de 1982.

A los 7 años ya escribe sus primeros versos. Estudia, de adolescente, en el colegio de los Hermanos Maristas, en Cienfuegos. Años más tarde, se traslada a La Habana, donde se doctoró. Sus primeros trabajos los realiza en una oficina, entre números, y en sus ratos libres comienza a estudiar a los clásicos. Se traslada a Matanzas y comparte muchas horas con los grupos literarios matanceros, En 1932 publica su primera obra, "La fuga de las horas", y uno de los poemas contenidos en este trabajo, "El hijo del sueño" alcanza una gran repercusión. Por entonces, sólo tiene 22 años. Al año siguiente, José Ángel que ya ha dejado los números, publica su segundo libro "Misas paganas", obteniendo un gran éxito. En 1936 publica su tercer libro, "Babel", que es la clave de los caminos que en el futuro tomará Buesa. Paralelamente a su obra poética, dedica su tiempo a la radio, y en 1934 comienza en "La hora múltiple" y trabaja como productor hasta 1940, año en que lo contratan con carácter exclusivo en la famosa CMQ, escribiendo varios libretos radiales, como "Rafles, el ladrón delas manos de seda", "El cine en su casa", "El monje loco", etc. En 1938 recibe el Premio Nacional de Literatura por la Academia de las Artes y las Letras. En 1943, publica el libro que alcanzó más ediciones de toda su obra, "Oasis". Buesa, de temperamento sincero, comunicativo y vibrante, fue víctima, como muchos otros poetas cubanos, de un silencio impuesto después de que tomara el camino del exilio e hiciera patente su oposición al régimen castrista, padeciendo durante varias décadas el ver prohibida la publicación de sus obras.

La poesía de Buesa, partía de la fidelidad consigo mismo, y se decantó por el monólogo cotidiano, trabajando la emoción y utilizando palabras sencillas, las que se utiliza en el diálogo de cada día. Dotado de un finísimo sentido del humor, lo plasmaba en algunos de sus versos. Fue además un gran conversador y gustaba de pasar muchos ratos en los cafés de La Habana, en animadas tertulias con otros poetas de su época.

Durante la segunda Guerra Mundial, y con restricciones de papel, Buesa imprimió personalmente varios poemarios como "Cantos de Proteo" en 1944. Siguieron "Lamentaciones de Proteo y Alegrías de Proteo", "Canciones de Adán", "Poemas en la arena", en 1947, culminando esta etapa con "Nuevo Oasis" en 1949.

En 1955, reaparece con "Poeta enamorado", con versos dedicados al amor en su más amplío sentido. Siguió costeándose la publicación de sus obras él mismo, con mucho éxito, hasta la Revolución cubana. Entre los años 1959 y 1960 publicó cuatro poemarios,"Poemas prohibidos", "Versos de amor", "El libro secreto", y "Los mejores poemas".

Llegó el exilio y el silencio oficial, dejaron de publicarse sus libros en Cuba, pero las ediciones anteriores, seguían circulando clandestinamente de lector a lector, que se veían reflejados en muchos de los versos de Buesa. Permaneció 5 años en México, y luego fijó su residencia en la República Dominicana donde impartió clases de Literatura en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, dirigiendo las publicaciones universitarias. En 1960 y 1969 publica antologías de sus versos y en 1971 "Mis poemas preferidos" y es en 1981 cuando publica "Antología poética total" (1936-1980) En prosa, escribe "Año bisiesto. Autobiografía Informal" en 1981.

José Ángel Buesa es, sin duda, el poeta cubano más conocido. Sus versos siguen escuchándose en tertulias literarias, programas de radio, y ....emocionando a los enamorados de todas las edades.

Maat.




Inesperadamente

Inesperadamente tu amor llega a mi vida,
mujer de besos hondos y plenitud creciente,
como brota un retoño de una rama caída,
como en un río seco renace la corriente.

Llegas como las nubes, inesperadamente,
inesperadamente llegas como el verano,
para dejarme el peso de una sombra en la frente
y un dolor de raíces profundas en las manos.

Y es que tu boca alegre me inspira un beso triste,
y en tus ojos cercanos veo una mirada ausente,
porque sé que algún día, lo mismo que viniste,
te me irás de los brazos, inesperadamente...

JOSÉ ANGEL BUESA



14 de septiembre de 2007

Mejor no quiero verte

Mejor no quiero verte...sería tan sencillo
cruzar dos o tres calles...Y tocar en tu puerta.
Y tú me mirarías con tus ojos sin brillo
sin poder sonreírme con tu sonrisa muerta.

Mejor no quiero verte...porque va a hacerme daño
pasar por aquel parque de la primera cita.
Y no sé si aún florecen los jazmines de antaño
ni sé quién es ahora la mujer más bonita.

Mejor no quiero verte...porque andando en tu acera
sentiré casi ajeno todo lo que fue mío.
Aunque es sólo una esquina donde nadie me espera
y unos cristales rotos en un balcón vacío.

Si...seguiré muriendo de mi pequeña muerte
de hace ya tantos años el día que me fui
pues por no verte vieja...mejor no quiero verte,
pero tampoco quiero que me veas tú a mí.

JOSÉ ÁNGEL BUESA






Biografia de Manuel Machado

Manuel Machado nació en Sevilla, el 29 de Agosto de 1874. Era hijo de un folclorista sevillano llamado Antonio Machado Ruíz y de Ana Ruiz Hernández. Su hermano Antonio, nacido en 1875, también destacó en el mundo de las letras, siendo considerado uno de los grandes poetas del siglo XX.
A la edad de 9 años, marchó con sus padres a vivir a Madrid, lugar donde se licenció en Filosofía y Letras.Trabajó
como archivero de la Biblioteca Nacional y colaboró con varias publicaciones literarias de América y Europa. En 1902 se consagró como literato con la obra "Alma". En 1910 contrajo matrimonio con Eulalia Cáceres, a quien había conocido en su época de estudiante. Sus trabajos poéticos están dotados de una destacada riqueza formal y descriptiva, con influencias del modernismo y el folklore andaluz.Pasó a formar parte de la Real Academia Española en el año 1938.
Entre sus obras podemos citar:
"Alma, museo y cantares", publicada en 1907
"El mal poema", en 1909
"Cante hondo", en 1912
"Sevilla y otros poemas", en 1920
En "Adelfos", realiza su biografía poética:
"Yo soy como las gentes que a mi tierra vinieron,
-soy de la raza mora, vieja amiga del sol-
que todo lo ganaron y todo lo perdieron".
También escribió novela, "El amor y la muerte", y obras de teatro como "El Pilar de la Victoria", "Desdichas de la fortuna o Julianillo Valcarcel" (1926) o "La Lola se vá a los puertos" en 1929.
Murió en Madrid, el 19 de Enero de 1947, a la edad de 72 años.


El querer

Quiero comenzar por el poeta sevillano Manuel Machado. Os traigo un bonito poema al que le tengo especial cariño. "El querer". Espero que os agrade.Y si os parece bien, me voy a tomar la libertad de daros un consejo para su lectura. Poneros cómodos, y leerlo en voz alta, a ser posible, en soledad, para escucharos bien, leer cada verso muy despacio, y después de cada estrofa, hay que hacer una parada obligatoria. Si conseguís vivir los silencios entre las palabras, estáis en el ritmo exacto. Probar. Os sorprenderéis del resultado Y si os gusta estar a la vez escuchando música, que ésta sea melodiosa. El oído, prima la música a la palabra. !Disfrutarlo!

EL QUERER

En tu boca roja y fresca
beso, y mi sed no se apaga,
que en cada beso quisiera
beber entera tu alma.

Me he enamorado de ti
y es enfermedad tan mala,
que ni la muerte la cura,
!bien lo saben los que aman!

Loco me pongo si escucho
el ruido de tu charla,
y el contacto de tu mano
me da la vida y me mata.

Yo quisiera ser el aire
que toda entera te abraza,
yo quisiera ser la sangre
que corre por tus entrañas.

Son las líneas de tu cuerpo
el modelo de mis ansias,
el camino de mis besos
y el imán de mis miradas.

Siento al ceñir tu cintura
una duda que me mata
que quisiera en un abrazo
todo tu cuerpo y tu alma.

Estoy enfermo de ti,
de curar no hay esperanza,
que en la sed de este amor loco
tu eres mi sed y mi agua.

Maldita sea la hora
en que contemplé tu cara,
en que vi tus ojos negros
y besé tus labios grana.

Maldita sea la sed
y maldita sea el agua,
maldito sea el veneno
que envenena y que no mata.

En tu boca roja y fresca
beso, y mi sed no se apaga,
que en cada beso quisiera
beber entera tu alma.

MANUEL MACHADO



Novedades.....

Llevaba una temporada que de vez en cuando pensaba que los poemas recopilados por mí de José Ángel Buesa, llegaría un día en que los habría publicado todos en mi blog, y ¿entonces qué...? Hace unos días, un amigo que visita mi página me dijo: ....lo de Buesa está muy bien, pero, ¿por qué solo de Buesa?... Me puse manos a la obra y decidí lo que hoy os cuento,voy a publicar en mi blog poemas de más poetas. (Seguro que a José Ángel no le hubiese importado) Y además, he incluido un nuevo espacio en la página titulado Biografías, donde iré añadiendo una pequeña reseña biográfica de dichos poetas. Esta sección la encontraréis al final de la página.



Y aprovecho esta ocasión para daros las gracias por vuestras visitas. Si mi contador no me engaña, os estáis portando muy bien con mi Blog......Gracias.

Maat




13 de septiembre de 2007

Mi corazón se siente satisfecho

Mi corazón se siente satisfecho
de haberte amado y nunca poseído:
así tu amor se salva del olvido
igual que mi ternura del despecho.

Jamás te vi desnuda sobre el lecho,
ni oí tu voz muriéndose en mi oído:
así ese bien fugaz no ha convertido
un ancho amor en un placer estrecho.

Cuando el deleite suma a lo vivido
acrecentado se lo resta el pecho,
pues la ilusión se va por el sentido.

Y, en ese hacer y deshacer lo hecho,
sólo un amor se salva del olvido,
y es el amor que queda insatisfecho.

JOSÉ ANGEL BUESA




12 de septiembre de 2007

El pozo seco

Deje mí copa en el brocal maldito.
Grité hacia abajo, hacia el profundo hueco,

pero el coro sarcástico del eco
me devolvió multiplicado el grito.
Llegaba tarde: el pozo estaba seco.

Un gran golpe de viento lleno el pozo,
y, al recorrer su vertical garganta,
en su más honda hondura oí un sollozo,
donde cantaba el agua y ya no canta...

Brillaba entonces la primera estrella,
pero el anochecer amanecía
cuando me puse a comparar aquella
profunda sed del pozo con la mía.

Y allí dejé mi copa abandonada,
con un tardío gesto de homenaje
por quien se supo dar sin pedir nada
al que calmó su sed y siguió viaje...

Y allí, junto al brocal ennegrecido,
y el cubo roto, y la inservible rueda,
comprendí que no cabe en el olvido
la ingratitud de un agua que se ha ido
ni el espanto de un pozo que se queda...

JOSÉ ANGEL BUESA



11 de septiembre de 2007

Soneto adolescente

Qué dulce, si lloviera de repente...
No sé por qué, porque tu estas lejana,
pero en la soledad de esta mañana
hay algo de tu amor que no está ausente.

Y yo sonrío, extraño adolescente
de ojos cansados y cabeza cana,
yo, que aún puedo asomarme a la venta
y ver la luna que no ve la gente...
Ah, si, qué dulcemente llovería
con ese sol, para olvidar un poco
mi prematura gran pasión tardía...

Y yo cierro los párpados huraños
pensando en ti, yo, extravagante y loco
adolescente de cuarenta años.

JOSÉ ANGEL BUESA


Gracías, Gladis

Esta mañana, me ha despertado uno de mis canarios, Gladis. Normalmente, por la noche, los entro en casa. Anoche se me olvidó hacerlo. Su "hábitat" es en una galería que da a un patio interior de la finca. Y a esa galería, por medio de una ventana, se comunica mi alcoba. Con las primeras luces del día, Gladis ha empezado a cantar en todos los tonos que imaginaros podáis. Y me he despertado. Lo primero que me ha venido a la mente ha sido: "con lo poco que tiene y lo contento que está". Yo misma, me he sorprendido con este pensamiento. Y en una rápida sucesión de ideas, a pesar de la hora y el momento en que me encontraba, he recordado el texto de un pps,que hace unos días me envió un amigo, y que diariamente, desde que lo recibí, procuro leer. Me hace bien. Me ha llegado en una de esas temporadas
"tontas" que de vez en cuando nos visitan, sin avisar, e invaden el alma de una incomprensible tristeza. Los "subidones" de melancolía, se me apoderan, casi casi, hasta el ahogo. Y, a la más mínima, por mucho que luzca el sol, en mis ojos llueve....
Me apetece compartiros ese texto. Por si como yo, lo necesitáis en algún momento. Su título es !Felicidades!. Disfrutarlo. Vale la pena.

Sí, !Felicidades!
Y no pongas esa cara.
Hoy no es Navidad, ni año nuevo, ni tu cumpleaños.
Hoy, es un día normal.
Pero un día para ti. !Que suerte!
!Felicidades! porque estás vivo,
respiras, caminas, tienes hambre,
y alimentos con qué saciarla.
Tienes sed y agua para beber.
Tus ojos están abiertos
para percibir el brillo de mil colores.
Tus oídos registran los sonidos más variados,
tu tacto, tu piel,
experimentan el escalofrío de mil sensaciones.
!Felicidades!
En tu interior se despierta
una variedad de sentimientos,
de ideas, de preguntas y respuestas,
de palabras, de silencios...
!Felicidades!
Porque vives ahora y aquí,
porque tienes una familia,
amigos que te aman,
un hogar donde llegas cada día
cansado del trabajo.
!Felicidades!
Porque eres capaz de amar y ser amado,
de gozar la paz y de darla.
!Felicidades!
Porque poco a poco
con algún sufrimiento y con alegrías,
vas construyendo tu vida como persona,
hijo, esposo, esposa, madre, padre,
hermano/a, amigo/a....
en el día a día.
¿Verdad que vale la pena que te feliciten
aunque no sea "un día especial"?
Pero....¿quieres decir que hoy no es un día especial?
Tienes a tu lado personas que te aman
y a las que amar.
Tienes, tienes, tienes....
¿o te falta alguna cosa?
¿Te podemos felicitar o no?
!Felicidades!
No te agobies por el mañana.

"No te preocupes por el mañana,
porque el mañana traerá sus propias preocupaciones,
a cada día le bastan sus quebraderos de cabeza"
(Mt. 6-32)

Si, !Felicidades!
Vive el hoy y recuerda:
"No es feliz el que hace lo que quiere,
sino el que quiere lo que hace".
Vive en plenitud.
Sé positivo, positiva.
!Haz el bien, y no te preocupes por el mañana!

¿Os ha gustado? Espero y deseo que si. Como veis es todo muy sencillo. Lo de todos los días. Quizá por eso, no le damos la importancia que cada una de esas cosas tiene, no lo valoramos. Por lo menos, yo. Rectificaré.
Y ahora, si me lo permitís, me voy al super. Mi nevera, parece que está a "final de mes". Y eso si, voy a comprar para mi canario, barritas de esas de miel que tanto le gustan. !Hoy, se la ha ganado!
Maat










10 de septiembre de 2007

Lluvia final


Mañana será nunca para todos los días.
Y lloverá en un sueño, sin lluvia y sin soñar.
Y yo iré alguna noche por las calles vacías
mientras tú vas con otro por la orilla del mar.

Ya casi estás ausente. Qué importa este momento,
aunque llueve en la tarde, para ti y para mí;
porque las hojas secas que se van en el viento
nos dicen que hay amores que se fueron así...

Mañana estaré solo. Dios no querrá que llueva,
porque estaré más solo si llueve y tú no estás.
Después, serás el nudo de una corbata nueva,
o una esquina de menos, o una cana de más.

Así será. Qué importa si lo callo o lo digo.
Pero cuando no llueva, lloverá en mi canción.
Y al pensar que mañana ya no estarás conmigo,
van cayendo hojas secas sobre mi corazón...
JOSÉ ANGEL BUESA

9 de septiembre de 2007

El amigo

No envidiéis mi alegría, mi salud ni mi canto;
no envidiéis lo que sueño, ni envidiéis lo que digo.
Todo eso vale poco, por más que cueste tanto...
Pero, eso sí: envidiadme la amistad de este amigo.

Envidiadme la gloria de esta firme confianza
cuyo sentir profundo ni en bien ni en mal se altera,
porque yo siento mío lo que su mano alcanza,
y en él es permanente mi dicha pasajera.

Envidiadme este amigo que mira de frente,
pues ni lo acerca el triunfo ni lo aleja el fracaso,
y él madura en espiga lo que en mí fue simiente,
y yo duermo en su lecho pero él bebe en mi vaso.

No importa si estoy solo, pues siempre está conmigo,
y mis propias arrugas lo van haciendo viejo...
Ah, sí, envidiadme todos la amistad de este amigo
que refleja mi espejo.

JOSÉ ANGEL BUESA





8 de septiembre de 2007

Canción del amor prohibido


Sólo tú y yo sabemos lo que ignora la gente,
al cambiar un saludo ceremonioso y frío,
porque nadie sospecha que es falso tu desvío,
ni cuanto amor esconde mi gesto indiferente.

Sólo tú y yo sabemos por qué mi boca miente,
relatando la intriga de un fugaz amorío;

y tú apenas me escuchas y yo no te sonrío...
y aún nos arde en los labios algún beso reciente.

Este amor es un surco que ocultó su simiente,
pero la gente piensa que el surco está vacío,

porque su flor profunda no se ve ni se siente.

Y así son dos orillas tu corazón y el mío,
pues, aunque los separa la corriente de un río,
por debajo del río se unen secretamente.

JOSÉ ANGEL BUESA





7 de septiembre de 2007

Canción cotidiana


Tu amor llegó calladamente;
calladamente se me fue...
Porque el amor es una fuente
que se nos seca de repente,
sin saber cómo ni por qué.

Amor de un beso que se olvida
y de un suspiro que se va;
amor de paso en nuestra vida,
pues se le da la bienvenida
cuando tal vez se aleja ya.

Así tu amor fue como el mío,
mujer de un claro atardecer:
amor que pasa como un río,
sin estancarse en el hastío
ni repetirse en el placer.

Amor feliz que da sin tasa,
pues sólo pide, a cambio, amor;
amor que deja, cuando pasa,
no la ceniza de una brasa,
sino el perfume de una flor.

Amor que al irse no está ausente;
amor sin dudas y sin fe,
como este amor intranscendente,
que. si llegó calladamente,
calladamente se fue...
JOSÉ ANGEL BUESA


6 de septiembre de 2007

Soneto

Entre los poemas que he ido recopilando de José Angel Buesa, tengo este, que aparece entre los suyos pero que al lado de "Soneto" y entre paréntesis cita el nombre de Felix Arvers. Imagino que tratándose como se trata de un poeta francés, quizá José Angel Buesa hiciese una traducción de ese poema y por eso aparezca entre los suyos. La verdad es que lo ignoro. Pero, para mí , es uno de los más bellos poemas que he tenido la suerte de leer. Por eso os lo comparto. Espero que a vosotros también os plazca.

SONETO ( De Felix Arvers)

Nadie conoce mi amor secreto:
no lo conoce ni quien lo inspira;
y es tan humilde que a nada aspira,
pues su constancia no tiene objeto.

Mi amor se escuda tras mi respeto;

respiro el aire que ella respira,
y ella me habla y ella me mira,
sin que descubra mi amor discreto.

Porque, entre el coro de la alabanza
que se prolonga sobre su huella,
mi amor suspira sin esperanza;

y tanto ignora mis sueños vanos,
que si estos versos van a sus manos,
tal vez pregunte: ¿ Quién será ella ?


5 de septiembre de 2007

Un paseo por la playa

Esta mañana, era uno de esos días, en que hubiera pagado para no salir de mi cama. Casi hasta me ha molestado ver que la luz del sol, colándose en mi alcoba, me anunciaba que el día ya estaba ahí... Para darme un poco de tiempo, he intentando sumergirme en las páginas del libro que tengo entre manos actualmente (El médico, de Noah Gordon) pero tampoco ha funcionado. Leía y leía párrafos, sin "leer" nada. Me he dado otra oportunidad, y después de colocar a mi libro en posición "descansen", me he enchufado a mi MP3. Muchas veces, la música obra maravillas en mi estado de ánimo. Pero lejos de ayudarme a salir "del sobre", lo que ha ido haciendo la música, ha sido retenerme, aún más, en horizontal. Un mal amigo -en ocasiones- que tengo cerca, mi reloj de cabecera, implacablemente iba chivándose del paso del tiempo. Y entonces, he dejado un poco libre a "la loca de la casa", como llamaba Santa Teresa a la imaginación, y me he acordado de todas esas personas, que según nos están contando estos días los telediarios, padecen de "estrés post vacacional". !Que envidia me han dado! Lo que yo deseaba esta mañana haber tenido un puesto de trabajo al que acudir. Unos compañeros, que vieran lo morenaza que me he puesto este Agosto, a quien contar que casi me picó una medusa, y que gracias a una amiga con la que "charraba" en pleno baño en el mar, me avisó. Aunque tengo que reconocer, que viendo a los socorristas que teníamos en ese trocito de playa, no me hubiese importado casi nada, dejarme curar, de una picada de medusa o de lo que fuera... Y llegada a este punto,(el de la playa, no el de los socorristas, no penséis mal) se me ha encendido una luz y he dicho, ahora mismo me levanto, y me voy a la playa. Dicho y hecho. Después de coger mi libro, mi móvil, mi MP3, mi crema de sol, dos melocotones, mi cámara de fotos, mi gorra, ....ufff, ya, basta, si sigo cogiendo cosas, no me iré nunca...me he dirigido hacia la playa. El tráfico ya estaba "cargadito", y he reconocido a más de uno de esos del estrés post vacacional. Cuando ven a una mujer al volante, y ese volante pertenece a un wolwagen del 92, se acaloran, e intentan, que no sigas las indicaciones de velocidad de las señales de tráfico, y que oposites constantemente a esa sanción tan fácil de conseguir hoy día. Por cierto, ya que estoy en este tema, y saliéndome un poco del relato en sí, os diré que no exagero nada, cuándo os digo que hoy, es muy fácil que te multen. Hace un mes, recibí una multa por correo certificado, de un simpático agente, que me "vio pasar" en mi coche, largando por el móvil, y me "cayeron" 300 euros...y un montón de lágrimas. Así de sencillo, solo con verte pasar...les sobra. ¿A que es fácil? Pues cuidadin. Bueno, sigo. Por fin he llegado a la playa. Casi desierta....!que gozada! He alquilado una tumbona y una sombrilla de esas de paja tan acogedoras y después de embadurnarme de protección solar me he entregado al sol, a la brisa y al único sonido que se disfrutaba en la playa, el leve llegar de las olas...
Después de un rato, mi cuerpo serrano tenía una temperatura que invitaba a dejarse acariciar por el mar. He iniciado un paseo por su orilla. Me encanta hacerlo antes de zambullirme "del todo". Y ha valido la pena. Decenas de pececillos, con evidentes signos de "estrés post vacacional" nadaban alborotados entre las últimas olas que llegaban a la arena. No sé que buscarían, pero cuando estaban ahí, seguro que era por algo. Centenares de pechinitas viajeras entre las olas del mar, diminutas, se iban quedando entre el borde del agua y de la arena, dibujando una bonita puntilla. Enfrascada mirando los peces, no he visto la llegada de una pareja de ancianos, que como yo, paseaban por la orilla. Al llegar a mi altura, la señora me ha dedicado un "buenos días" muy cariñoso, como si me conociera de toda la vida:
-¿Verdad que está buenísima el agua?- ha continuado diciéndome, casi sin darme tiempo a responder a su saludo.
-nosotros venimos todas las mañanas, el médico nos ha dicho que es muy bueno para la circulación andar por la orilla del mar...
Y así, he comenzado una conversación con ellos, que me apetece compartiros. Para mí, sin desperdicio...
Según me han contado, llevan 50 años, acudiendo a ese lugar. Se conocieron allí, y no han dejado de ir ni un verano. Pero este año, no habían ido aún, pues su único hijo- !Ay los hijos! l
es tiene prohibido que lo hagan, pues ya son muy mayores para ir solos... y ahora, aprovechando que el hijo se ha ido de viaje, se han "escapado" a disfrutar de su mar.

-Por si al año que viene, no podemos- me decía Antonio.

De no ser porque me ha parecido una falta de respeto hacerles una foto, se la hubiera hecho. Pero os cuento. Antonio, que así se llamaba el señor, llevaba unos pantalones "pirata", seguramente heredados de algún nieto, muy lejos de pertenecer a su talla, y una camiseta blanca de tirantes, de las de toda la vida, que sujetaban con dos pinzas de esas de tender la ropa, las puntas de una toalla, que a modo de chal, le cubría los hombros para protegerse del sol. Colgando alrededor de su cuello, una cuerda, con las zapatillas de los dos, atadas en cada uno de sus extremos. Cubría su cabeza con un sombrero de paja, casi con tantos años, como los de Antonio. En su mano izquierda, llevaba el bolso de Carmen, para que ella no lleve peso, -me ha dicho,- y su mano derecha, entrelazada con la de su esposa, cuidando cada paso que ésta daba para que no perdiera el equilibrio... Carmen iba con uno de esos "babis" de ir por casa, eso sí, doblada su orilla hacia arriba y sujeta también con más pinzas, evitando que se salpicara con las olas... A todo esto, deciros, que el agua no les llegaba más arriba de los tobillos, y sin querer, he pensado en el médico que les aconsejó pasear por la orilla del mar para beneficiar su circulación.... Pobrecillos, entendieron sólo la mitad de la recomendación.
Mientras Antonio y Carmen han seguido con su paseo, yo me he dado un reconfortante chapuzón. Después de tomar un rato el sol y cuando estaba recogiendo mis bártulos para regresar a casa, he visto volver a Carmen y Antonio. Aún iban cogidos de la mano y con sorpresa, he comprobado que se desviaban hacia donde yo me encontraba. Querían decirme adiós.
Y ¿ para que engañarnos ? me han emocionado. He visto que la cara de Antonio estaba bastante colorada del sol y le he preguntado si se habían puesto crema protectora.
-Nosotros no nos gastamos dinero en esas cosas- me ha respondido Carmen.
Entonces, les he convencido para que se sentaran un poco debajo de mi sombrilla, en la tumbona, y les he dado mi tubo de crema solar. Le he pedido a Carmen que le pusiera un poco a su esposo en la cara, y aunque no había forma de que me hiciera caso, al final, ha consentido...
-si nos viera Toni.... le ha dicho Carmen a su esposo, mientras en sus ojillos, rodeados de arrugas, he visto un brillo especial, de picardía, de quien está haciendo algo prohibido...
Les he tenido que convencer nuevamente, para que se quedaran un rato,allí, descansando. Después de explicarles que con el tiket de pago que les dejaba podían disfrutar de la sombrilla y de la tumbona todo el día, han consentido sentarse de nuevo. Me he despedido de ellos y camino de mi coche, me he vuelto a mirarlos en un par de ocasiones. Ahora, era Antonio quien le estaba poniendo crema a Carmen en la cara. No he podido dejar de pensar en cual habrá sido su secreto para estar tan pendiente el uno del otro después de 50 años de estar juntos. Y he sentido un poco de envidia, de la buena, pero envidia.
Ya con mi coche en marcha, les he vuelto a mirar. Ahora estaban sentados de cara al mar. Le habían dado la vuelta a la tumbona y se habían colocado de cara al mar...a disfrutarlo. Como llevan haciendo desde hace 50 años. Me ha dado satisfacción. Esa pequeña satisfacción que sientes por ahí dentro cuando haces algo por alguien.
Y eso si, he pensado, que en cuánto llegase a casa, iba a llamar a mi hijo por teléfono y a decirle que ni se le ocurra, vamos, que ni intente, cuando yo sea "mayor", prohibirme que vaya a disfrutar del mar. !Faltaría más! Y no le he llamado en ese momento, con el móvil, por si estaba por allí el agente ese de los 300 euros...

MAAT